Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba a fondo Kawasaki Ninja 650 2017: las Ninja Mutantes

David Navarrete David Navarrete

09/05/2017
Kawasaki Ninja 650/Kawasaki Ninja 650 Portalmotos (1) (1024x768)
Las Kawasaki Ninja son todo un símbolo de la deportividad del mundo de la moto, y muchos soñaban con ellas, pero no podían. Por eso se ha creado la Kawasaki Ninja 650.




En el año 2007 Kawasaki presentó una nueva generación de motos con un motor sencillo pero eficaz, duradero, indestructible y polivalente. Seguía la tradición y la configuración de uno de los mejores motores que jamás ha diseñado Kawasaki, el bicilíndrico paralelo que apareció en la GPZ 500 allá por los ’80, y hasta hace poco fue usado con éxito total en motos tan dispares como las trail KLE y las custom Vulcan. Lógicamente, los tiempos se imponían, la cilindrada subía y, por supuesto, se adaptó a los tiempos modernos con elementos como la inyección electrónica. Buena muestra de su eficacia es que se ha ido reciclando, evolucionando y aplicando -como el antiguo 500- a diferentes modelos, siendo cada vez mejor.


Tan “mejor” que en este 2017 ha llegado el momento de aplicarlo a motos casi deportivas, ni más ni menos que una nueva familia Ninja pensada para ser disfrutada por todos los públicos. Aquí la probamos.



Kawasaki Ninja 650 2017. Espectacular

Desde luego, las Kawasaki Ninja, como buenas superdeportivas, nunca han pecado de discreción sino más bien todo lo contrario. Sus líneas afiladas y sus colores verdes, blanco y negro son representativas del ala más radical del mundo de la moto deportiva. Así, cogiendo la base de las populares ER6, se ha desarrollado un nuevo chasis y parte ciclo, y se ha vestido con un afilado y agresivo carenado que, visto a media distancia, jurarías que estás viendo una auténtica genuina Supersport, agresiva, exigente y sólo utilizable para aquellos pilotos con experiencia… pero no. Kawasaki quiere con este modelo precisamente vender esa experiencia y esa imagen radical con un modelo que cumpla las expectativas, pero que también sea manejable, asequible y fácil de llevar.


Para ello, el motor bicilíndricos paralelo (o familiarmente denominado Twin) no se ha cambiado interiormente puesto que mantiene sus cotas de 83 mm x 60 mm, pero en cambio se ha trabajado en él para que pase sin problemas todas las normativas anti polución. Vamos, estamos hablando como te imaginas de la famosa Euro 4, para lo cual hay un gran trabajo de electrónica y de escapes. Al final, declara 4 CV menos que antes, por lo que pasa de 72 CV a 8.500 revoluciones frente a 68 CV a 8.000. Es decir, tiene menos potencia pero más par, y esto se nota en cuanto sueltas embrague, pero de eso hablaremos más tarde. Sorprende ver las curvas que hacen los colectores a la salida de los cilindros para alargar su recorrido o la gran marmita central que se necesita para hacer un escape final tan corto y recogido. Además, tuvimos la suerte de que nuestra unidad de pruebas estaba equipada con un precioso Akrapovic del catálogo oficial de la marca ¡Estupendo!


Por otro lado, el chasis es ahora un tubular de acero redondo, configuración que parece estar cogiendo cada vez más fuerza en la marca verde, aplicándose a modelos de prestaciones estratosféricas como la H2 o naked deportivas más ligeras como la Z 900. No obstante, aquí también vemos un basculante de aluminio en lugar de acero, mucho más ligero que antes y el amortiguador trasero central progresivo con bieletas y no lateral como en las anteriores ER. Esos detalles, entre otros muchos, logran contener el peso final hasta unos espectaculares 193 kilos frente a los 214 declarados de una ER F, que sería su rival “familiar” directa con la que más podríamos compararla, aunque su orientación sea claramente diferente.


Esto supone una clara mejora de la estabilidad y la parte ciclo en general, aunque sin embargo penaliza mucho la accesibilidad a su regulación.



Kawasaki Ninja 650 2017. ¡En marcha!

