Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba a Fondo Suzuki GSX 250 R: El gato y el tigre

David Navarrete David Navarrete

05/09/2017
Suzuki GSX 250 RZA/Prueba Suzuki GSX250R 2017 Portalmotos (15)
La Suzuki GSX250 R me recuerda a la leyenda que dice: “Los dioses hicieron a los gatos para que el hombre sintiera lo que es acariciar un tigre”. Esto es más o menos lo que ha hecho Suzuki.


Efectivamente, todos los que somos amantes de las motos deportivas, y más concretamente de la máxima representación histórica de éstas que esla Suzuki GSXR, hubo un momento en el que pasamos por el duro trámite de pasar de motos “normales” a la pasión y las exigencias de pilotaje de las GSXR. Estoy seguro de que yo no fui el único, y los millones de apasionados a lo largo del mundo tampoco. Por eso, Suzuki ha tenido la buena idea de desarrollar lo que podríamos denominar una “mini GSXR” para que cualquiera que comienza en este mundo de las motos tenga una excelente puerta de entrada para vivir el sueño azul de Suzuki.


Ya la vimos en el pasado Salón de Milán, y la verdad es que estábamos esperándola con expectación. Una GSXR para principiantes es una excelente idea, y ya la hemos podido probar. Aquí la tienes.



Prueba Suzuki GSX 250R 2017: Cómo es

La gran pregunta de todos los que ven esta moto es si realmente es una “GSXR concentrada”. Bueno, como las otras 250 de la nueva gama de Suzuki, buscan ser básicamente una réplica más asequible y fácil de llevar que sus hermanas mayores. Otro buen ejemplo sería la Strom 250, llevando el puro espíritu trail al que tiene su primera moto grande.


No obstante, la base de todas ellas es la Inazuma 250 a cuya presentación pudimos asistir allá por el 2012. Esta moto copiaba las formas de la impresionante naked B-King 1300 (otro buen ejemplo de “miniaturización” de un icono) para llevárselas a los nuevos aficionados.


Aquí ya vimos un bicilíndrico paralelo con culata multiválvulas, refrigeración líquida y, por supuesto, inyección electrónica que proporcionaba unos progresivos y perfectamente dosificables 24 CV. Esa Inazuma no ha tenido el éxito de ventas que se esperaba, pero sin duda la base era un excelente punto de partida para desarrollar toda una gama, aunque muchos piensen que están más de moda las 300 o 350 que las más clásicas y hasta hace poco habituales 250.



El cuadro es totalmente digital, con un tacómetro por escala, datos de kilometraje total y parcial e indicador de kilómetros de autonomía desde la activación de la reserva. Además, incorpora detalles muy buenos (sobre todo para los nuevos motoristas) en los que las Suzuki fueron casi pioneras, como el siempre muy útil indicador de marcha insertada.


Por otro lado, el chasis es un simple doble cuna, la horquilla convencional sin regulación y un monoamortiguador trasero progresivo con regulación en precarga. Además, ambas ruedas son 17 pulgadas con 110 de ancho delante y 140 detrás, donde tiene un sólo disco de freno.


Por otro lado, su clara intención de llegar a cualquier tipo de público cualquiera que sea su sexo, altura o experiencia lo deja bien claras sus medidas. Por ejemplo, el asiento es estrecho porque el subchasis se ha compactado para que el arco de las piernas no sea grande, además de que el asiento se sitúa a sólo 790 mm. Realmente, pueden manejarlas en ningún problema incluso motoristas muy muy bajitos. Y bajitas, naturalmente.



Prueba Suzuki GSX 250R 2017: Rodando

Pulsas el botón y el bicilíndrico comienza a palpitar de forma inmediata, suave y rítmica. El “ecologismo” del que siempre ha hecho gala este motor ahora es mayor gracias a que ha tenido que adaptarse la norma Euro 4 aunque, eso sí, sin declarar pérdida de ni un solo caballo.


