Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba a fondo BMW G310 R: pequeña luchadora

David Navarrete David Navarrete

19/05/2017
BMW 310R/BMW G310 R Portalmotos (18) (1024x768)
La BMW G310 R es una de las novedades 2017 más interesantes. No solamente es la nueva naked deportiva alemana, sino que es la primera moto “pequeña” de su historia reciente.




Sí, la BMW G310 R se ha creado fundamentalmente para atraer a esa gran parcela de público que le gustan las motos grandes, pero que por una razón o por otra no podía acceder a ellas. Además, BMW tiene una gran imagen de marca sustentada también en los automóviles, por lo que aquellos que no han podido disfrutar de una moto “grande” bien sea por cuestiones familiares, económicas, o incluso físicas como la altura (las BMW no han sido famosas históricamente por ser demasiado bajas…) ahora podrán hacerlo.


¿Te interesa saber cómo es la BMW G310 R para ser una moto “para todos los públicos”? Pues en esta prueba os lo contamos.



Prueba BMW G310 R: motor pequeño

Si estás leyendo la prueba de una moto, puede que no seas fanático pero desde luego eres al menos un buen aficionado. Por lo tanto, sabrás perfectamente que la imagen de BMW es una de las mejores del mercado, consideradas como unas motos bien hechas, bien terminadas, con motores poderosos y terminaciones Premium. Vamos, lo que todo el mundo considera una buena moto. No obstante, históricamente su imagen ha estado íntimamente ligada a las grandes cilindradas y tamaños. O sea, que toda la vida han sido motos buenas… y también grandes. Todos pensamos en las motos de la Guardia Civil, la policía de varios países, o las altísimas trail desérticas que marcaron su estilo con carreras como el París Dakar.


Por eso, BMW es una marca respetada por todos pero accesible a relativamente pocos. Recuerdo como hace unos 15 años tuve que probar la R 1150 GS, y simplemente no llegaba al suelo con ninguno de los pies. Evidentemente, eso dejaba bien a las claras que BMW tenía que hacer motos más bajas si quería ganarse al público que no midiese más de 1,80, y rápidamente bajó los asientos y las alturas de sus motos. No obstante, todavía tiene modelos que no son accesibles para cualquiera, porque la más pequeña es de 700 cm³… bueno, hasta ahora.


Resumiendo: hay gente novata que admira BMW, quiere una pero no se atreve con ningún modelo. Por eso había que sacar una moto similar a las grandes, pero mucho más pequeña. Por eso, la G 310 R ha calcado el diseño de la excepcional naked deportiva S1000R, ha reducido sus medidas y ha desarrollado un motor de 310, concretamente de 313 cm³ reales con unas cotas de 80 x 62,1 mm. De hecho, la propia marca la publicita como la primera roadster de menos de 500 cm³ ¿Y cómo es este motor?



Pues se trata de un monocilíndrico con todos los aditamentos técnicos necesarios para ser un motor moderno y eficaz. Así, tiene inyección electrónica, refrigeración por agua, doble árbol de levas y cuatro válvulas por cilindro... ¡que está inclinado hacia atrás y girado 180°!


Si, como lo oyes. La mayoría de los cilindros son totalmente verticales o inclinados hacia delante para mejorar la admisión. Sin embargo, BMW ha inclinado este cilindro y ha girado el motor, por lo que el escape que normalmente sale por delante ahora está por detrás. De este modo, se evita que el calor del escape “recorra” todo el motor al avanzar con la moto, y además BMW también aduce razones de mejora en la parte ciclo, como evitar movimientos del combustible en el depósito o poder alargar el basculante y mejorar así la tracción.


En cuanto a cifras, proporciona 34 CV a 9. 500 revoluciones con la zona roja empezando en 10.000.



Prueba BMW G310 R: pequeña pero equipada

En cuanto al resto de G 310 R, el chasis es un tubular de acero con subchasis atornillado, horquilla invertida y pinza de anclaje radial en el único disco delantero. Se ha puesto especial cuidado en una ergonomía lo más sencilla posible para que llegue a cualquier tipo de público, que como os decía es su principal objetivo.


Así, el asiento se sitúa a 785 mm del suelo, es muy ligera con 158,5 kilos de peso y es tremendamente sencilla por dos motivos: uno es reducir el problema de ajustes cualquiera de sus usuarios noveles, y la segunda contener costes. Por eso, no tiene prácticamente ningún complemento electrónico, y detalles como la amortiguación trasera son absolutamente sencillos, incluso sin bieletas.


Por otro lado, como decíamos, las líneas son muy similares a la S1000 R, y la verdad es que queda realmente bonita especialmente con los colores BMW Racing que puedes ver en nuestra unidad de pruebas.



