Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



SUZUKI VAN VAN 125 – Prueba – Inasequible al desaliento

A.M.Cuervo A.M.Cuervo | Editor y Probador de motos
Aficionado a las motos desde que tengo uso de razón, disfruto de cualquier vehículo de 2 ruedas desde scooter hasta maxiruteras. Piloto ocasional de carreras de velocidad: RACE, Campeonato Castellano-Manchego y MAC.

18/12/2012
Suzuki Van Van/Van Van (14)
Clásica entre las clásicas, la Suzuki Van Van sigue marcando estilo. Moto sencilla, casi básica, pero con una personalidad arrebatadora, la Suzuki Van Van 125 sigue siendo un súper ventas que cultiva su estética ‘retrocross’ para urbes modernas.
Si hay una moto que ha aguantado, y bien, el peso de los años esa es la Suzuki Van Van 125. No en vano unos 40 años la contemplan ya, y la verdad es que no ha sufrido demasiados cambios en este tiempo, una moto incomprendida en su tiempo, quizá podría incluso parecer que estaba destinada a entornos hostiles en un principio, tales como uso militar, pero que en estos tiempos quizá donde más a gusto se sienta y se adapte de mejor manera sea en el entorno urbano... comencemos con la prueba.
 
Un poco de historia. La Suzuki Van Van fue diseñada allá por los años 70, y, en ese momento, no fue entendido el concepto en sí, una moto de cross con ruedas anchas en la quizá donde mejor se desenvolvía era en el terreno del enduro pero que en esa época era una disciplina todavía por definir, ya que todavía ni se practicaba como tal, lo más parecido era el cross. Pero también ese diseño tan “poco” entendido, y tan peculiar, la ha hecho llegar a nuestros días con esa imagen “vintage” y tan única, autentica y apreciada en estos tiempos modernos.
 
Y es que de su estética, puramente retro, podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que despierta claramente 2 tipos de sentimientos totalmente encontrados y es que, la Suzuki Van Van, te gusta o no te gusta, y no hay más, y al que le gusta, lo hace de verdad, desconozco la cantidad de clubes que hay de esta moto, pero estoy seguro que más de un cincuentón de ahora disfrutó y venera esta moto como lo hacen los mods con sus vespas y lambrettas, y al que no le gusta no hay manera de convencerle.
 
Pero dejemos de filosofar y veamos que nos encontramos realmente. De primeras sorprende lo bajita que es y lo fácil que parece, sin ni siquiera movernos ¡eh!. Arrancamos y... es una 125cc, su apariencia grande y ruda sin duda te hace pensar que iba sonar a lata pero no, suena bajo y agradable, sin duda la legislación actual en materia de ruidos y contaminación tendrá algo que ver pero le quita un poco de gracia al asunto.
 
Una vez montado en ella sorprende el amplio radio de giro, es que se mueve entre coches mucho mejor de lo esperado, gira fácil y mucho, lo bajo de la posición también ayuda a que llegar hasta el principio del semáforo sea una tarea sencilla entre tanto coche y aunque su manillar parezca ancho pasa perfectamente entre coches y autobuses. El asiento y los mandos, son tipo retro, con pocos lujos vamos, pero adaptados a este siglo. El asiento es monopieza, cumpliendo perfectamente con su misión estética pero cumple perfectamente también con su cometido, y es que es bastante cómodo.
 
En cuanto a mandos pues, como corresponde a este tipo de moto, podemos encontrar lo justito y necesario, sin grandes lujos, y sin niveles, ni de gasolina ni nada parecido, unos testigos, que hay que decir a plena luz del día no se ven excesivamente bien y un cuentakilómetros sin renovar desde el 72. La postura que llevamos nos recuerda a aquellas Montesas con la que algunos aprendimos a meter marchas, en mi caso a pie cambiado (con el derecho) y que a lo que más se aproxima ahora es a una moto de trial antigua, pero con esto no quiero decir que sea incomoda, de hecho me pareció muy cómoda para el día y día, ya que nuestras ciudades se podría decir que a veces son peores que algunas trialeras.
 
Respecto a las suspensiones podemos comentar también que funcionan de forma muy correcta y también podemos incluir en esto a sus grandes ruedas (130 ¡y 180 detrás!) , ya que absorben las irregularidades del terreno de forma magistral, el “gran balón” o perfil de la rueda trasera sobre todo hacen que pasar por baches, zanjas o badenes tan de moda últimamente, sea fácil e incluso placentero ya que pasaras por encima casi sin enterarte.
 
