Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Suzuki Inazuma – Prueba - Tormenta en el cuarto de litro

A.M.Cuervo A.M.Cuervo | Editor y Probador de motos
Aficionado a las motos desde que tengo uso de razón, disfruto de cualquier vehículo de 2 ruedas desde scooter hasta maxiruteras. Piloto ocasional de carreras de velocidad: RACE, Campeonato Castellano-Manchego y MAC.

02/04/2013
Suzuki Inazuma/Inazuma (14)
Con la nueva modalidad de permisos de conducir y la crisis, el segmento del A2 ha ganado adeptos. Suzuki, consciente de ello, apuesta con la Inazuma 250cc. La tormenta está sobre nosotros y el rayo apunta con tino. Prueba de la Suzuki Inazuma 250.




Suzuki no da puntada sin hilo y la Inazuma es una buena muestra de ello. Y es que este sector cumple las expectativas de un amplio público y las marcas son conscientes de esto. Sólo tienes que ver cómo está creciendo la oferta en este segmento, y si otras marcas, japonesas y europeas están poniendo toda la carne en el asador en este apartado, de cilindrada media baja, en Hammamatsu no iban a ser menos. De hecho, lo hacen entrando por la puerta grande con esta 250cc nacida en plena tormenta, y es que en Suzuki no han escatimado en esfuerzo, diseño y mimo a la que está llamada a ser su buque insignia en el cuarto de litro, la Suzuki Inazuma 250cc.
 
Inazuma
 
Lo primero que te viene a la mente de manera irrefrenable cuando ves a una Inazuma es el recuerdo de la Suzuki B-King, y es que es la parte delantera tan característica y única de la gran maximoto de Suzuki la ha heredado tal cual su pequeña hermana. Pero, mirándola bien, no sólo eso es lo que nos recuerda a la gran B-King, sino que desde Suzuki han dado una vuelta de tuerca más a este socorrido tipo de moto, y, creo que, han cambiado la forma con la que miraremos en el futuro a las naked de 250cc, estas motos tan utilizadas por mensajeros y demás urbanitas no tienen, o mejor dicho tenían, porqué ser poco agraciadas en cuanto a diseño y detalles, a mi juicio bastante descuidado, y eso lo ha sabido leer perfectamente el staff de Suzuki y han otorgado a la Inazuma un diseño limpio y agraciado, desde el faro delantero tipo B-King, no se me ocurre otra descripción más acertada, hasta su parte trasera totalmente integrada en el conjunto, estoy seguro que cuando te cruces con una Inazuma te darás cuenta inmediatamente de lo que quiero decir.
 
Esta pequeña gran moto tiene aires de moto grande y desde un primer momento podría pasar por una 500cc sin que nadie se asombrara, tanto por delante con el diseño tan comentado y su gran rueda delantera como por la parte de atrás por la que asoman ese par de escapes sobredimensionados, que no suenan nada mal, y todo esto acompañado por una parte trasera bien resuelta y que se integra en el conjunto perfectamente. Pero ya tendrás ganar de subirte ¿no?
 
En marcha
 
Una vez sentados en ella, la verdad es que es bastante bajita con tan sólo 780 mm hasta el suelo, nos puede parecer torpona, pero no quiero llevarte a equívocos, y menos antes de arrancar, y es que, la verdad, la Suzuki Inazuma 250cc te recibe de muy buena gana, muy ergonómica que dirían algunos... El asiento es cómodo y te hace la vida fácil en los movimientos, los mandos grandes y en su sitio, la posición general es acertada y el centro de comando y control, porque es a lo que están yendo los antiguos cuentakilómetros y revoluciones, nos ofrece bastante información, cuenta con un gran cuentarrevoluciones presidiendo y una variada cantidad de testigos, tmabién una pantalla LCD de gran tamaño que incluye nada menos que: doble parcial, odómetro, nivel de combustible, reloj y 2 sorpresas más, la primera son los 2 modos de conducción de los que consta, ECO y NORMAL, que nos mostrará un testigo centelleante cuando nos acerquemos al cambio óptimo de marcha para cada uno de los tipos, aunque en el modo de ECO, y como en casi todos los que he probado, es prácticamente imposible conducir sin que se encienda todo el rato, sin embargo en el modo NORMAL se puede hacer una conducción eficiente y racional, siempre según Suzuki, sin problema.
 
