Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba a fondo BMW C650 GT: El megascooter viajero

David Navarrete David Navarrete

17/04/2017
BMW C650 GT/BMW C 650 GT Portalmotos (14)
La BMW C650 GT es la máxima representación del concepto de gran scooter pensado también para viajar. Potente, grande y cómodo, su apellido GT lo deja bien claro.


En el 2012 pudimos ver por primera vez el concepto de scooter y movilidad urbana según BMW. Su experiencia anterior, la incomprendida C1, había supuesto una revolución en la industria de la automoción, pero desde luego el mercado no respondió como ellos mismos esperaban y se canceló su fabricación. Con el tiempo, el pequeño gran scooter “con techo” se ha convertido en todo un símbolo, pero es otra historia. Lo cierto es que la penetración de los grandes scooters que crecían de cilindrada sin parar, difuminaba cada vez más la frontera entre lo que nació como un vehículo puramente urbano, pequeño y ágil, y las grandes ruteras que necesitan potencia, comodidad, capacidad de carga y tecnología. