Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba a Fondo Yamaha YZF-R6 2017: El Molinillo Atómico

David Navarrete David Navarrete

24/08/2017
Yamaha YZF-R6 2017/Yamaha YZF R6 2017 (11)
La Yamaha YZF R6 2017 es la continuación de una leyenda nacida en 2006, y una moto con la que Yamaha demuestra su fuerza y pasión en el segmento Supersport.


Muchos lo sabréis, pero otros tantos de lo que leáis esto es posible que no. La Yamaha R6 apareció en el año 1999, y desde el principio fue una moto que marcó la referencia de cómo tenía que ser una supersport, que recordemos que son las deportivas de 600 de cuatro cilindros… o de tres y 675 cc, pero eso es otra historia. Lo cierto es que el segmento de las “deportivas de 600” evolucionó con esta moto, y en el 2006 presentaron el modelo que desde entonces ha marcado la pauta. Agresiva, ligera, con un motor potente, fiable y fácil de preparar, ágil y bonita, muy bonita. De hecho, el modelo 2006 se ha mantenido hasta el año pasado, con muy pocos cambios en el 2008, y sigue siendo tan bonita como el primer día.



La cuestión está que desde el comienzo de la crisis en el 2007, pero sobre todo a partir del 2010, la venta mundial de las supersport se derrumbó a causa de la crisis, y pasó de ser uno de los segmentos fundamentales para las marcas japonesas hasta prácticamente desaparecer por completo. De hecho, ya sabrás que este año leyendas como la Honda CBR, la Kawasaki Ninja o la Suzuki GSXR se han dejado de fabricar porque las marcas debían invertir tanto dinero en estos modelos para pasar la dichosa normativa Euro4 que han decidido retirarlas del mercado. Otra cosa es que se hable de la próxima aparición de, por ejemplo, las nuevas Suzuki, pero ya veremos. Lo cierto es que en este momento Yamaha es la única que se atrevido a continuar calmando la se los que buscan grandes sensaciones y prestaciones deportivas en motos pequeñas, ágiles y más disfrutables que las “matador as” Superbikes de 1.000 o más centímetros cúbicos.



Prueba Yamaha YZF-R6 2017: Gran evolución y menos CV

Como decíamos, todos los amantes de las motos deportivas podemos agradecer a Yamaha que haya echado toda la carne al asador y el invertido tanto dinero y esfuerzo en actualizar la R6. Claro que te preguntarás, ¿en qué ha consistido esa actualización?


Básicamente, la base es la misma del anterior modelo… Que en parte por sus excelencias intrínsecas y también porque el segmento súper sport no había evolucionado en los últimos años, seguía siendo perfectamente válida. Así, chasis y motor son los mismos… Aunque con matices.


La R6 siempre tenido un motor ávido de vueltas y que necesitaba ser exprimido para ser disfrutado. Es decir, lo que en el mundo motorista llamamos un verdadero molinillo que básicamente lo disfrutas por encima de las 10.000 revoluciones. Vamos, lo que llamaríamos un molinillo atómico, porque modelo anterior daba casi 130 CV. Sin embargo, ahora en su versión de calle declara unos 10 menos. 118,4 para ser exactos, pero de eso hablaremos más tarde.


Las novedades más jugosas llegan de su electrónica y parte ciclo. Por ejemplo, delante incorpora una estupenda horquilla invertida Kayaba BPF de 43 mm en lugar de los 41 anteriores. Como sabes, una de las grandes ventajas de las “Big Piston Forks” es que tienes toda la regulación en la parte superior, por lo que no te tienes que agachar ni para la precarga ni para los hidráulicos. Además, su comportamiento es impecable, así como el amortiguador trasero que ha mejorado mucho su interior aunque exteriormente es muy similar al anterior. Realmente, ha mejorado mucho su resistencia al agotamiento, por lo que incluso rodando rápido con temperaturas muy altas no tiende a “quedarse tan blando” como antes.




Pasemos a la electrónica. Cuenta con control de tracción regulable en 6 posiciones más desconexión muy fácilmente con un pulsador en la piña izquierda, y tres curvas de potencia en la derecha. Estas posiciones son:


A: la más agresiva; STD standard: con la misma potencia pero de entrega más suave, B: más suavizada, que puedes usar en ciudad o en superficies deslizantes como en días de lluvia.


Por otro lado también disfruta de un cambio semiautomático (Quick Shifter, QS indicado en el cuadro digital) con el que subir marchas sin embragar. Por cierto, su comportamiento es impecable, posiblemente de los mejores del mercado sin prácticamente saltos ni holguras. Es una pena que el Shifter no sea bidireccional, aunque si cuenta con un excelente embrague anti rebote.