En cuanto a la segunda sorpresa, es el indicador de marcha engranada el cual no incorporan, todavía, ninguna de las motos de esta cilindrada, y he de decir que es de mucha ayuda cuando llevas un bicilíndrico, y sobre todo como este, que es bastante elástico y muy predispuesta a lo que otros bicilíndricos no dudarían en calificar como sobrerrégimen pero en este 250cc simplemente será una aceleración, o estirada, más. Y es que este motor me sorprendió muy gratamente, el bicilíndrico de 250cc, comandado por la inyección de Mikuni y con un cigüeñal calado a 180º con eje de equilibrado integrado para reducir las vibraciones al mínimo, tiene dejes de moto mucho más grande, es muy elástico y te ofrece un rango de uso digno de motores del doble de cilindrada. De hecho, puedes ir en 6ª marcha desde los 50/60 km/h hasta los 130 km/h sin problema, que si necesitas de sus 25 CV estos reaccionarán raudos y con un buen empuje sin problema.
 
Si bien en parado se nos puede hacer un poco grande y pesada en un primer momento, su buena posición nos hace la vida más fácil antes de arrancar no es muy complicado moverla, pero una vez que engranas su 1ª marcha el peso desaparece por completo y la Inazuma se convierte en una moto ágil entre coches sin problema, esto sin duda ayudado porque gira muy bien, y gracias a su distancia entre ejes, algo larga sí que es, 1430 mm, está dotado de una muy buena estabilidad. La culpa de este comportamiento, sin duda, la tiene el diseño y el trabajo que han puesto desde Hammamatsu. Han realizado un diseño para la parte ciclo muy homogéneo y equilibrado, si bien el chasis y basculante siguen siendo de acero, han hecho uso del aluminio en las partes de peso suspendido rebajando el mismo, y minimizando inercias, al conjunto. Ya que hablamos de la parte ciclo en el terreno de las suspensiones si mucho que comentar, básicamente que cumplen su cometido sin alardes pero tampoco penalizan esta moto, y es que su horquilla convencional y sus 2 amortiguadores traseros hacen su trabajo y punto.
 
Sin lugar a dudas conducir la Inazuma por ciudad hará que podamos disfrutar de la gran urbe de otra manera, pero fuera de ella tampoco se encuentra nada mal, y es que aquí su longitud es un plus, si bien podría hacer la moto un poco más difícil de llevar en zonas de curvas a mí me pareció que estaba perfectamente compensada esa pérdida de agilidad con la ganancia que obtenemos en cuanto a estabilidad, y es que con la Inazuma puedes ir más lejos de lo que los límites de tu ciudad marquen, por extrarradio su motor cumple, sus grandes ruedas, 17” en ambos ejes y medidas de 110/80 delante y 140/70 detrás y llantas de aluminio, ayudan también a conferir la estabilidad de la que hablamos.
 
Sus frenos, disco delantero y trasero, cumplen perfectamente. Además que tendrás un par de razones extra y es que su diseño frontal, tan cuadrado, ayuda bastante a derivar el aire que iba contra tu pecho hacía zonas más elevadas y el otro plus es su contenido consumo y es que este rayo salido de la tormenta, por si a estas alturas no te has dado cuenta es la traducción de Inazuma al castellano, nos podrá transportar durante unos 350 kilómetros con sus algo más de 13 litros de capacidad en el depósito, ya que durante la prueba nos salió una media de unos 3,6l/100km.
 
En definitiva la Suzuki Inazuma 250cc ha venido a satisfacer a esa parte del mercado que quiere una moto eficaz y económica para sus desplazamientos pero que no quiere renunciar a una bonita estética ni a realizar desplazamientos un poco más largos de los que sean puramente urbanos. Un segmento en auge, racional donde los haya y con una moto que promete dar muchas alegrias a sus futuros propietarios.
 
Si a esto le incluyes la agresiva, en el buen sentido, política de Suzuki que nos permite disfrutar de la Inazuma en España por 125€ al mes o 3.899€, matriculación no incluida, puede ser una buena opción de compra.
 
Alberto M. ‘Cuervo’
 
 
Compartir en Facebook Compartir en Delicius