Efectivamente, aprietas el embrague y la primera entra como si el cambio de marchas fuera de mantequilla. A partir de ahí, hace gala de la clásica progresividad de los bicilíndricos, lo cual las ideal para ciudad. Desde luego, no tiene mucha fuerza abajo, y en carretera notas que empieza a empujar a partir de las 4. 000 revoluciones y que estira sin problemas hasta que corta, allá por las 10.500 donde tienes que llevarlo muchas veces para notar empuje de verdad en una conducción si no deportiva, sí al menos sport. No obstante, su velocidad máxima sobrepasa los 140 km/h en pocas ocasiones. Normalmente es en la frontera “natural” de este motor.


Desde luego, donde sí se nota el buen trabajo electrónico en este motor es en los consumos, donde apenas llegué a los 4 l (3,9 para ser exactos), incluso en conducción estrictamente deportiva en zonas de curvas donde exprimimos el motor en cada marcha. Así que, en ciudad o conducción turística es fácil mantenerse en 1 l. menos.


Los neumáticos pueden parecer algo estrechos, pero realmente notas que en Suzuki han huido de los “gigantismos” habituales en estos segmentos que se tiende a poner gomas más anchas de lo necesario para aparentar más cilindrada y estética “racing”. En este caso, sí que la notas algo sobreviradora al principio (también el chasis de espina central afecta esta sensación), pero después te acostumbras y lo que sientes es agilidad y facilidad de entrar en la curva muy ajustada a sus prestaciones y medidas generales. Conclusión: logras entrar en curvas sin cortar y a veces incluso sin bajar una sola marcha.


Además, esas son las zonas donde más se disfruta de ella porque los frenos cumplen, pero no tienen un gran mordiente y en un día de mucho calor en que les exigimos bastante notamos cierta fatiga en la maneta.



Prueba Suzuki GSX 250R 2017: Conclusión

Otro de los buenos ejemplos de la polivalencia que Suzuki ha querido dar a este modelo es la buena protección del carenado a pesar de tener una cúpula bastante baja (estética racing, recuerda) pero muy bien diseñada. Por otro lado, tiene buenos detalles para poder anclar equipaje en el asiento trasero, como ganchos en las estriberas traseras y cinchas escamoteables bajo el asiento del acompañante. Por lo tanto, no es en absoluto una mala moto para enfilar un buen viaje (eso sí, a ritmo tranquilo) con bajos consumos y una posición cómoda. Además, tiene los semi manillares elevados respecto a la tija, por lo que no te cansa ni los brazos ni la espalda.


Con el diseño precioso de este modelo “especial” denominado ZA, igualito que el de su hermana mayor la nueva y casi revolucionaria GSXR 1000 y las MotoGP oficiales, protagonizará los sueños de muchos motoristas con el carné recién sacado y que quieren rodar sobre una gran deportiva y que, muy importante, puedan manejar y disfrutar.


Otra cosa es su precio, que es de 5.450 € ¿Te parece caro? Mírala de cerca, admira su diseño y después opinamos.





DESTACABLE

·Diseño espectacular

·Polivalencia uso urbano-sport-turístico

·Consumo


MEJORABLE

·Prestaciones

·Frenos

· Precio algo elevado


VALORACIONES

Respuesta motor

7,0

Cambio

8,0

Comportamiento en carretera

7,5

Paso curva

8,0

Confort

8,5

Frenos

6,5

Posición conducción

8,5

Equipamiento

6,5

Prestaciones

6,5

Consumos

9,0

Nota media

7,6



Ficha Técnica Suzuki GSX 250R

Motor: Bicilíndrico paralelo refrigeración líquida DOHC

Potencia: 24 CV

Alimentación: Inyección electrónica

Chasis: Doble cuna con viga central superior

Precio: 5.450 €






Compartir en Facebook Compartir en Delicius