Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba a fondo BMW R NINET GS URBAN: Cuando el Dakar era África

David Navarrete David Navarrete

31/08/2017
BMW R NINET GS URBAN/Prueba BMW NineT GS Urban Portalmotos (11)
La BMW R NINET GS Urban explota el inacabable filón NineT recordándonos aquellas primeras motos grandes y duras, que marcaron como debían ser las mega trail.


Sí, eran los ’80 y “la movida madrileña” comenzaba a apretar de lo lindo, y BMW presentó la primera mega trail, tal y como la conocemos hoy día. O sea, cogió su gran moto de carretera con el gran bóxer (bueno, grande para la época. Hoy sería de media cilindrada) de 800 cm³ y gigantescos carburadores sobre los cilindros, le colocó llantas de radios y alargó la amortiguación. Con una decoración que entonces resultó impactante o epatante, depende de quién opinaba, pasó rápidamente de ser considerada una especie de extraña mutación de la fábrica alemana a convertirse en la primera gran trail de la historia, la mejor BMW de carretera hasta el momento y, desde luego, un éxito histórico e inacabable para los chicos de Baviera.



La verdad es que hasta el momento, el ejercicio “vintage” de las NineT llegaba más o menos hasta los ‘70, pero en BMW han decidido saltar de década y recordarnos cuál fue el inicio de su legendaria familia GS, cuyas famosas iniciales, por si no lo sabías, corresponden a Gelinde & Strasse. Es decir, Campo y Carretera. Vamos, lo que desde entonces se conoce como gran trail.



Prueba BMW R NINET GS URBAN: Analicemos el nombre

Desde luego, BMW ha desarrollado un nombre lleno de pistas y datos históricos, como si los aficionados (y también periodistas, en este caso) fuéramos una especie de Indiana Jones descifrando datos y enigmas. Comencemos:

BMW es BMW. Hasta aquí todo bien

R es la inicial por la que se denominan todo los modelos con motor bóxer.

NineT indica que pertenece a la familia de motos “neo retro” de gran éxito que todos conocemos, y que cada vez tiene más miembros.

GS nos dice que replica las formas de su gran trail original, que era la R 80 GS.

Urban, por fin, nos dice que también está pensada para un uso urbano y de paseos por bulevar, donde los motoristas veteranos se deshacen en elogios y el público “hipster” (gran cliente de este tipo de motos) abunda.

Entonces, resumiendo llegamos a la conclusión que es una NineT, que por supuesto tiene el motor bóxer característico de la familia (de eso hablamos ahora), que tiene relación también con la familia GS y que también tiene un enfoque urbano.



Prueba BMW R NINET GS URBAN: Cómo es

Este modelo tiene la misma base de las NineT que ya hemos probado en varias ocasiones, y a cuya presentación de la gama 2017 asistimos allá por marzo… Pero en la que todavía no estaba esta GS. Por lo tanto, tiene el chasis tubular modular que, en este caso, es el de tres partes: central, subchasis y sub-subchasis para el pasajero. De esta forma, BMW se asegura que las NineT sean fácilmente preparables y personalizables por cualquier customizador, algo fundamental por su filosofía “retrovintage”.

En cuanto al motor, tenemos al archiconocido bóxer de cilindros opuestos de la generación anterior al actual de agua, refrigerada por aire y aceite y que proporciona 110 CV. Por supuesto, todo está retocado para la actual normativa Euro 4. Además, tiene control de tracción ASC (opcional) y ABS regulable para poder adentrarnos en algún camino “off road” sin problemas de empuje ni frenos. Para este uso, equipa llantas de 19 pulgadas delante y 17 detrás, con neumáticos de 120 y 170 de ancho respectivamente.

Delante cuenta con una horquilla convencional, mientras que detrás un mono amortiguador lateral unido al clásico cardán sin Duolever ni tonterías, ¡que estamos en los ‘80!

¿Y la estética? Ahí está la mayor característica de esta NineT GS. Sus formas recuerdan claramente a aquella R80 que tan revolucionaria e impactante fue. Por ejemplo, su óptica delantera redonda con la pequeña mascarilla y toda la decoración blanca, roja y azul, te hacen viajar en el tiempo.



Prueba BMW R NINET GS URBAN: ¡La Movida!

