Update CMP
Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame


Triumph Tiger 2010. Test Portalmotos

ToRmenta74 ToRmenta74

20/04/2010
Triumph Tiger 2010. Test Portalmotos
Probamos la Triumph Tiger, una moto intermedia, rutera, ágil, práctica y cómoda.
Triumph Tiger S.E.
Partimos hoy de la base que el invierno ha sido especialmente hostil para los motoristas y para la práctica del motociclismo, sabíamos que nos iba a faltar tiempo para poder descubrirle todos los secretos a la “belleza de Hinckley” ya que el importador sólo nos la pudo ceder 4 días y tenía que pasar por las manos de dos probadores pero su nobleza nos ha permitido sobre todo divertirnos, que, como es el caso que me ocupó esos días, venía de haberme subido a 3 motos completamente diferentes en los dos días anteriores, una BMW K 1200 R (maxi-naked), una BMW R 1200 GS (maxi-trail) y un scooter de 125, posturas y comportamientos totalmente contrapuestos, incluyendo las dos trail, que por sus sistemas de suspensión se conducen de forma completamente diferente una a la otra.
 
Diversión:
El segmento trail se está acercando mucho a las características de las grandes GT, motos muy grandes, cómodas y con gran capacidad de carga que te permiten hacer un viaje de larga distancia sin penalizar demasiado tu forma física gracias a unos asientos que son parecidos a un sofá, a una protección aerodinámica bastante destacable y una postura de conducción, para muchos mejor incluso que las de las grandes GT´s y tienen un valor añadido, su deportividad, al igual que el Dr Jeckill y Mr. Hyde, llega el momento en que el asfalto se retuerce subiendo un puerto de montaña y la vida sigue siendo divertida, más cuanto peor es el asfalto y peor lo pasan las RR´s que te arrancaron las pegatinas en las largas rectas de la llanura anterior.
 
La Tiger te permite soñar con batir al mismísimo Rossi y compañía porque hace fácil lo difícil, no es demasiado radical por lo que entrar en una curva con la moto cruzada se puede hacer mucho más espectacular en otras motos pero en la moto inglesa es mucho más fácil hacerlo por su nobleza y “radicalidad controlada”, partiendo de la base que ni siquiera soy digno de compararme con el señor Rossi, tengo que decir que los pegajosos Michelín se dejaron parte de su estructura en algunas curvas de la Comunidad de Madrid gracias a las bondades del tricilíndrico que nos ocupa, muy lleno en toda la banda de potencia (a pesar de que, seguramente, con 5 o 10 mil kilómetros más proporcionará todavía mejor respuesta ya que estaba muy fresco este motor).
 
Hemos podido probar la moto en todo tipo de asfaltos y es exquisita, si bien es cierto que un sistema regulable de suspensión de forma automática (al estilo BMW o Ducati o más recientemente Yamaha con su Superteneré 2010) es mucho más útil en esta moto, muy sensible a la calidad del asfalto que pisa, tuve que estar todo el día jugando con la precarga en función del tramo que hacía, no quiere decir que se pudiera hacer todo el recorrido con una única precarga pero si es cierto que para obtener un rendimiento óptimo, tienes que jugar con la regulación o elegir los tramos con tipos de asfalto similar. Para hacer una moto perfecta, los ingleses deberían añadir ese “gadget”, por precio, vista la competencia, se lo pueden permitir y más teniendo un producto de la calidad que atesora esta moto.
 
Eso si, no puedo decir otra cosa que, una vez adecuada la suspensión al tipo de asfalto, da lo mismo, desde el tramo más roto que se te ocurra a uno que parezca una mesa de billar, la moto es maravillosa, un buen chasis, suspensiones que cumplen su cometido con más calidad de la que muchos seríamos capaces de percibir en su totalidad, unas pegajosas ruedas deportivas y un motor super excitante, hacen en conjunto una moto increíble.
 
En cualquier caso, la Triumph me hizo la vida muy fácil, debía reconducir el concepto de entrada en curva, debo decir que últimamente, me he acostumbrado a entrar “hasta el fondo” de la curva con los frenos enganchados y que he tenido que “resetear mi sistema” y volver a conducir una trail como debe hacerse, frenar antes de llegar a la curva para que cuando empieces con el contramanillar tengas todo el trabajo hecho y puedas aprovechar la tremenda velocidad de paso por curva que te permite esta moto. Estas dudas iniciales me supusieron un par de sustos en la zona del Atazar, sustos que me sirvieron para dos cosas, la primera explicada más arriba y la segunda, endurecer la horquilla, blandita como la mantequilla y que le quitaba toda la consistencia al tren delantero que, una vez correctamente regulada, volvió a recuperar.
 
