Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba a Fondo Triumph Street Scrambler 900 2017: ¿Es la gran evasión?

David Navarrete David Navarrete

20/09/2017
Street Scrambler 900/Triumph Street Scrambler c (1)
La Triumph Street Scrambler 900 me recordó al instante a la moto con la que Steve McQueen huía de los nazis al final de “La Gran Evasión”. ¿A que a ti también?




Bueno, sólo puede haber una razón por la que no pienses lo mismo. Lógicamente, que no hayas visto la película… Aunque esto lo dudo bastante porque es la típica película que todo el mundo parece haber visto alguna vez en su vida. Bueno, de todas maneras esta sensación que yo tuve (y por lo que he podido comprobar, no soy el único) demuestra el excelente trabajo que está realizando Triumph en su gama Classic. Vale que ahora las motos retro, vintage o como quieras llamarlas, están de moda, pero hace años no lo estaban y Triumph era prácticamente la única marca que las diseñaba y fabricaba. Estupendamente, por cierto, porque las Thunderbird, las Thruxton antiguas o las Boneville siempre han sido preciosas y siempre han ido bien. Como verás, dos detalles fundamentales para que una moto tenga éxito y le guste a su dueño.


Prueba Triumph Street Scrambler 900: Interioridades



Gran parte de la gama Triumph es totalmente nueva para este 2017. Aparte de la renovación que toda marca necesita, también disfrutan de todas las modificaciones necesarias para pasar con éxito la norma Euro4.


Así, la Scrambler tiene la misma parte ciclo y motor que sus compañeras de cilindrada, como las T100 o la espectacular Street Cup. Es decir, su motor tiene la clásica configuración británica con un bicilíndrico “twin”, en este caso calado a 270° (de ahí su poderoso retumbar), con unas cotas internas de 84,6 - 80 mm, lo que da una cilindrada real de 900 cm³.


Tiene cuatro válvulas por cilindro y refrigeración líquida, aparte de por supuesto ABS y control de tracción regulable en dos posiciones on-off… Puesto que para cumplir con ese espíritu Scrambler tienen que poder rodar por terrenos naturales, y para ello debes poder anular estos controles. El motor proporciona 55 CV a 6.000 rpm y unos excelentes 80 Nm de par máximo.


Por este espíritu “campero” (y porque queda muy bonita, todo sea dicho) incorpora llantas de radios, fuelles de horquilla y neumáticos trail; Metzeler Endurance en este caso. La llantas son de 17 pulgadas la trasera y 19 la delantera, con neumáticos de 150 y 100 de ancho respectivamente.



Pero por supuesto, el elemento que más llama la atención y más gusta a la gente es el doble escape lateral elevado que le da ese inconfundible toque personal. Por cierto, a lo largo del recorrido de los conectores y colas elevados, incorpora nada menos que tres placas de protección térmica para evitar quemar, como bien dijo un amigo mío, “los pelos de las piernas del piloto”. Bueno, claro que también puede ser una chica, pero lo cierto es que a pesar de todo se calienta mucho.


Más detalles estéticos. Como ves en las fotos, esta unidad incorporaba el clásico asiento con forro tipo piel para el piloto, y en lugar de espacio para el pasajero, incorpora una parrilla. No obstante, el usuario puede elegir entre esto que ves o un clásico asiento biplaza.


En cuanto a la electrónica, todo el menú se maneja gracias a un botón situado en la piña izquierda que, según vamos presionando, vamos pasando las pantallas. Así seleccionamos el TTC (control de tracción), el ABS, kilometrajes, consumos totales, instantáneos y autonomía. Aparte, por supuesto, el siempre útil detalle del indicador de marcha engranada.


¿Más preciosos detalles estéticos? Pues los inyectores se camuflan dentro de los cuerpos de unos carburadores para simular un espíritu retro total.


El chasis es un doble cuna con horquilla convencional de 41 mm y, por supuesto, doble amortiguador trasero regulable en precarga, ambas con un recorrido de 120 mm, mayor que sus hermanas puramente de carretera.


Prueba Triumph Street Scrambler 900: Por campo y asfalto



Como sabrás, el concepto Scrambler es básicamente el mismo que la actual trail, pero traspasado a los años 70. O sea, una moto que valga igual para rodar por asfalto que por campo o por donde sea. Así, empezamos con ella rodando en ciudad.