Prueba BMW G310 R: pequeño gran juguete

Te montas sobre ella y las piñas te parecen fantásticamente sencillas, comparadas con la mayoría de las actuales saturadas de botones para controlar la electrónica y mil funciones más. Aquí, simplemente giras la llave y presionas al botón rojo. El motor cobra vida con los pequeños pistonazos clásicos de un monocilíndrico, y accionas la suave maneta del embrague para meter primera.


Al salir desde parado, notas algo de falta de empuje hasta que alcanzas aproximadamente las 3. 500 revoluciones, pero a partir de ahí todo se vuelve divertido, con buen empuje y excelente respuesta. Cierto es que 34 CV son suficientes para una moto así, pero lo cierto es que con el peso de un adulto (y no digamos dos si llevas pasajero) te obliga a exprimir el motor como un limón para disfrutar de prestaciones y respuestas dignas. Pero eso no es ningún problema porque el motor de permite llegar hasta la zona roja y cambiar allí para no perder empuje. Incorpora un árbol de compensación para suavizar el monocilíndrico, y funciona, pero a partir de las 8.000 sí que notas ciertas vibraciones que, si las tiene que soportar durante una larga excursión o un viaje, sí llegan a ser molestas.


De todas maneras, nada más verla deduces que su “zona de disfrute natural” son las carreteras reviradas, y cuanto más mejor. ¡Pues tienes razón! En un puerto de curvas cerradas es la verdadera reina, y te permite entrar en casi cualquier curva por casi cualquier trazada. Las medidas de sus ruedas, con 110 y 120 mm de ancho en llantas de 17 pulgadas, permiten una excelente agilidad con estabilidad intachable para sus prestaciones en carretera. Una verdadera mata gigantes que, eso sí, pierde terreno en cuanto llegan las rectas. Yendo solo y con todo a favor, es difícil pasar de los 150 km/h… pero como sabes que la Guardia Civil te daría un buen rapapolvo, nunca lo haces.


El cuadro digital sí es bastante completo que, aparte de las funciones normales como tacómetro o velocímetro, también indica la marcha insertada, temperatura del motor, nivel de gasolina consumos y velocidad medias y, muy importante, autonomía. Por lo tanto, aparte de para carretera, es una gran opción como moto diaria.


En ciudad es corta, ligera y ágil, por lo que realmente es un modelo perfecto para usar también a diario. Desde luego, no tienen la capacidad de carga de ningún scooter ni nada parecido, pero es que es una auténtica Roadster que te permitirá usar vías rápidas sin ningún problema y disfrutar de las rutas que quieras los fines de semana. ¿O incluso alguna rodada o cursillo en circuito?, ¡Pues claro que sí! Además, resalta su consumo que, incluso exprimiendo el motor en ciertas zonas, apenas me sobrepasó los 4,5 l de media, y que en ciudad se quedaba bastante por debajo de 4.



Prueba BMW G310 R: conclusión

Me parece fantástico que BMW haya sacado un modelo así, una estupenda puerta de entrada al universo BMW Motorrad. Es tan fácil de manejar, que no sólo de conducir, que es una verdadera delicia. No tienes que ajustar curvas de potencia, ni control de tracción, ni casi la amortiguación porque es tan ligera y fácil de llevar que resulta tremendamente permisiva.


No obstante, notas algún detalle que se ha quedado en el tintero en la fábrica india de TVS Motor Company, que es donde se ha fabricado esta moto bajo la estrecha vigilancia de la casa madre según se encargan de remarcar los chicos de BMW para que no queden dudas.


Por ejemplo, no resulta fácil echar gasolina porque la boca del surtidor te da directamente con la viga central del chasis, o el tapón del depósito no encaja con un “clic” como en otras BMW. A cambio, ofrece el inacabable catálogo de complementos habitual de la marca. Por ejemplo, para asegurarse que cualquier usuario puede disfrutar de la G 310 R, tienes asientos más altos y bajos que el de serie, con 760 u 815 milímetros, para que el nuevo BeMeuWero pueda tener la altura que quiera.


Sin duda, la BMW G 310 R abre una nueva etapa en cuanto a los usuarios de la marca. Esperemos que la próxima GS trail sea tan agradable como esta G naked sport.



DESTACABLE

·Facilidad de pilotaje

·Diseño atractivo, similar al de la S1000 R

·Consumo


MEJORABLE

·Potencia máxima

·Algún detalle de terminación

·Protección aerodinámica



VALORACIONES

Respuesta motor

7

Cambio

7

Comportamiento en carretera

8

Paso curva

8,5

Confort

8

Frenos

7

Posición conducción

8,5

Equipamiento

7

Prestaciones

7

Consumos

8,5

Nota media

7,6



Ficha técnica BMW G 310 R

Motor: Monocilíndrico. Cuatro válvulas. Refrigerado por agua.

Potencia: 34 CV a 9. 500 rpm.

Alimentación: Inyección electrónica 42 mm.

Chasis: Tubular de acero redondo.

Precio: 5.090 €




Compartir en Facebook Compartir en Delicius