Por supuesto, todo esto exige acelerador electrónico y mantiene las toberas su longitud variable que ya alucinaron al mundo en el 2006.


En cuanto al resto, se ha trabajado en la ergonomía y ligereza con detalles como un depósito de aluminio 1,2 kilos más ligero (su capacidad en la misma, 17 l) o un subchasis trasero también más ligero en magnesio 20 mm más estrecho en la zona del asiento. De esa forma, se consigue mejor ergonomía y control de la moto. Bueno, y desde luego no podemos olvidar la nueva estética, claramente inspirada en las M1 MotoGP y en su hermana mayor R1. Llama la atención la gran boca frontal para mejorar la admisión y el precioso y minimalista colin… En el que no te cabe nada menos la documentación doblada y un chicle, ¡si es flexible!



Prueba Yamaha YZF-R6 2017: Rodando

Llevaba una temporadita probando motos bastante lógicas, mucha naked con manillar alto y buenas sport turismo, por lo que se me había olvidado un poco lo exigente que es la posición de una genuina deportiva. Semi manillares bajos, estriberas altas y chasis rígidos… Menos mal que la ligereza y la estrechez del conjunto de la Yamaha R6 2017 hace que te acostumbres a ella más rápido de lo que piensas.


En cuanto al motor, desde luego se nota claramente su falta de “punch” en bajos y medios. Rodando en carretera te ves rápidamente rondando las 8. 000-10.000 revoluciones para lograr salir con alegría de las curvas más lentas, pero lo más curioso es que a partir de poco más de 4. 000 la espectacular boca delantera ayuda a que la admisión empieza a sonar como si fueras en el verdadero Halcón Milenario y tú fueras el auténtico Han Solo cruzando el hiperespacio… Cuando en realidad no vas tan rápido. Esto dispara tu adrenalina y te hace disfrutar de lo lindo, pero realmente en carretera el “efecto Euro 4” se deja notar. No obstante, su ligereza y estabilidad sin tacha , junto con la seguridad de toda la armada electrónica que equipa (control de tracción para cada necesidad y ABS no muy intrusivo), te permite rodar con una tranquilidad demoledora, contando con que es difícil poner la tracción en apuros con el efecto “tranquilizador” de la gigantesca marmita que lleva bajo el motor (Dobles sonda lambda y catalizador de mayor tamaño, filtros variados, etc.) coquetamente camuflado con el carenado.


Evidentemente, la diferencia de caballos es importante, pero lo que más notas cuando te montas en ella es la necesidad de girar siempre muy alto de revoluciones para tener un empuje real, y lógicamente más cuando vas con pasajero. Así, nuestros consumos se acercaron a los 7 l, y aunque realmente no sea un motor gastón de por sí, pero si se acerca hasta estas cifras a base de tener que exigirle al tacómetro. No obstante, con un mínimo trabajo en electrónica se pueden recuperar los caballos perdidos sin ningún problema, y no solamente porque los disfrutarás sino porque la apuesta de Yamaha de ser la gran superviviente del segmento súper sport se lo merece.


Cuenta con discos de 320 mm delante, y su tacto es bueno, pero si notas cierto efecto pulmón se abusa de ellos con mucha temperatura. Posiblemente se deba a los latiguillos de goma, que con la llegada de deportivas europeas con latiguillos metálicos se note más que antes.


Espectacular, ligera, tecnológica y legendaria. Así es la Yamaha R6 2017, que desde luego no es barata (15.841 €), pero tanto por estética como por dinámica y tecnología se merece cada euro que pagues por ella. Y cada metro que recorras lo disfrutarás.



DESTACABLE

·Estética

·Tecnología

·Chasis, parte ciclo y comportamiento deportivo


MEJORABLE

·Potencia Euro4

·Uso rutero o urbano

·Precio elevado



VALORACIONES

Respuesta motor

6

Cambio

8,5

Comportamiento en carretera

7,0

Paso curva

9,5

Confort

6,5

Frenos

7,0

Posición conducción

8,5

Equipamiento

8,0

Prestaciones

7,5

Consumos

8,0

Nota media

7,6



Ficha Técnica Yamaha YZF R6 2017

Motor: Cuatro en línea refrigerado por agua

Potencia: 118,4 CV a 14.500 rpm (tres curvas de potencia)

Alimentación: Inyección electrónica

Chasis: Doble viga de aluminio

Precio: 15.841 €






Compartir en Facebook Compartir en Delicius