La ergonomía es realmente acertada. A pesar de haber cambiado casi toda la moto (chasis, amortiguación, etc.) resulta realmente cómoda, y se nota que ha sido diseñada para ser accesible a cualquier usuario… especialmente a aquellos que, como decimos al principio, muchas veces han soñado con poder pilotar una Ninja, y ahora tienen su oportunidad. Por ejemplo, el asiento se sitúa sólo a 790 mm del suelo, lo que resulta perfecto para los noveles y no muy altos, aunque quita algo de manejabilidad a los más experimentados y en conducción deportiva.


El carenado tan agresivo se integra perfectamente en el nuevo chasis, y tanto las terminaciones como los ajustes son buenos. Desde luego, mucho mejores que el de aquellas primeras ER6 F en que las juntas del carenado vibraban. Por otro lado, los semi manillares están elevados respecto a la tija, por lo que la ergonomía es prácticamente de modelo sport turismo. La cúpula no protege una barbaridad, pero si más que la mayoría de las deportivas, y desde luego permite viajar sin terminar con las muñecas destrozadas tras los primeros kilómetros.


Metes la llave, la giras y puedes presionar el botón de arranque. El “nuevo” motor 2017 Euro4 emite un sonido bastante ronco que, desde luego, te hace pensar que estás sobre una moto más grande, pero lo bueno viene al soltar el embrague. Recuerdo como las primeras ER6 sufrían de una molesta falta de empuje en bajos y medios a favor de unos consumos que realmente eran reducidos, pero prácticamente dejaba la zona de empuje buena en apenas 2.000 revoluciones. En cambio, ahora y a pesar de declarar 4 caballos menos, las suaves pulsaciones del bicilíndrico se vuelven rotundas y poderosas a poco que giras el acelerador. La nueva 650 es así mucho más controlable en conducción urbana o en curvas donde sales bajo de revoluciones. Los frenos tienen una mordiente y un tacto correctos, que además no parecían desfallecer tras un uso intensivo. Muy adecuado para el perfil de uso de esta moto.



Por otro lado, la amortiguación también me sorprendió muy gratamente por su puesta a punto. Es cómoda, por supuesto porque su usuario potencial busca estética pero también polivalencia, y sin embargo también cumple a la hora de mantener la estabilidad en zonas rápidas. Es firme y efectiva, aunque intenté acceder a la regulación de muelle del amortiguador trasero y me fue imposible. El nuevo carenado tapa el acceso y encontrar un modo fácil de acceder es complicado. Sin duda, un punto a mejorar en siguientes modelos.


Por supuesto, con su potencia de casi 70 CV y su mejor aerodinámica, esta Ninja 650 puede alcanzar más de 200 km/h sin problemas (aunque por supuesto nunca lo intentamos…), por lo que no podemos decir que le falte realmente potencia. Además, sigue manteniendo unos consumos bajísimos que, en un uso variado desde autopistas, la conducción deportiva se mantuvo justo por debajo de 6 l. Durante la prueba. Sin duda, el continuo desarrollo de Kawasaki en este motor es brillante.


Al igual que la Kawasaki Z 900 que probamos hace poco, la electrónica básicamente brilla por su ausencia excepto por el muy acertado ABS Bosch 9.1M. En Kawasaki se han centrado en lograr una moto buena, muy bonita y barata para todos los públicos, y a juzgar por nuestra prueba lo han logrado. Cuesta 7. 660 € (posibles ofertas aparte), un excelente precio para una moto que no es deportiva, pero que lo parece y que, si quieres, además se comporta como tal.


Sin duda, una verdadera mutante





DESTACABLE

·Diseño

·Respuesta del motor en bajos y medios

·Relación calidad-precio


MEJORABLE

·Consumo

·Accesibilidad amortiguación

·Ayudas electrónicas



VALORACIONES

Respuesta motor

8,0

Cambio

8,5

Comportamiento en carretera

8,0

Paso curva

8,0

Confort

8,0

Frenos

8,0

Posición conducción

8,5

Equipamiento

7

Prestaciones

7

Consumos

9,0

Nota media

7,95



Ficha Técnica

Motor: Bicilíndrico paralelo 649 cm³

Potencia: 68 CV

Alimentación: Inyección electrónica

Chasis: Multitubular de acero

Precio: 7.660 €




Compartir en Facebook Compartir en Delicius