La verdad es que verla me hizo recordar aquellos tiempos de hace ya muchos años, cuando un par de amigos con mucho dinero aparecieron con un par de BMW muy parecidas a ésta diciendo que aquello era el futuro. A mí me parecieron las motos más raras (y feas, he de reconocerlo) del mundo, pero estaba claro que ellos tenían razón.

Mientras divagaba con los recuerdos, me monté en esta “vieja-nueva” GS, y la encontré bastante más alta de lo que pensaba. Bueno, claro, teniendo en cuenta que tiene llantas de 19 pulgadas es normal. Presionas el motor de arranque y el bamboleo habitual de los bóxer clásicos (valga la redundancia) refuerza aún más el espíritu ochentero, para rápidamente ponerse en marcha con su ronco sonido, que ha sido estudiado para ser diferente al de otras NineT.

Puedes elegir ruedas trail o totalmente asfálticas, pero ten en cuenta que realmente esta NineT no es una GS “real”, sino realmente todo un ejercicio de nostalgia perfectamente realizado, por lo que recomendaría las de carretera. Además, sólo de pensar que en un camino rural encuentres una buena piedra, un gran agujero o un gran charco de barro y la moto se caiga al suelo, ¡me hecho a temblar! Desde luego, el comportamiento del bóxer es tan impecable como el de todas las últimas realizaciones que hemos podido probar. Tiene el carácter, el sonido y el tacto precisos para excitar nuestras nostalgia, pero también para rendir en los tiempos que corren. Es decir, que acelera, recupera, vibra y sus mandos tienen el nivel de “rudeza nostálgica” preciso para que disfrutemos del espíritu retro, pero en un punto que podemos usarla incluso en largos viajes, sin ningún problema… Algo que otras motos vintage o retro o como quieran llamarla no pueden decir ni mucho menos. No obstante, aquí la posición no me resulta especialmente cómoda quizá por la posición del manillar, aunque desde luego resulta divertida y manejable como “gran trail fun” de diseño que es. En ciudad- recuerda, Urban- también cumple perfectamente porque es manejable, tiene un ángulo de giro aceptable, ¡y además por su estética serás la envidia de muchos! Eso sí, la anchura del bóxer no es lo mejor para pasar entre coches.

La pequeña máscara de la óptica delantera no desvía mucho el aire, pero si ayuda a que los mosquitos no se te metan en la zona de cables y pequeños huecos que hay detrás, por lo que lavarla resulta mucho más fácil... Por otro lado, no es una moto que incite a acelerar y correr mucho, pero a nosotros se nos mantuvo exactamente en 5, 1 l a los 100, por lo que se mantiene en el rango de sus compañeras NineT.

Reconozco que esta BMW R NINET GS URBAN no es la NineT que más me gusta de toda la familia, pero eso es porque no tuve la oportunidad (bueno, ni el dinero) de tenerla en los ‘80. Si fuera así, seguramente haría lo que fuera por tener una en mi garaje, como todos esos moteros nostálgicos que me paraban cada dos por tres para deshacerse en elogios y en la envidia que me tenían por poder disfrutar de la motos que ellos tuvieron, y que ya tantas cosas no les permiten disfrutar.

¿Q quizá sí? Bueno, como les dije a un par de ellos, sólo tienes que ir a un concesionario BMW y montarte en una. Ya verás como aquellos tiempos vuelven.



DESTACABLE

·Diseño

·Comportamiento del bóxer de aire, cada vez mejor

·Equipamiento electrónico en su justo punto.


MEJORABLE

·Algunas vibraciones

·Menos accesible a usuarios bajos o noveles

·No es realmente una trail


VALORACIONES

Respuesta motor

8,5

Cambio

7,5

Comportamiento en carretera

7,0

Paso curva

7,0

Confort

7,0

Frenos

8,0

Posición conducción

7,0

Equipamiento

7,5

Prestaciones

7,5

Consumos

8,5

Nota media

7,5


Ficha Técnica

Motor: Bicilíndrico bóxer. Refrigeración por aire-aceite.

Potencia: 110 CV

Alimentación: Inyección electrónica Bosch

Chasis: Modular doble cuna de 4 piezas.

Precio: 14.100 euros.

Compartir en Facebook Compartir en Delicius