Update CMP
Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



YAMAHA SÚPER TÉNÉRÉ XT1200Z – Prueba Moto – El equilibrio maxi trail

Sergio Hidalgo. Sergio Hidalgo.
Apasionado de las motos con 20 años de experiencia en rutas, viajes, incursiones a circuito y desplazamientos al trabajo. Monitor de Portalmotos y piloto de la MAC.

10/05/2011
Yamaha Superteneré XT1200Z/Yamaha Superteneré XT1200Z
A caballo entre la BMW R1200GS y la nueva Ducati Multistrada en términos de potencia, esta Yamaha Súper Ténéré busca su hueco en el mercado. Con 110 caballos, en el punto medio de la competencia, tira de tradición y leyenda para convencer al motero que busca una maxi trail con garantías. En este test te analizamos desde varios puntos de vista las virtudes y defectos de la Yamaha Súper Ténéré 1200.
En 1979, Thierry Sabine vagó durante más de dos días por el desierto del Ténéré a bordo de su Yamaha XT500 al perderse compitiendo en el Rally de Abidjan-Niza. Thierry, rescatado “in extremis” de las dunas del desierto fue madurando la idea de dar a conocer la belleza de este desierto a la gente y para ello impulsó la creación del Rally París-Dakar.

 
El desierto del Ténéré es uno de los más áridos del mundo, conocido por albergar el sagrado árbol del Ténéré, una acacia que sirvió durante siglos a Tuaregs, exploradores y comerciantes como punto de referencia. Era el único árbol en 400 Km a la redonda... hasta que un conductor supuestamente ebrio se chocó contra él. Esto confirmó una vez más la premisa de que cuando se conduce un vehículo, este va allá donde miremos (suponemos que siendo lo único a la vista distinto de arena el conductor iría mirando el árbol).

 
La marca del diapasón decidió sacar en 1983 una replica de las Yamaha que habían competido en el Paris Dakar los años anteriores (ganadoras de las dos primeras ediciones) dándole el nombre de la etapa más dura del rally, la Yamaha XT600Z Ténéré. El éxito en ventas permitió a Yamaha sacar 5 modelos hasta el 94 y continuar en 2008 con la saga (XT660Z).
Ahora Yamaha ha aprovechado el tirón de este modelo y el éxito que están teniendo las maxi-trail para ir un paso más allá y lanzar una trail de 1200cc. La Yamaha Súper Ténéré, una moto diseñada desde cero para deleitar a los más viajeros, haciendo hincapié en la robustez, fiabilidad y manejabilidad y dotada de la más alta tecnología.

La Súper Ténéré que nos dejaron en prensa Yamaha iba equipada con maletas laterales de aluminio, protector de cárter, defensas de motor, Kit de faros antiniebla y puños calefactables. Esta Yamaha es alta, como buena maxi-trail que es, pero ofrece la posibilidad de cambiar la altura del asiento permitiendo llegar al suelo con los pies sin ser muy alto. Al empezar a circular por ciudad te das cuenta de la sensación de poder que transmite esta moto, su altura te permite tener controlado todo el tráfico, su radio de giro es de moto de campo y su motor empuja con fuerza desde abajo. La parte de la pata de cabra que te permite bajarla está justo debajo de la estribera, por lo que hay que acostumbrarse a subir primero el pie para subir un poco la estribera y luego bajarlo para así poder desplegar la pata. Lo que en principio podría verse como un fallo ergonómico se convierte en una ventaja si eres de los que tras saltar cae con los pies fuera de las estriberas, en esta moto no caerás encima de la pata de cabra bajándola tras el salto.

 
Una vez conseguido salir de la ciudad (hace falta un poco de rodaje para moverse en el tráfico con dos maletas cuyas referencias todavía no tienes muy cogidas), al entrar en autopista me doy cuenta de que esta moto corre, pero no avisa, en sexta la moto va mucho más deprisa de lo que su dulce y casi inapreciable ronroneo sugiere. Desde luego ideal para viajar con comodidad y a grandes velocidades por las autopistas alemanas. La protección del viento no me convenció del todo, de ahí que Yamaha ofrezca unos deflectores laterales para mejorar este punto.

 
El asiento es muy cómodo, las estriberas son anchas, permitiendo ir de pie a gusto con las piernas apoyadas en un depósito diseñado para ese propósito, además ofrecen la posibilidad de quitar la goma para un mayor agarre a la bota en campo y la posición del piloto permite realizar muchos, muchos kilómetros sin problemas, de hecho ya en casa, después de 700 Km con ella, no sufrí el cansancio típico de una ruta de este tipo. El acompañante también irá cómodo en esta moto, con asideras laterales (siempre más cómodo que ir agarrado atrás), un asiento mullido y una posición que permite ver la trazada por encima de los hombros del conductor.

