Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



SUZUKI GLADIUS – Prueba Moto – Peso medio, punto justo

Sergio Hidalgo Sergio Hidalgo
Apasionado de las motos con 20 años de experiencia en rutas, viajes, incursiones a circuito y desplazamientos al trabajo. Monitor de Portalmotos y piloto de la MAC.

14/06/2011
Suzuki Gladius/Prueba portamotos Suzuki Gladius
Prueba a fondo de la Suzuki Gladius. Tras la superventas GS500, Suzuki ha buscado la misma practicidad y polivalencia en una moto más moderna y acorde con el siglo XXI. La Suzuki Gladius es la moto ideal para dar el salto a una cilindrada mayor.




Dos ojos no valen. Al circular por ciudad en moto no nos podemos permitir ir pensando en nuestras cosas, ya que en el momento más inesperado nos atacará un coche que no nos ha visto, ya sea porque por despiste nos hemos quedado más tiempo del razonable en su "zona ciega" o por una de las miles situaciones que tendremos que prever antes de que sucedan (suelos deslizantes, agujeros en el asfalto, rejillas del metro, raíles de tranvías, amantes de apurar los semáforos en rojo, desconocedores del significado de la palabra STOP o de la capacidad de aviso de los intermitentes, taxistas ávidos de llegar al cliente que les llama con la mano tres carriles más allá, peatones intrépidos que salen de detrás de los autobuses, etc.)
Suzuki ha pensado en los miles de gladiadores que se mueven en moto por las ciudades del mundo y nos ofrece la herramienta que permitirá defendernos al igual que César hizo con sus legiones, dotándolas de la espada Gladius, temida por sus enemigos (y por ellos mismos cuando se enfrentaron a los celtíberos durante las guerras púnicas).

La Suzuki Gladius no pretende batir records de paso por curva, peso, agilidad o potencia, simplemente pretende ser una moto que nos permita movernos con facilidad en el día a día, hacer viajes esporádicos y rutas de fin de semana. Esta moto es la llamada a sustituir a la GS500, que tantas satisfacciones ha dado a muchos de nosotros, de hecho mirando los números de ventas de la Gladius no parece ir desencaminada del todo.

En el primer contacto con la Gladius encontramos una postura natural, una altura de asiento que permite llegar al suelo con facilidad, y sensaciones de moto muy ligera, todo esto ideal a la hora de colarnos entre los coches en atascos. El asiento es más duro de lo esperado, pero no noté molestias en los 600 kilómetros de prueba, por lo que me pareció un acierto. Un asiento más duro transmitirá algo más de información de lo que le está pasando a la moto en cada momento. Por cierto que los retrovisores sirven como retrovisores, frase no tan tonta si has subido en las últimas deportivas y no tan deportivas del mercado.

Fotos Suzuki Gladius en acciónComo buen amante de las motos intento siempre no revolucionarlas mucho estando el motor frío, por eso una de las primeras cosas que eché en falta es un indicador de temperatura, que, cuando marque la temperatura adecuada dé rienda suelta a tu muñeca derecha. Lo mismo Suzuki, segura de la fiabilidad del motor (montado en la anterior SV650 y V-Strom 650) ha visto innecesario dotar a la Gladius de este indicador (no creo que sea por eso…).

Si vienes de una 125 y te asusta comprarte una 650, no te equivocarás comprándote esta Suzuki, no sólo cabe por huecos por los que no pasan muchos scooters sino que tiene la potencia extra que te permitirá escapar de muchas de esas situaciones en las que no quieres verte. El manillar tiene muchísimo recorrido, y además, una vez encima, esta moto da más sensación de bicicleta (salvando las distancias) que de moto gorda. Puedes inclinar la moto en parado sin que esta se te eche encima (parte de la culpa la tiene la razonable distancia al suelo del asiento).

La potencia de la frenada es más que suficiente pero exige apretar la maneta con fuerza, justo lo que le pediría a una moto para gente sin mucha experiencia, evitando de este modo las típicas caídas debidas a frenadas de pánico. Si todavía quieres estar más seguro de que no te vas a caer por agarrarte a la maneta de freno como si lo fuesen a prohibir, Suzuki te ofrece la posibilidad de comprar este modelo con ABS, un ABS bastante correcto en ambos trenes.
El motor no quita homogeneidad al conjunto, un bicilíndrico de 72 CV que empuja bien desde abajo, muy, muy dulce y que te va a perdonar media vuelta extra de puño por… que un estornudo te ha despistado.

Saliendo de la ciudad ya tenía claro que es la moto ideal para moverse entre coches y según me iba acercando al puerto de montaña elegido iba creciendo la duda de cómo se iba a comportar en curva. Está claro que no pretende pasar por una moto con chasis y suspensiones de carreras, de hecho ya en ciudad se siente blandita, así que en la primera curva no la tiré con muchas ganas, pero… la verdad es que aguanta bien y según íbamos conociéndonos mejor más confianza me iba dando.

