Revista » Reportajes


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Comienza el cole: ¿Podemos llevar a los niños en moto?

David Navarrete David Navarrete

06/09/2017
Comienza el cole: ¿Podemos llevar a los niños en moto?
Llevar todas las mañanas a los niños al colegio es uno de los grandes retos de los padres en la vuelta la vida rutinaria tras las vacaciones ¿Puedes hacerlo en moto?


Está claro que viviendo en una gran ciudad, o incluso en una mediana o pequeña, lograr un sistema de transporte ágil, barato y fácil de manejar es una verdadera bendición. Como sabemos, y tú también porque para eso estás leyendo este reportaje, este sistema ya existe y se llama moto. Bueno, moto o scooter, pero esto es secundario. Un vehículo pequeño, compacto, con dos ruedas, un motor y bajo consumo es la verdadera arma absoluta para moverte por la ciudad, entre atascos, semáforos y zonas de “Prohibido aparcar”… ¡Y si puedes llevar pasajero, mucho mejor!



Efectivamente, dentro de esa lucha diaria entre salir de casa y llegar al trabajo, muchos tienen la penitencia de llevar a los niños al colegio… Bueno, al colegio o donde haya que dejarlos. En sitios como la M 30 de Madrid o la Ronda de Barcelona, rodar a primera de la mañana es un verdadero infierno, que en moto se pasa en la mitad de tiempo. Por eso, si una de tus metas diarias es dejarlo en clase (y recogerlo después, no lo olvides), la mejor idea es que puedes hacerlo en moto. Claro, que en ese caso, has de saber bien si lo puedes llevar de pasajero o no. Son relativamente pocos detalles, pero importantes para no buscarte un gran problema en caso de que ocurra algo o te pare la policía. Vamos a repasarlos.



Llevar niños en moto: la edad

Desde un punto de vista legal esto es fundamental. Básicamente, no se pueden llevar niños de menos de 12 años, pero hay una excepción. Me refiero a que si el que conduce es alguno de sus padres o su tutor legal, puede montar de pasajero a partir de los 7 años.



Llevar niños en moto: equipación y ergonomía

Otro de los detalles fundamentales para montar legalmente en moto, tenga la edad que tenga, es que el pasajero llegue correctamente con los pies a las estriberas. Por supuesto, con adultos esto no es ningún problema, pero sí con chavales y chavalas de corta edad, en que la diferencia de estatura son espectaculares y que, por cierto, cambia de año en año. Por lo tanto, asegúrate que, cuando montas al chaval en el asiento trasero, llega correctamente apoyar los pies en las estriberas.


No habría que decirlo, pero estoy seguro que en pequeños barrios o pueblos se sigue haciendo, así que lo digo: no se debe montar al pequeño delante del piloto. Es decir, delante del padre que va agarrado al manillar, con lo que va apoyado totalmente en el depósito. De la misma forma, no puede ir entre el piloto y pasajero, “encastrado” entre ambos, algo que se solía ver sobre todo en scooter y en las antiguas Vespa.


Por supuesto, debe ir al menos tan bien equipado como un adulto. Es decir, por supuesto con el casco debidamente homologado, y si es integral mucho mejor. Además, un buen padre o tutor con dos dedos de frente no debería olvidar una buena chaqueta con sus protecciones y guantes específicos de moto, no de nieve ni “de lanita para que no pasen frío”, ni tonterías de esas. Para que tenga sus correspondientes protecciones y haga su función en caso de caída. Ni que decir tiene que todo debe ser de su talla y encajar perfectamente en su sitio. Es decir, el casco en la cabeza, la chaqueta en el cuerpo y los guantes en sus manos, que no sean dos o tres tallas más grandes aprovechando el material de sus hermanos mayores o que su padre tiene abandonado hace tiempo. En caso de caída o accidente, son más pequeños y la protección ha de ser tan buena como se le pueda dar.



Llevar niños en moto: Papeles

Para llevar un niño de pasajero, lo primero es que se pueda llevar un pasajero. Con esto me refiero a que la moto ha de estar homologada para dos personas, y no sentarle en el colín monoplaza de alguna deportiva radical o de alguna nueva custom de diseño (puedes ver nuestras pruebas de la BMW NineT Racer o de la Triumph Bobber). No obstante, esta observación está enfocada sobre todo a ciclomotores (estrechísimos y ágiles, muy válidos para recorridos más o menos cortos en urbes saturadas) que pueden estar homologados sólo para una plaza. Para comprobar esto, en la documentación y en el apartado S.1 del permiso de circulación deberá poner “2”. Si pone “1”, solamente puede transportar al conductor.


Por otro lado, en cuanto al seguro, confirma que cubre toda la atención del pasajero en caso de necesidad, y que no se desentiende de lo que le pueda pasar. Para esto, además has de comprobar a su vez que el piloto tiene carnet con la suficiente antigüedad para que le permita llevar pasajero.



Llevar niños en moto: La lógica

Ahora hablaremos ya no de cuestiones legales y técnicas, sino lógicas. Cuando empieces a montar en moto, un niño (o niña, vamos, no me vayan acusar de machista. Me refiero a “gente pequeña”) no tiene bien cogido el sentido del equilibrio, no sólo para mantenerlo en marcha, sino apenas para poner un pie en la estribera y subirse al asiento trasero. Por lo tanto, es posible que antes de dar la primera vuelta, el chaval necesite un pequeño “entrenamiento” para subirse a la moto o scooter.


Una vez que sepamos que mantiene bien el equilibrio, controlemos que no tiene miedo al hecho de montar en moto (que ocurre con más frecuencia de lo que parece) y sólo entonces, comencemos la marcha. La adaptación suele ser rápida, así que rápidamente se agarrará bien y rodará de pasajero con cierta seguridad.


No obstante, la conducción ha de ser fluida, y nada de velocidades estratosféricas, aceleraciones fulgurantes y frenadas a lo Kevin Schwantz. También hemos de tener en cuenta que pesan poco y que la inercia de las aceleraciones y frenadas les afecta más que a un adulto con más kilos para “asentar” el cuerpo.


Así, una vez pasado este ligera primera fase de entrenamiento y toma de contacto, lograréis poder salir de casa, dejar a vuestr@ hij@ en clase y llegar al trabajo en menos de la mitad de tiempo que lo haría en coche, gastando la tercera parte de gasolina y con la décima parte de estrés.


¿Quién duda que moverse en moto en la ciudad es una liberación?





Compartir en Facebook Compartir en Delicius