 
Por ahora nada fuera del guión, una moto con la que podrías recorrerte el mundo sin problemas. Pero mi gran duda era cómo se comportaría esta moto con una horquilla de tanto recorrido en una buena carretera de montaña plagada de curvas. Y la respuesta es que se comporta sorprendentemente bien, todas las ideas que tenía sobre la estabilidad de la BMW1200GS en curva debido al Teleléver se esfumaron en menos que canta un gallo. Esta moto te permite tirarla sin compasión, se agarrará a la curva sin un misero vaivén, dando sensación de seguridad y estabilidad. Incluso en curvas rápidas con el asfalto roto no se descoloca.
 
Si te echa para atrás el hecho de que tus amigos de escapadas de fin de semana, armados con las últimas deportivas del mercado, te tengan que ir esperando yo no me preocuparía nada, esta moto se mueve por las curvas como pez en el agua, tiene un motor que empuja suficiente y una frenada excepcional. Además es una moto fácil de llevar y lo más seguro es que la gran mayoría de nosotros vayamos más rápido con una moto como esta que con una RR de 1000cc (siempre y cuando no nos metamos en circuito, claro).
 
Con esta moto es fácil tumbar debido al gran brazo de palanca que ofrece su manillar, en las frenadas no apoyas todo tu peso sobre este, y en plena curva no pide descolgarse, todo esto permite llevar la moto con fluidez sin excesivo cansancio.
 

Las estriberas no están especialmente bajas, pero si te aplicas rozarás con una de ellas (sólo una de las dos viene con avisador, probablemente debido a que rozará antes por ese lado al tener la pata de cabra). Yo personalmente hubiese puesto avisador en las dos estriberas, de esta forma es más fácil coger la referencia de tumbada máxima que permite esta moto. Entrar en una curva de izquierdas con las sensaciones de la curva anterior y empezar a rozar antes de llegar a la tumbada que tu cerebro había registrado no gusta excesivamente.

El motor ofrece dos mapas de inyección, el de recreo, más suave y el modo deportivo, modo con el que realicé casi toda la prueba. La moto en el modo deportivo tiene fuerza desde abajo y es más que suficiente, sin embargo se echa de menos algo más de mala baba, cosa probablemente mía porque pienso exactamente lo mismo de la GS, que recuerdo un pelín más floja.

 
El control de tracción y el ABS acompañado con frenada combinada (la frenada combinada sólo actúa cuando se toca el freno delantero) te permitirá divertirte con la tranquilidad de no tener sustos por aceleraciones o frenadas en pavimentos deslizantes. El control de tracción se puede desconectar o poner en uno de los dos niveles ofrecidos, el menos intrusivo deja que la moto derrape bastante antes de actuar. El ABS no se puede desconectar salvo que quitemos el fusible específico, cosa un poco rara para una moto que pretende meterse por el campo. No es un ABS deportivo pero funciona bastante bien y la sensación en carreteras sin muchos baches es que no alarga excesivamente la frenada.
 
El cardan da sensaciones de cadena y da lugar a un basculante de doble brazo que insinúa rigidez a la hora de meter a la moto en problemas, el radiador de la moto se sitúa en el lateral, protegiéndose así de las piedras que nos lancen nuestros compañeros de ruta o nuestra propia rueda delantera. Las luces antiniebla iluminan mucho, una pena que no sea legal llevarlas por la noche en una carretera sin niebla porque permitirían disfrutar al ayudarte a ver la trazada de la carretera con mayor claridad. La entrada del aire se encuentra arriba del motor, por encima de las bujías, lo que nos permitirá cruzar ríos en los que otras maxi-trail se “ahogarían”.
 
Las maletas de la Súper Ténéré tienen una capacidad de 32 litros y van acompañadas (si se pide) por unas bolsas interiores que nos permiten llevarnos el equipaje sin necesidad de quitar las maletas (de todas formas las maletas se quitan y se ponen con facilidad). He de decir que en una de las carreteras que llega a Puebla de la sierra (con más agujeros y gravilla que asfalto) perdí el bombín de una de las maletas, una faena si llevas la cartera dentro.

 
Conclusión:
La Yamaha Súper Ténéré no nos defraudará si la elegimos para dar la vuelta al mundo, su comodidad, capacidad para salir del asfalto y alegría a la hora de enfrentarse a un tramo de curvas la hace una compañera ideal para viajar. Nos hubiese gustado que tuviese un poco más de autonomía, de todas formas no está mal que la luz de reserva te recuerde que hay que parar a descansar de vez en cuando.
 

Con la mano en el corazón:

Una moto sorprendentemente divertida en carreteras de curvas, con un chasis y suspensiones sólidos, buena frenada y gran capacidad para convencerte de hacer todos los kilómetros que tu tiempo libre te permita.

 
Una moto para…

Aquellos que les guste viajar, disfruten de salidas de fines de semana, vayan a trabajar en moto en invierno, sueñen con atravesar India, Nepal, China, Mongolia y lo que se les eche encima.

 
Bien:

Precio
Agilidad y estabilidad en curvas.
Capacidad de carga.
Control de tracción, ABS.

Menos Bien:

Motor demasiado dulce.
Falta de indicador de marcha engranada.
Límite de inclinación distinto a derechas que a izquierdas.

 
KILÓMETROS PRUEBA – 850 Kms
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 15%-75%-10%

 
 

Compartir en Facebook Compartir en Delicius