La moto es, ante todo muy divertida, y su natural postura de conducción, cómodo asiento y el ancho manillar te permiten jugar con el eje trasero en las curvas tanto entrando en ellas para colocarla y dentro de la curva se nota muy corta y ágil pero nunca pierde “las formas” y al salir se comporta con la suficiente mala leche si así se lo exiges y con tranquilidad si estás dando un pequeño paseo, cosa que con esta moto es muy difícil porque lo cierto es que incita, es ante todo una moto divertida y que, a pesar de que no entra dentro de mis planes cambiar de moto, sigue estando dentro de la lista de las “que me compraría”, una lista que con el paso del tiempo y los kilómetros, cada vez es más y más corta y que ahora no tiene más de 5 o 6 integrantes.
 
 SEGUNDA OPINIÓN
 
En el término medio:
 

El día y medio del que pude disponer de la unidad de prensa para probarla tocó lluvia. Lluvia de cierta intensidad y desde luego ininterrumpida. Algo que en principio supone una incomodidad, un incordio, pero para esta ocasión conduciendo la Tiger, al final, a la hora de entregarla, lo agradecí.
 
Sí, lo agradecí porque pude comprobar su noble comportamiento en estas condiciones y la seguridad que transmite al piloto en todo momento conduciendo en esas condiciones, en mojado.
 
Esta moto es todo suavidad: motor, comportamiento del chasis, frenada con ABS…
 
El motor era predecible, la fórmula intermedia, ni por arriba ni por abajo, ofreciendo una curva de potencia de sensación plana, con unos excelentes bajos, unos excelentes medios y unos excelentes altos sin llegar a la sensación de pilotar un molinillo que a veces se tiene con algunas tetracilíndricas.
 
Su geometría propone una dirección con un lanzamiento ágil y próximo que sin embargo no se convierte en un manojo de nervios cuando negociamos algún viraje a alta velocidad, porque el diseño del chasis empuja a la rueda delantera a pisar con firmeza. Esa seguridad que deja en la huella delantera se ve reafirmada por la posición y envergadura del manillar, transmitiendo una confianza inédita, sobre todo, como decía, con el suelo mojado.
 
Los frenos mantienen ese criterio del término medio. Potentes, desde luego, pero lógicamente sin la contundencia de una 1198 o una KTM Supermoto; y combinados con software de lo más acertado en su ABS consigue una eficacia difícilmente superable a pie de calle. El programa del ABS es de los menos intrusivos que he probado: salva el manotazo del principiante y perdona también el descuido del más experimentado; llega, por otro lado, si se aprieta la maneta con el conveniente tacto progresivo, a levantar la rueda trasera.
 
La parte en la que penaliza, si es que se quiere ver así, es en el apartado off road. No es una trail propiamente dicha, y el que busque en ella este tipo de moto se habrá equivocado. Podemos decir que la Tiger es una Gt pequeña y ligera que ocasionalmente puede internarse en una pista de tierra con cierta dignidad.
 
Conclusión:
 
Una moto viajera con maletas de capacidad media, muy práctica para el uso diario, muy desenvuelta en las carreteras de curvas para las salidas de fin de semana, cómoda y con un sorprendente aplomo sobre el suelo mojado.
 

Tomás Pérez.

Director de la escuela de conducción.
 
El Motor:
Estoy enamorado de este motor, es un motor completamente “eléctrico”, superó la que llamo la prueba de la rotonda, entrar en una rotonda que conozco de una vía de circunvalación de dos carriles de cierta localidad en sexta a 40 km/h y sin tocar el cambio, salir por la salida de enfrente, no hay protestas ni en la moto ni en el motor, todo se hace de forma suave y, como yo digo, disciplinada, hay motor para adelantar a los coches que siempre van más lentos que tu y la suavidad de funcionamiento es exquisita, de las motos que he probado, es la que mejor ha superado dicha prueba.
 
Como os digo, se trata de un motor que aúna las ventajas a bajas vueltas de los motores bicilíndricos, de los que soy un enamorado en cualquier configuración y la brillantez en altas de los poderosos tetracilíndricos, hablamos de un motor que te hará feliz y que después de haberlo probado, me hace cambiar los conceptos que tenía en mi mente.
 
Aquí alguien discrepará sobre mi opinión, personalmente pienso que 100 o 110 cv son suficientes para una moto de calle, he tenido durante 8 meses una moto con 163 cv, si bien es cierto que sus aceleraciones brutales son, como diría Schwantz, una de las cosas más excitantes que se pueden hacer con la ropa puesta, también confirmo que la tensión que te provoca cuando el nivel de agarre no es óptimo, a mi personalmente no me compensa, dado que la vida diaria no se celebra en el circuito del Jarama y que los guardaraíles y los coches que comparten la vía te esperan para jugártela, de forma intencionada o no, y que de vez en cuando le da por hacer frío y llover, prefiero una moto más utilizable y la Triumph lo es, se trata de una moto fácil que te permite manejar velocidades ilegales (hemos llegado a ver 197 km/h con viento en contra) y divertirte hasta al más soso de nosotros con su capacidad para subir de vueltas empujando desde muy abajo.
 