No es una moto realmente ligera puesto que declara 206 kg totalmente en vacío, pero sí con una excelente tracción y maniobrabilidad gracias a su ergonomía y su manillar ancho. Cierto que sus neumáticos trail no ofrecen aquí la seguridad que unos puramente de asfalto, pero cumplen realmente bien. En nuestra unidad no pudimos probar cómo iba con pasajero, pero a cambio pudimos colocar una bolsa y fijarla con pulpos, ¡como en los viejos tiempos!


En carretera, te das cuenta de cómo pocos caballos bien servidos dan para mucho. Los 55 CV son poderosos pero al mismo tiempo suaves, por lo que dosificando el embrague puedes hacer largas zonas sin apenas cambiar de marcha. ¡Increíble las sensaciones que transmite pero lo poco que realmente vibra! Desde luego, el trabajo tanto electrónico como mecánico de los chicos de Triumph se nota, porque además el intrusismo tanto del control de tracción como del ABS es casi perfecto para el espíritu de esta moto, y eso que la probamos algún día que había llovido. Cierto que, cuando empiezas a rodar a cierta velocidad, los neumáticos trail hacen que notes una clara flotación, pero la filosofía de esta Scrambler por un lado y la aerodinámica de tu posición de conducción por otro no te hacen disfrutar rodando demasiado rápido. De hecho, sobre 120-130 km/h está la frontera en la que estás cómodo.



En cuanto al campo, siempre que pruebas una Scrambler de nueva generación has de tener en cuenta que estás ante un precioso ejercicio de estilo retro… Y que la moto no debe tocar el suelo porque los departamento de prensa de las marcas no lo llevan nada bien...


No obstante, con esta moto puedes disfrutar (y mucho) en zona despejadas y caminos fáciles, pero desde luego no es una enduro y además se te ponen los pelos de punta pensar que las piedras, la arena o ramas que saltan mientras va rodando, afecten a la pintura o la preciosa terminación del motor. No obstante, de nuevo la excelente tracción de este nuevo 900 te hace tener un control de la moto disfrutable al 100 × 100, y realmente absorbe muy bien baches e incluso la caída de algún salto.


Prueba Triumph Street Scrambler 900: Conclusión



Se me habían olvidado más detalles estéticos como el tapón de gasolina que se puede quitar desenroscando al estilo clásico, pero también cuenta con cerradura (cosa que antes se echaba de menos) para que pueda dejarlo bloqueado y ningún “gracioso” se la lleve sin que te des cuenta. Más detalles para admirar el cuidado con que Triumph ha reforzado el espíritu clásico de esta Scrambler es el calado a 270° del motor, que hace que suene como si estuviese refrigerado por aire a pesar de ser de agua.


La combinación de sencillez con atractivo moderno pese al clasicismo con que Triumph diseña estas motos (no sé si debería decir que esto es un mérito porque ya las fabricaba hace más de 60 años, pero es cierto) es admirable. Esta Triumph Street Scrambler 900 es una verdadera gozada, pero desde luego no es una moto de enduro ni de campo, sino una excelente moto vintage para disfrutar paseando por el bulevar y rememorando con los amigos aquellos que disfrutaban de las Ducati, las Triumph o también españolas como Montesa hace ya más de 60 años.


DESTACABLE


·Estética

·Electrónica evolucionada y asequible

·Detalles técnicos modernos perfectamente integrados en el espíritu retro


MEJORABLE


·Estabilidad en carretera

·Frenada justa

·¡Cuidado con no quemarte tu pierna derecha!


VALORACIONES


Respuesta motor

8,0

Cambio

8,0

Comportamiento en carretera

6,0

Paso curva

6,0

Confort

7,5

Frenos

7,0

Posición conducción

7,5

Equipamiento

7,5

Prestaciones

6,5

Consumos

8,0

Nota media

7,2


Ficha Técnica TRIUMPH STREET SCRAMBLER 900


Motor: Bicilíndrico en línea calado a 270°, 8 válvulas, SOHC, refrigeración líquida.


Potencia: 55 CV a 6.000 rpm.


Alimentación: Inyección electrónica


Chasis: Cuna tubular de acero


Precio: 10.700 euros.



Compartir en Facebook Compartir en Delicius