Y el motor, pues tengo opiniones encontradas, y es que allá por 2007 probé por primera vez una Van Van 125, en la isla de Formentera, y no eché nada en falta en aquella ocasión, de hecho fue una moto que me gustó y mucho ya que para un entorno isleño es perfecta. Pude recorrer la isla sin miedo a meterme por asfalto, curveando un poco incluso, caminos de tierra y por terrenos agrestes para llegar a cualquier rincón, de faro en faro, sin problema ninguno, pero en esta ocasión el terreno cambiaba y es que esta prueba la hicimos por Madrid y alrededores, y, si bien en la gran ciudad se me quedó un poco corto el motor, en cuanto salimos un poco a carreteras más exigentes, se me hizo muy corto de desarrollo y potencia. Y es que esta moto no está diseñada para irte muy lejos; hay una versión de 200cc en Japón pero creo que un 350cc no le vendrían mal y su chasis lo aguantaría perfectamente. También y dada su versatilidad, si vas lejos podrás acortar tu camino por donde quieras, es una todo-camino de verdad, y llegar a tu destino por el camino más corto, pero evita las autopistas, estas no son su terreno para nada y no por no llevar protección para el aire, el problema es que ni siquiera la necesitarás porque correr, corre poco.
 
Pero no todo es malo en este motor ya que probablemente sea uno de los motores más fáciles y simples de llevar del mercado. Su potencia no te pondrá en aprieto y la forma de entregarla tampoco, lo que facilita su uso para principiantes en este apasionante mundo como en los desplazamientos ciudadanos, ya que te hará despreocuparte de las brusquedades de otros motores más potentes y también acompañado de un embrague extremadamente “cómodo”. Los mapas de inyección, el Euro3 hizo que cambiaran los carburadores que portaban las versiones anteriores a 2007 por inyección electrónica, están muy bien diseñados y notarás que en todo su régimen tienes potencia y par, eso sí 12CV, pero los tienes a tu disposición en cualquier momento.
 
Ya en marcha, aparte de destacar su gran facilidad de conducción en entornos de gran tráfico, disfrutaremos de su conducción en tramos de curvas, rotondas y demás virajes ya que destacamos su gran facilidad de giro y dada su baja altura podrás disfrutarla a base de bien, además con esta moto los baches y agujeros ciudadanos no son problema. En el apartado de frenos, pues la Suzuki Van Van 125 anda un poco justa, pero es lo que tiene el “rollo retro” y es que lo del tambor trasero queda muy bien en ese “gran donut” que tiene por rueda trasera pero en cuanto a tacto y potencia se queda muy corto, en cuanto a la parte delantera el disco que porta hace su función sin grandes alardes pero cumple bastante mejor que su compañero trasero.
 
También hay que decir que la hemos probado por caminos de tierra y zonas no asfaltadas y, dentro de sus límites, esta moto te permite introducirte en el mundo del campo de una manera muy efectiva, como comentábamos anteriormente, es muy baja lo que ayuda bastante en las maniobras y en los posibles percances, las suspensiones funcionan, no son lo mejor del mercado pero cumplen en este terreno también, y la dulzura de su motor harán que tus excursiones fuera del asfalto sean de lo más divertidas y recomendables.
 
En resumen...
 
La Suzuki Van Van 125 es una moto para los que les gusta presumir y ser originales, una moto única en su especie, que nos facilitará de sobremanera nuestros desplazamientos urbanos y que nos dará satisfacciones si la sacamos a pasear por caminos.
 
Una moto hecha para los que quieren introducirse en este mundo de las motos sin renunciar a ningún terreno, un concepto distinto que aporta originalidad pero también límites, dada su concepción retro y sus grandes ruedas, una moto, sin duda, para disfrutar del día a día. Un vehículo recomendable para moverte por la ciudad o para radios de acción no muy amplios, una moto perfecta para andar por zonas de playa, aunque en España que yo sepa sigue prohibido circular con motos por la playa, islas o poblaciones con caminos no asfaltados en la que su polivalencia no tiene rivales, así que lo dicho, si crees que puedes encajar en uno de esos perfiles y que puede ser tu elección, por estética sobre todo, pide una para probarla, creo que no te decepcionará.
 
Kilómetros de la prueba: 500 km
 
Consumo medio: 3,4 l/100 km
 
Porcentaje (Carretera/Ciudad/Camino): 20%-50%-30%
 
Precio: 3.649,00 €, I.V.A., impuesto de matriculación, montaje y transporte incluidos.
 
FICHA TÉCNICA DE LA SUZUKI VAN VAN 125
  

Dimensiones

Longitud total
Distancia entre ejes
Peso en vacio

2.140 mm
1.385 mm
117 kg

Ancho total
Altura desde el suelo
Depósito de gasolina

860 mm
215 mm
7,5 l

Altura total
Altura del asiento

1.120 mm
770 mm

Motor

Tipo de motor

Monocilíndrico 4 tiempos, refrigeración por aire, SOHC

Diámetro x carrera

57,0 x 48,8 mm

Cilindrada

125 cc

Encendido

Electrónico CDI

Transmisión

Toma constante de 6 velocidades

Potencia

12 CV

Relación de compresión

9,2:1

Alimentación

Inyección

Sistema de arranque

Eléctrico

Caja de cambios

6 velocidades toma constante

Sistema de transmisión

Cadena

Suspensiones

delantera

Telescópica, amortiguación hidráulica

trasera

Basculante, amortiguación hidráulica

Frenos

delantero

Simple disco

trasero

Tambor

Neumáticos

delantero

130/80-18 M/C 66P

trasero

180/80-14 M/C 78P

 
A.M. CUERVO
Compartir en Facebook Compartir en Delicius