Nos vamos de viaje:
En este caso y por motivos de disponibilidad de Triumph, no pudimos irnos de viaje un fin de semana con la moto, eso si, pudimos comprobar que las maletas tienen una buena capacidad pero también es cierto que tendrás que decirle a tu chica que el armario ropero no cabe entero, eso si, esta diatriba la sufriremos en cualquier moto en la que queramos viajar así que, tampoco es un tema significativo, si es cierto que la capacidad de las maletas es menor que la que facilita el gran referente en ventas del sector, BMW, pero también es cierto que con las maletas que facilita Triumph y el top case, se puede viajar sin problemas durante varios días dos personas.
 
El pasajero no sufre especialmente, piernas suficientemente estiradas y un asiento muy cómodo hacen la vida muy fácil, vibraciones para ambos completamente insignificantes, ni en los pies ni en las manos del piloto, las asas del pasajero no son demasiado “intuitivas” lo que hace que inicialmente, la postura sea un poco forzada pero en seguida el pasajero se adapta a la moto y consigue una postura muy cómoda.
 
Conclusiones:
En definitiva, tenemos ante nosotros una moto que no es accesible a todo el mundo, los conductores noveles no deberían abstenerse ya que es una moto bastante noble aunque no se debe nunca olvidar que disponemos de 115 cv en el puño derecho pero que la nobleza de la misma permite ir conociendo los límites de una moto deportiva y nos facilita la posibilidad de emprender largas rutas gracias a su comodidad, habrá quien diga que la moto corre poco pero me arriesgaría a decir que se tratará de los conductores más avezados en motos deportivas, los menos experimentados en este tipo de motos verán como son sobrepasados por una moto con maletas muy rápida y ágil que además, tendrá que parar mucho más tarde, los cerca de 300 km de autonomía y su comodidad permite no tener que parar cada pocas decenas de kilómetros víctima de unas muñecas sobrecargadas y una espalda machacada.
 
Según mi humilde opinión, la Triumph Tiger S.E, es una moto impresionante y muy polivalente, eso si, es el más avanzado puntal de dónde van las grandes maxi-trail en Europa, no está preparada para hacer honor a su categoría, comparándola con los coches, no es ni siquiera una “todocamino” ya que fuera del asfalto se encuentra muy incómoda y rodando siempre en el límite de la caída pero Triumph no engaña a nadie, las ruedas que monta ya nos lo indica de este modo y las llantas no deben aceptar de buen grado los terrenos bacheados, nosotros hemos hecho un tramo de 5 km por tierra, en relativamente buen estado y no se comportó de buenos modos, está claro que lo marrón no le va a la deportiva inglesa.
 
Una maravilla de moto que como dije más arriba, ha entrado en mi corta lista de motos deseables, te permitirá irte de viaje y pegarle un repasito a alguna que otra RR con la misma moto, accesible a todos los niveles de conducción y excitante en cualquier puerto de montaña y lo más importante tal y como están las cosas, no te jugarás el carnet de conducir allá donde vayas ¿o sí? Eso ya depende de cuánto quieras tardar en adelantar a la moto que tienes delante.
 
 
Ficha Técnica
 

Tipo de Motor

3 cilindros en línea

Refrigeración

Líquida

 

 

Cilindrada

1.050 cc.

 

 

Diámetro x carrera

79 x 71.4 mm

 

Relación de compresión

12.0 : 1

 

 

Sistema de válvulas

DOHC

 

 

Potencia / R.P.M.

115 CV / 9.400 rpm

 

 

Par / R.P.M.

100 Nm / 6.250 rpm

 

 

Alimentación

Inyección secuencial multi-punto

 

 

Encendido

Digital - Tipo inductivo a través del sistema de control electrónico del motor

 

 

Transmisión primaria

Engranaje

 

 

Transmisión final

Cadena

 

 

Embrague

Multidisco en baño de aceite

 

 

Caja de cambios

6 velocidades

 

 

Longitud

2.110 mm

Anchura

840 mm

 

Altura

1.320 mm

 

Altura asiento

835 mm

 

Distancia entre ejes

1.510 mm

 

Peso en vacío

198 Kg.

 

 

Capacidad depósito combustible

20 litros

 

 

Chasis

Doble viga de aluminio fundido

Basculante

Aleación de aluminio de doble lado

 

 

Lanzamiento

23.2º

 

 

Avance

87.7 mm.

 

 

Suspensión delantera

Horquilla invertida con ajuste de precarga y amortiguación de compresión y extensión

 

 

Barras

43 mm.

 

 

Suspensión trasera

Monoamortiguador con ajuste de la precarga, compresión y extensión

 

 

Freno delantero

Doble disco de 320 mm, pinzas radiales de 4 pistones

 

 

Freno trasero

Disco de 255 mm, pinzas de 2 pistones

 

 

Llanta delantera

Aluminio, multiradios, 17 x 3.5in

 

 

Llanta trasera

Aluminio, multiradios, 17 x 5.5in

 

 

Neumático delantero

120/70 ZR 17

 

 

Neumático trasero

180/55 ZR 17

 

 

Compartir en Facebook Compartir en Delicius