Revista » Reportajes


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

KTM en Moto3: campeón en 2016, comparsa en 2017

JPdelaTorre JPdelaTorre

09/05/2017
KTM en Moto3: campeón en 2016, comparsa en 2017
En 2016, KTM logró el título de Moto3 con Brad Binder, pero en lo que llevamos de temporada todavía no ha sumado un solo podio, y su principal equipo, el Team Ajo, se ve superado por equipos más modestos.

Ya el año pasado, cuando se hizo pública la lista de inscritos para la temporada 2017, hubo un hecho que llamó poderosamente la atención: el notable incremento de motos Honda en la parrilla de Moto3. A pesar del título conseguido por Brad Binder con KTM, fue la marca japonesa la que consiguió expandirse en la categoría. Actualmente hay quince Honda en la parrilla y diez KTM, y esa superioridad se hace notar: todas las victorias y los podios de las cuatro carreras disputadas hasta ahora pertenecen a Honda, y los seis primeros de la clasificación son pilotos de la marca japonesa.


Es más, el principal equipo de KTM, el Team Ajo, campeón en 2016 con Binder y que ha peleado por todas la coronas de Moto3 desde que se instauró la categoría en 2012 –campeón con Sandro Cortese en 2012, tercero con Luis Salom en 2013, subcampeón con Jack Miller en 2014 y con Miguel Oliveira en 2015-, se encuentra alejado de las primeras posiciones. Su mejor baza, Niccolo Antonelli, ocupa una retrasadísima 15ª posición en la clasificación provisional, y su mejor resultado ha sido un séptimo puesto.


Niccolo Antonelli no está respondiendo como se podía esperar ante una oportunidad como la que le brinda KTM.


De hecho, los únicos resultados destacados para KTM, sendas cuartas posiciones en Argentina y España, han venido de la mano de equipos muy modestos. Philipp Oettl fue cuarto en Termas con el equipo Südmetall Schedl GP Racing, mientras que Marcos Ramírez, el piloto del Platinum Bay Real Estate, fue cuarto en Jerez después de mandar en buena parte de la carrera. El resultado de Ramírez –y el buen rendimiento de su compañero Darryn Binder hasta su caída- no tiene que extrañar, es consecuencia de una feliz combinación: un piloto en clara progresión, como ya demostró en las carreras que disputó el año pasado; el “factor campo” -Ramírez es de Conil de la Frontera-, que en esta ocasión jugó a favor; y un equipo experimentado: la formación que dirige Fiorenzo Caponera logró dos títulos en 125 con Roberto Locatelli (2000) y Arnaud Vincent (2002).


KTM en la encrucijada


Las KTM del Team Ajo pelean en posiciones más retrasadas de lo que cabría esperar.


¿A qué obedece semejante cambio de orientación en la categoría? Hay varios elementos a tener en cuenta. Por un lado, los movimientos habidos en la categoría de una temporada a otra. Los dos mejores pilotos de KTM en la pasada temporada ya no están en sus filas. Binder ha subido a Moto2, con mala fortuna debido a la lesión que arrastra en su antebrazo derecho que le mermó en pretemporada y le ha dejado fuera de combate durante unas cuantas carreras. Joan Mir, el actual líder del Mundial de Moto3, es ahora piloto de Honda después de que su equipo, el Leopard Racing, decidiera regresar a las filas de la marca japonesa, con la que logró el título con Danny Kent en 2015.


De esta forma, KTM se ha quedado sin pilotos verdaderamente punteros para luchar por el título. El Team Ajo fichó a Niccolo Antonelli, eterna promesa italiana que en su sexta campaña en la categoría sigue sin confirmar la buena impresión que dejó en sus inicios. Su compañero Bo Bendsneyder, llegado el año pasado tras ganar la Red Bull Rookies Cup, tampoco da muestras de una clara evolución. Y otros hombres que debían cargar con la responsabilidad de aportar resultados a la marca, los pilotos del Sky Racing Team VR46, Nicolo Bulega y Andrea Migno, son claramente irregulares.


La situación en KTM es delicada. No hay que perder de vista el movimiento realizado en víspera del Gran Premio de España. Tras conocerse la salida de Danny Kent del equipo Kiefer de Moto2, KTM anunció su fichaje como piloto de pruebas de Moto3, y su presencia como piloto invitado en el Gran Premio de Francia. ¿Un claro mensaje para Antonelli? Es posible. Además, Kent fue piloto del Team Ajo en 2012, con el que terminó en cuarta posición y sumó dos victorias. Después se fue a Moto2 pero regresó en 2014. De confirmarse su reentrada en Moto3, protagonizará una insólita doble vuelta a atrás.


Una moto difícil de pilotar


¿Por qué no ha habido un masivo interés por la KTM RC250? La Moto3 del fabricante austriaco no es una moto fácil de pilotar. Tiene muchas virtudes, entre ellas su frenada y aproximación a la curva, como pudimos comprobar con claridad en la carrera de Ramírez, se mostraba muy superior en la comprometida frenada de Dry Sack. Pero una de sus mayores dificultades estriba en la salida de las curvas, donde tiende a salir abierta, y obliga al piloto a un trabajo continuo.


Frente a esta seria pega está la Honda NSF250RR, una moto fácil, sin complicaciones, equilibrada y completa. Muchos de los pilotos que en 2016 pasaron apuros con otras marcas, como Jorge Martín o John McPhee, ambos corriendo con Mahindra/Peugeot, enseguida se han aupado a las primeras posiciones con la Honda.


Honda está copando el podio en la categoría de Moto3: se ha llevado todas las posiciones.


Compartir en Facebook Compartir en Delicius