Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



SUZUKI ADDRESS – Presentación y Prueba – La ciudad más accesible

Andrea Enzo Andrea Enzo | Director Editorial y Jefe de Pruebas
Andrea Enzo 'esconde' a Óscar González Soria, periodista de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Como dijo Julio Verne, 'si se puede soñar, se puede hacer'.

25/05/2015
Address 125 - Presentación y contacto/Suzuki Adress 125 prueba_06
La nueva Suzuki Address se presenta. Sus cualidades: diseño moderno, un precio por debajo de los 2.000 euros, rueda alta, hueco para casco integral bajo el asiento y un consumo inferior a 2 litros cada 100 km. La nueva Suzuki Address, a fondo.




La nueva Suzuki Address es la evolución de un modelo que nació allá por 1987, innovando al ofrecer bajo el asiento un hueco para el casco. La marca japonesa acierta de lleno con un scooter urbanita de configuración muy sencilla, sabiendo que en 2014 más del 60% de las ventas en España fueron motos de 125 cc, un total de 67.000 ventas, de las que más de 57.000 fueron scooters, en un segmento que creció ni más ni menos que un 22%.



Con el carnet de coche, sin cursos ni carnets extra, puedes conducir una moto de fácil manejo, con un precio de ataque rompedor: 1.990 euros. Suzuki anuncia desde su lanzamiento una financiación de sólo 75 euros al mes, que te harán plantearte si merece la pena seguir pagando el abono transporte de tu ciudad.


La nueva Suzuki Address tiene líneas deportivas, modernas, actuales. El consumo homologado es de 1,96 litros a los 100 km, y los 0,6 litros del depósito de aceite se deben renovar cada 4.000 kilómetros. Consumo, cambio de aceite y el precio, estratégicamente situado por debajo de los 2.000 euros, son los tres pilares básicos y claves para buscar el éxito en la venta de este escalón de acceso para Suzuki en los scooter de 125 cc.


Además del trío de argumentos principales, en Suzuki aseguran que es un modelo muy fácil de desmontar, el tiempo de las revisiones es mínimo, el mantenimiento es muy sencillo y gracias a ser una moto muy compacta de sólo 92 kilos en vacío, todo lo que tiene que ver con ella se vuelve mucho más simple que con cualquier moto de la competencia.


La Suzuki Address cuenta con una generosa plataforma plana y rueda alta de 14 pulgadas. La ergonomía está estudiada y encaja perfectamente en usuarios de entre 1,65 y 1,80 metros de altura. El hueco debajo del asiento tiene 20,6 litros y en él cabe un casco integral y algo más. No faltan asideras para el pasajero, portabultos, dos guanteras frontales abiertas, un práctico bloqueo de freno trasero, pata de cabra y caballete central, cerradura de contacto protegida…


Suzuki no da puntada sin hilo con este scooter, y aunque tiene arranque eléctrico, cuenta también con el cada vez menos visto pedal de arranque, que puede poner la moto en marcha aun con una carga de batería ínfima. Su motor monocilíndrico de 113 centímetros cúbicos refrigerado por aire forzado cuenta con inyección electrónica ‘Tumble Motion’, freno delantero de disco y trasero de tambor, instrumentación analógica muy simple y de fácil lectura, contrapesos en el extremo de los manillares y gancho portabolsas en el frontal.


Como accesorios originales puede contar con diversos elementos entre los que destacan un parabrisas, baúl trasero o funda interior para el hueco bajo el asiento. La Suzuki Address está disponible desde ya en color blanco, negro y gris plata. Más adelante estará disponible un exclusivo y limitado azul MotoGP, para celebrar el regreso de la firma nipona al Mundial de Motociclismo en su categoría reina.


CON LA SUZUKI ADDRESS POR EL MADRID MÁS URBANITA


Algo más de 30 kilómetros, casi cuatro horas de fluida conducción por la capital de España, han sido más que suficientes para comprobar las cualidades de un scooter simple y sencillo, con el que sortear el tráfico diario de las grandes ciudades –también las menos grandes- y ahorrar tiempo y dinero en el traslado de un lugar a otro.


La Suzuki Address, como se puede ver a simple vista, es un scooter con una configuración sencilla, clásica, tradicional. La estética se ha trabajado bien, tiene una planta bastante grácil, transmite ligereza, y el frontal tiene suficiente personalidad como para que nadie la descarte por sus líneas o sus formas. Quizá la zaga es algo más anodina, aunque el gran grupo óptico trasero también juega sus bazas. El faro delantero es bastante sencillo, con los intermitentes delanteros muy bien integrados en el escudo. Los traseros son independientes.


