Update CMP
Revista » Pruebas de productos » Vestuario&Equipamiento


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Kenrod calienta el invierno; probamos chaqueta y pantalón de cordura

moriwoki moriwoki
Moriwoki, apodo que lleva más tres décadas con Tomás Pérez: Novelista, ex piloto de raids, de enduro, de vespas..., piloto actual de la Mac90. Más de 40 años subido en una moto, corriendo y viajando.

07/02/2011
Kenrod calienta el invierno; probamos chaqueta y pantalón de cordura
Portalmotos prueba la chaqueta KR-JCO7 y el pantalón KR-LTO1 de la firma andaluza Kenrod, que acaba de presentar su nueva colección de invierno, entre la que podemos encontrar todo el equipamiento necesario para hacer frente al invierno a lomos de la moto a precios irresistibles.
Antes de empezar a examinar detenidamente las características de esta prenda puesta comercializada por la firma andaluza, pienso que es fundamental partir de la base de su principal argumento comercial:
Su Precio.
Con un PVP de 120 €, veamos qué es todo lo que ofrece esta práctica y a la vez vistosa chaqueta de cordura.
 
   En cuanto a su consistencia debemos de decir en principio que no se basa en la más recia de las corduras, sino que busca un compromiso entre una resistencia que parece suficiente y una cómoda flexibilidad.
 En cuanto a los componentes, mencionar que cuenta con un forro de abrigo interior con mangas incluidas, desmontable en las épocas de mejor tiempo. Y para cuando hace algo más de calor – sin exageraciones-, podemos abrir las ventanas de refrigeración que equipa en la parte de las mangas que roza con el costado. El forro equipa dos bolsillos interiores, uno con cremallera y de acceso frontal y el otro situado en el lateral y cerrado por velcro.

   Sobre las protecciones, decir que han sido resaltadas exteriormente a la altura de los hombros y que llama la atención la extensa y consistente espaldera con la que Kenrod ha querido dotar a este modelo.

   Sobre los bolsillos, enumerar dos a la altura frontal del pecho, con cremalleras selladas para hacerlos estancos, y dos más abajo, en los costados, con solapa que se fija mediante corchetes y velcro, y por si no fuera suficiente seguridad, con una cremallera interior. Dejamos para el final el más destacable de los cinco bolsillos que ofrece esta chaqueta: el que va colocado atrás, a la altura de los riñones, y que por sus formas, situación y tamaño, se asemeja a la clásica riñonera de enduro.

   Reflectantes. Una tira fina recorre la parte trasera y delantera de ambas mangas guardando la línea general del modelo, suplementada además por unas franjas más cortas y de unos 2,5 cm de ancho en las partes más altas.

   Sobre la hechura y formas en general de esta chaqueta, decir que se trata de un modelo muy bien ceñido en las mangas, en el cuello y en el tronco en general. Para ajustar la chaqueta a cada puño la manga se cierra con una cremallera y además una amplia solapa se echa sobre ella sellada con una tira de velcro; por otro lado, a la altura de los brazos lleva sendas bandas unos corchetes ajustables y ambos costados son recorridos por dos bandas que ciñen asimismo con velcro la cintura. A pesar de ese ajuste general al cuerpo, esta prenda permite una notable libertad de movimientos.
 
   Pegas:
 
1.- La boca de los cuatro bolsillos frontales resulta ciertamente estrecha para los que gastamos una mano XL.
2.- La solapa que termina de sellar el cuello guarda el mismo corte que el de las mangas y cuando tienes la chaqueta desabrochada queda como una tira alargada por delante de la barbilla que molesta y uno no sabe muy qué hacer con ella.
 
 Conclusión:

   Una chaqueta a muy buen precio -insistimos en este punto como atributo más destacable- que se ciñe muy bien al cuerpo, por lo que ofrece un comportamiento excelente tanto contra el viento como a alta velocidad. Una chaqueta al mismo tiempo muy cómoda, que ofrece una notable libertad de movimientos, que hace un juego excelente con su forro para abarcar todas las temperaturas del entretiempo, recalcando, en cuanto a los extremos se refiere, que no es una chaqueta calada ni tampoco una de doble forro térmico. Podemos decir que esta prenda puede ir bien entre los 30º por arriba y los 10 o los 5º, si es que eres un auténtico San Bernardo como el que escribe.
 

Pantalón Kenrod LT01 

Por su parte, el pantalón Kenrod LT01 está elaborado en un tejido sintético muy semejante al de la chaqueta de la misma marca que presentamos recientemente, pero al igual que en ese caso, no se trata de la cordura más recia que se pueda encontrar en el mercado, sino de un material flexible y muy cómodo. Cuenta con un mullido forro muy suave al tacto y de reconfortante abrigo, un forro solidario (No desmontable) que convierte a esta prenda en un equipamiento más bien invernal, aunque sin haber sido diseñada para emprender una aventura polar con ella.
El mejor atributo, sin duda, de este pantalón, como en el caso de la chaqueta y prácticamente toda la gama Kenrod de equipamiento, es su precio: 99€.

   En cuanto a las protecciones, cuenta con las obligatorias en las rodillas y unas suplementarias en las caderas, a la altura de la cabeza del fémur.

   Sobre los bolsillos: Lleva los dos obligatorios en las faltriqueras y además uno más amplio y suplementario sobre el lateral del muslo derecho que cierra conuna solapa rematada en velcro.
Para ceñirse al cuerpo cuenta con una efectiva banda que rodea la cintura y que se ajusta a la misma abrazando un pasador y cerrado asimismo con una tira de velcro. Pero por si ésta resultara poca sujeción, el pantalón Kenrod LT01 cuanta con unos prácticos tirantes, un elemento que además de resultar muy motorista, garantiza unos riñones bien puestos a cubierto del frío que traen rebufos y turbulencias.

   En la parte inferior, el pantalón se ciñe a los tobillos mediante sendas tobilleras que se pliegan y despliegan al subir y bajar una cremallera y que se fijan en el extremo inferior a la pernera con una nueva tira de velcro. Un poco más arriba y justo debajo de la rodilla, una banda estrecha ciñe el pantalón bajo la corva y sobre la pantorrilla.

   Dos ventanas de unos diez centímetros de largo, cerradas mediante cremalleras, se sitúan sobre los muslos para proporcionar cierta ventilación cuando el tiempo mejora, aunque el uso de esta prenda no es recomendable, por mero confort, cuando la temperatura supera los 25º.
Reflectantes: Dos tiras finas que bajan desde la cintura hasta sendas rodillas y otras iguales, más cortas, sobre la espinilla.
 
Conclusión:

   Un pantalón a muy buen precio, muy cómodo sobre la moto y que se deja llevar sin molestias fuera de ella. Un pantalón de uso más bien invernal, y en este punto es donde se encuentra uno con el problema de definir hasta dónde lo es. Lo cierto es que tuve la ocasión de probar a fondo esta prenda en un viaje de más de 200 kilómetros con una temperatura prácticamente constante de -7º -sí, siete bajo cero-. No sentí el frío mordiéndome en las piernas, aunque hay que decir que la moto en la que viajaba iba equipada con carenado y que, ya lo he comentado en alguna ocasión, el que suscribe es un San Bernardo para el frío.
  
 
Compartir en Facebook Compartir en Delicius