Al final, precisamente la falta de rigidez de chasis y suspensiones es uno de los puntos fuertes para pilotos que están comenzando. Esta moto permite errores, corrección de trayectorias en plena curva y frenadas con la moto inclinada. Sí es verdad que se mueve, que no copia el asfalto como una deportiva de última generación, pero es una moto con la que te puedes divertir mucho. Tienes que aplicarte para empezar a rozar con sus largos avisadores, así que encima permite rodar con alegría sin ir pendiente de ellos. En cuanto al motor, desborda suavidad y dulzura por todos lados, siendo este otro de sus puntos fuertes para aquellos que vienen de cilindradas más pequeñas.

Para no jugártela en carretera, conviene acelerar y frenar con suavidad, mejor ir hilando las curvas sin grandes estridencias. El problema viene cuando no quieres reconocer que eres un poco más lento que los demás y suples la falta de experiencia con grandes aceleraciones a la salida de las curvas y grandes frenadas a la entrada de las mismas. Es fácil salir acelerando de una curva con una moto potente y darse cuenta de que se va más deprisa de lo necesario para poder entrar en la siguiente curva. Este problema se dará en menor medida con la Gladius, que acelera de manera suave y no tiene picos de potencia en alta.

En autopista es donde más sufrirás. Si decides ir rápido tendrás a Doña “falta de protección aerodinámica” recordándote que como te pases te arranca la cabeza, así que no es excesivamente recomendable hacer viajes largos de autopista pero, ¿Quién quiere viajar en moto por autopista con la de carreteras de curvas que hay?

Existe un kit para bajar la suspensión que te acercará 3 centímetros más al suelo en el caso en el que la Gladius te parezca alta. Si por el contrario te parece demasiado baja, notarás que vas con las piernas bastante dobladas al apoyarlas en los estribos, cosa que podrás solucionar con un asiento dos centímetros más alto y además más blando.

Si empiezas a soñar con tu Gladius, cada vez sales más días a curvear, haces algún cursillo en circuito, acabas haciendo tandas etc., debes saber que hay una copa en Italia exclusiva de Suzuki Gladius en la que te regalan un Kit de competición al inscribirte. Es decir, hay material en el mercado alternativo que nos permitirá preparar la Gladius para disfrutarla sin complejos en el circuito.

Y si a lo que le coges gusto es a viajar, tienes la opción de instalar una cúpula, que quitará parte de la paliza que te va dando el viento, además es posible instalar en la moto maletas y top case.

Si eres un motorista experimentado que ya ha llevado motos “gordas” no te dejes engañar por los 650cc de la Gladius, probablemente la encuentres demasiado dulce para ti. Sin embargo si vienes de cilindradas más pequeñas e incluso del mundo del Scooter, prepárate para encontrar diversión a raudales.

Con la mano en el corazón
Una moto muy “lógica” para uso diario, dulce en general, tanto en el apartado de suspensiones, como en la frenada, chasis o motor.

Una moto para…
Gente que haya elegido comprar su primera moto grande.
Uso por ciudad, menos orientada a escapadas por carreteras de curvas pero aún así muy divertida. Para viajes esporádicos.


KILÓMETROS PRUEBA – 600 Kms
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 30%-65%-5%

FICHA Técnica SUZUKI Gladius
Cilindrada: 645 cc
Potencia: 72 CV
Motor: 2 cilindros 90º V Twin, cuatro tiempos, DOHC.
Diámetro por carrera: 81 mm x 62,6 mm
Refrigeración: Líquida
Par Motor: n.d.
Alimentación/combustible: Inyección electrónica.
Cambio: 6 marchas.
Transmisión: Cadena.
Chasis: Viga de acero
Dimensiones:
Longitud total:
2.130 mm
Distancia entre ejes: 1.445 mm
Ancho total: 760 mm
Altura del asiento: 785 mm
Peso en vacío (declarado): ND Kgs / En marcha 202 Kg
Depósito de combustible: 14,5 l.
Suspensiones:
Delantera:
Telescópica, muelle helicoidal, hidráulica
Trasera: Por bieletas, muelle helicoidal, hidráulica, regulable en precarga
Neumáticos:
Delante:
120/70ZR17M/C (58 W), tubular
Detrás: 160/60ZR17M/C (69 W), tubular
Frenos:
Delante:
Doble disco 290 mm, pinzas 2 pistones
Detrás: Pinza un pistón, disco 240 mm
Datos de interés:
Aceleración:
N.D.
Velocidad máxima: + de 200 km/h
Autonomía: +/- 180 Kms hasta encendido de la reserva.
Consumo / 100 kms: Alrededor de 7’6 litros.

Bien
Agilidad por ciudad
Radio de giro
Benevolencia ante errores de conducción
ABS.

Menos Bien
Falta de indicador de temperatura del motor.

Precio: 6599€ / 7.099€ con ABS (Sin tener en cuenta las promociones actuales)
Compartir en Facebook Compartir en Delicius