Es terriblemente fácil bajar la moto del caballete. Este no es que sea inestable, pero se ha estrechado para que no roce en las tumbadas, entre otras cosas. Con menos de 100 kilos, sea en parado, sea en movimiento, es muy fácil mover esta Address. El radio de giro es una pasada, y puedes dar la vuelta casi en el mismo carril. Además, llegar al suelo está chupado para cualquier talla, con lo que en este sentido el sobresaliente está conseguido.


En marcha descubrimos más cosas de esta sencilla solución para el condenado tráfico diario. Para empezar por algún lado, la ausencia total de vibraciones nos ha encantado. Ni retrovisores –fáciles de regular y de buena visión-, ni la plataforma, ni los puños… nada tiembla, nada vibra, y no voy a decir que es una moto low cost, pero para ser un scooter con un precio reducido, muy contenido, siempre se espera que la calidad en los acabados sea un poco menor de lo acostumbrado y, la verdad, es que la ausencia total de vibraciones evidencia un trabajo muy cuidado y bien hecho.


La Address no es un tiro, ni es la que más rápido acelera, ni la que mejor recupera, ni su frenada sorprende. Es un scooter que cumple en el día a día y no requiere una destreza excepcional para su utilización. Sencilla, fácil de manejar, suave en todos los sentidos, sus prestaciones son discretas gracias a unos 9 caballos de potencia muy lineales, con una velocidad máxima que no pasa de los 90 kilómetros por hora, suficiente para la ciudad. Tampoco esperes un sonido embriagador. Es ronco, sin demasiado protagonismo, carece de ese brío o ese punch de motores más apretados y que buscan más prestaciones, por lo que parece fácil pensar que a nivel de longevidad y fiabilidad no va a haber demasiados problemas. Las ruedas de 14 pulgadas le dan una estabilidad increíble. No le restan agilidad y permiten rodar a todo lo que da sin que notes que el tren delantero te ofrece menos confianza. Aún así, ojo a los baches y reasfaltados que últimamente se estilan en las urbes por falta de presupuesto. La rueda es estrecha y hay que andar siempre con ojo.


La posición a los mandos es buena. Es una pena que el cuadro de mandos sea tan básico. Se echa mucho de menos un pequeño reloj digital para no tener que mirar la hora en el móvil o en el reloj de pulsera. Tan sólo el cuentakilómetros y los testigos básicos están presentes. También se echa de menos una mínima visera o pantallita para reducir un poco el aire en el cuerpo, pero a la que sumemos elementos el precio, que es un gran aliciente, cambiaría.


Gastamos 1,80 metros de altura, casi 80 kilos de peso y un 43 de pie, y no hemos tenido ningún problema para encontrarnos cómodos conduciendo el Address. Puedes mover unos centímetros los pies hacia adelante o hacia atrás en su plataforma plana. También puedes situar el trasero un poco más adelante, en el pico del asiento, o justo donde empieza el escalón del espacio reservado para el pasajero. El asiento es grande, largo, incluso estrecho.


El hueco bajo el asiento es suficiente para un casco integral. No todos los modulares entrarán. Además siempre caben unas gafas, la cartera, una pequeña riñonera… Los huecos en el escudo dan de sobra para botellas de agua, cartera, gafas, móvil, cargadores, guantes… eso sí, que no se te olvide cogerlos cuando aparques la moto porque quedarán completamente expuestos.


La frenada tampoco es la panacea, pero como nunca vas a pasar de los 100 km/h tampoco necesitas mucho más. El freno de tambor trasero echa un poco para atrás y puedes llegar a bloquear la rueda posterior con más facilidad de lo deseable, pero el mordiente del disco delantero es más que suficiente y en un uso normal no vas a tener problemas en la frenada. Positivo especial para el bloqueo de freno trasero, muy útil cuando esperas en la rampa a que se abra la puerta del garaje. Bravo.


Nos ha encantado que después de estar rodando toda la mañana por Madrid apenas se ha movido la aguja que marca la cantidad de combustible en el depósito. Tiene capacidad para 5,2 litros, lo que te da más de 250 kilómetros de autonomía.


Como ya hemos dicho antes, sin llegar a ser una moto china de escasa calidad en componentes y acabados –la Suzuki Address se fabrica en Tailandia- pocas cosas más puedes pedir por ese precio de ataque. Nos faltaría una pantallita para proteger algo más del aire, una luz en el hueco bajo el asiento, el freno de disco trasero y quizá cerradura en la boca del depósito de combustible bajo el asiento, pero todo encarecería el precio final de la moto.


Como primer acercamiento a la Suzuki Address pensamos que hemos sacado una idea muy cercana a la realidad. Como scooter básico para el día a día por un precio módico tanto de adquisición como de uso diario es casi imbatible, y seguro que pronto empezarás a verlas en tu ciudad pasando con mucha habilidad y soltura entre los coches…


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net



Compartir en Facebook Compartir en Delicius