Revista » Reportajes


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Campeonato británico de SBK 2017: Inicio con sorpresas

JPdelaTorre JPdelaTorre

18/04/2017
Campeonato británico de SBK 2017: Inicio con sorpresas
El BSB está ya en marcha, y lo más noticioso puede que sean los problemas del campeón Shane Byrne, que se lesionó en la primera cita, descolgándose en la clasificación.


BSB 2017: destronar a Byrne es el objetivo. Con cinco títulos británicos de SBK, Shane Byrne, cumplidos ya los 40 años, seguía siendo el hombre a batir en el BSB. Sin embargo, Byrne se cayó en el “warm up” de la prueba inaugural, en Donington Park, sufriendo una fuerte conmoción que le impidió correr, y en la tradicional segunda parada, en Brands Hatch, disputada en la semana de Pascua, sólo consiguió una cuarta posición, lo que le aleja de las posiciones delanteras y complica sus aspiraciones a meterse entre los seis primeros clasificados, aquellos que optarán a la lucha por el título en el Showdown final.


Josh Brookes ha regresado al BSB y vuelve a situarse en posiciones delanteras.


El BSB es un campeonato que se caracteriza por su participar sistema de competición: hay una temporada regular, que en esta ocasión consta de nueve pruebas de dos carreras, y la última de ellas, Silverstone, tendrá tres carreras. Los seis primeros clasificados en la temporada regular pasarán a disputar el Showdown, el desenlace final del campeonato. Consta de tres citas, la última, Brands Hatch, de tres carreras. Los seis partirán con la misma puntuación (500 puntos), con lo que la incertidumbre del desenlace del campeonato se mantendrá hasta el final.


La única diferencia radica en los puntos por podios (tres al ganador, dos al segundo, uno al tercero), que se conceden en cada carrera y se suman a los 500 puntos concedidos por acceder al Showdown. Es una forma de premiar los buenos resultados.


Subcampeón en 2016, Leon Haslam tiene la determinación de volver a luchar por la corona.


Objetivo Byrne

Los títulos de Byrne arrancan en un lejano 2003, cuando todavía no se había puesto en marcha el Showdown. Byrne ganó su primera corona con Ducati, y desde 2008, el británico ha ganado cuatro títulos más –dos con Kawasaki y dos con Ducati-, intercalando su presencia en el BSB con una temporada en MotoGP, con un discreto resultado con el Proton KR con motor KTM del Team Roberts, y varias campañas en el Mundial de SBK. Pero desde 2011, siempre ha estado en el BSB.


Su tropiezo inicial va a ser aprovechado por sus rivales para intentar cobrar ventaja. De momento, los aspirantes no han fallado, y Leon Haslam, que fue su principal rival en 2016, lidera con claridad el campeonato, superando a la sorpresa de 2017, su compañero Luke Mossey. Ambos se reparten las victorias en las cuatro carreras disputadas hasta ahora: Haslam hizo doblete en Donington, y Mossey se llevó ambas mangas en Brands Hatch. Byrne es 14º, a 73 puntos de Haslam, pero tiene la sexta posición a una distancia razonable: 23 puntos le separan de Glen Irwin, y quedan por disputarse hasta el Showdown quince carreras. Tiene tiempo de llegar.


Luke Mossey, compañero de Haslam, se presenta como la revelación de la temporada 2017.


La alternativa al Mundial de SBK

El BSB se ha convertido desde su creación en una alternativa al Mundial de SBK. Son muchos los pilotos que han llegado al BSB desde el Campeonato del Mundo, como ha sucedido esta misma temporada con Sylvain Guintoli y Davide Giugliano, que tras quedarse sin sitio en el Mundial han decidido recalar en el campeonato británico. De hecho, Guintoli lo conoce muy bien: ya corrió en 2009, llegando a liderar el campeonato hasta que una grave lesión le dejó fuera de combate durante varias carreras, comprometiendo su resultado final.


Pero no es fácil abrirse camino en el BSB. De hecho, son pocos los foráneos que han conseguido triunfar. Sin duda, que el más destacado no es otro que Ryuichi Kiyonari, campeón en 2006, 2007 y 2010. Tras pasar por el Mundial de MotoGP con mucha discreción –fue el sustituto del malogrado Daijiro Kato-, Kiyonari ha desarrollado la mayor parte de su carrera en el Reino Unido, aunque también probó fortuna, sin grandes resultados, en el Mundial de SBK. Pero para los aficionados británicos, el japonés es toda una institución.


También Gregorio Lavilla, que llegó casi por casualidad al campeonato británico en 2005, antes de la instauración del sistema Showdown, y arrasó. Lavilla fue el primer campeón ajeno a la Commonwealth. Hasta 2005, todos los campeones de SBK desde 1988 habían sido británicos, salvo Troy Bayliss, que ganó en 1999. Después llegaron los triunfos de Lavilla y Kiyonari, y en 2015 la victoria fue para el australiano Josh Brookes, con la nueva Yamaha R1. Sorprendentemente, Brookes y el equipo Milwaukee decidieron ir al Mundial de SBK en 2016 con BMW, con resultados desastrosos. Brookes ha vuelto al BSB y vuelve a estar entre los favoritos.





Compartir en Facebook Compartir en Delicius