Revista » Reportajes


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

La historia de MotoGP en EE.UU, en cuatro circuitos

JPdelaTorre JPdelaTorre

20/04/2017
La historia de MotoGP en EE.UU, en cuatro circuitos
El Gran Premio de las Américas cierra el periplo americano del Mundial de MotoGP. El circuito de COTA, en Austin, es el cuarto escenario norteamericano que ha visitado el Mundial desde 1964.

La primera vez que el Campeonato del Mundo de Motociclismo pisó territorio norteamericano fue en un lejano día de invierno de 1964, en Daytona. Aquel Gran Premio pasó a la historia no sólo por el hecho de ser la primera parada del Mundial en Estados Unidos, sino también por ser la carrera más madrugadora del campeonato: se disputó el 2 de febrero. Esta fecha tan anticipada provocó la ausencia de Honda, que no acudió en protesta por programar la carrera con tanta antelación. De hecho pasarían más de tres meses hasta la siguiente cita, el Gran Premio de España, disputado en Montjuïc el 10 de mayo.


En aquella primera visita a Daytona tomaron parte las categorías de 50, 125, 250 y 500, que emplearon una variante del circuito oval, con un recorrido interior que dejaba la cuerda de la pista en 4.989 metros. Fue un Gran Premio en el que sucedieron muchas cosas notables. Por ejemplo, no fue organizado por el AMA, la federación norteamericana, sino por la USMC, ya que en esos días el AMA no estaba integrada en la FIM (Federación Internacional de Motociclismo). La baja por lesión de Don Vesco, mítico hombre “cazarecords”, que debía pilotar una de las Yamaha oficiales, fue suplida por Phil Read, que se convirtió así en el piloto oficial del equipo y terminaría siendo campeón.


Una imagen de Daytona: Jarno Saarinen ganando las 200 Millas en 1973. Daytona acogió el Mundial en 1964 y 1965.


Otra curiosidad de aquella carrera fue la victoria de Alan Shepherd con la MZ 250. Tras la fuga de Degner en 1961, el régimen de la República Democrática Alemana limitó los movimientos del equipo. Su despliegue se redujo a lo mínimo imprescindible, y a Walter Kaaden no le autorizaron a viajar a Estados Unidos. De esta forma, Shepherd, telefoneaba después de cada entrenamiento a la fábrica de Chenmitz para informar a Kaaden del rendimiento de la moto, y éste le hacía indicaciones sobre los ajustes a realizar.


La experiencia de Kaaden permitió que Shepherd dispusiera de una excelente puesta a punto y ganara la carrera con autoridad, doblando a todos los pilotos, aunque hay que reconocer que la parrilla fue bastante mediocre. Algo parecido sucedió en 500, donde Mike Hailwood, con la MV Agusta 500, sacó dos vueltas a todos.


23 años de espera


Daytona volvió al calendario al año siguiente, pero en una fecha más razonable: el 21 de marzo. No obstante, Honda tampoco corrió ese año. Volvió a ser una carrera extraña, con pocos inscritos y muchas diferencias entre unos y otros. Fueron pocos los equipos habituales del campeonato que se desplazaron hasta allí, pero sí acudieron Derbi y Montesa. La primera, en 50, logró la quinta posición con el francés Jacques Roca, mientras que José María Busquets fue quinto en 250, a tres vueltas de las Yamaha de Read y Duff. Las diferencias mecánicas fueron enormes. En 500, Hailwood, como el año anterior, volvió a doblar a todos: Parriott fue segundo a dos vueltas, pero el sexto, Lloyd, entró a cinco giros…


El Mundial estuvo alejado de Estados Unidos durante 23 años. Se dio la circunstancia que desde 1978 el campeonato estaba dominado por los pilotos norteamericanos, pero no había Gran Premio en su país. Hasta que en 1988 el campeonato volvió a pisar territorio norteamericano. El escenario elegido fue el circuito de Laguna Seca, en California, que se convirtió en una celebración del dominio local. Hasta 1992, sólo se disputaron carreras de 250 y 500, y los norteamericanos se anotaron todas de 1988 a 1990. Después, siguieron mandando en 500 hasta 1994, cuando ganó Luca Cadalora. Después de esa edición, el Mundial se alejó de Laguna Seca durante once temporadas.


Laguna Seca fue territorio norteamericano casi en exclusividad durante el periodo 1988-1994.


Cuando volvió en 2005 ya era MotoGP, y se consagró únicamente a esa categoría. Nicky Hayden mantuvo la buena tradición norteamericana durante dos temporadas, pero después ningún otro piloto local lograría ganar. La carrera se mantuvo en el calendario hasta 2013, año en que se disputó la última edición del Gran Premio de Estados Unidos.


Indianápolis y COTA


Otros dos escenarios norteamericanos se han incorporado al calendario de MotoGP en fecha reciente. El primero, Indianápolis. El templo de la velocidad norteamericana acogió el Mundial por primera vez en 2008. Construido en 1909, la primera competición disputada allí fue una carrera motociclista, así que la incorporación del Mundial de MotoGP a sus eventos fue una acertada elección de cara a su centenario.


El estreno no fue fácil, porque ese primer Gran Premio se vivió bajo la amenaza del huracán Ike. De hecho, los pilotos de 125 corrieron bajo duras condiciones climatológicas; la carrera de 250 se aplazó y terminó suspendiéndose; y la de MotoGP se tuvo que interrumpir y dar por concluida debido al riesgo que estaban asumiendo los pilotos. Aquello caló hondo en el público norteamericano, que no estaban acostumbrados a semejante demostración de valor, y el de Indianápolis se convirtió en el Gran Premio más exitoso en Estados Unidos.


El malogrado Luis Salom (39) se impone en la carrera de Moto3 de 2012 en Indianápolis.


En 2013 se incorporó al calendario COTA (Circuit Of The Americas), el circuito de Austin. Esa temporada, Estados Unidos contó nada menos que con tres Grandes Premios en su territorio. Pero el interés del público norteamericano no correspondía con semejante despliegue. Laguna Seca despareció del Mundial tras esa edición, e Indianápolis organizó su último Gran Premio en 2015. Desde entonces COTA se ha convertido en la única parada MotoGP en Estados Unidos, y desde su llegada al campeonato, el circuito tejano sólo conoce un ganador: Marc Márquez.


El Gran Premio de las Américas no conoce otro ganador que Marc Márquez.


Compartir en Facebook Compartir en Delicius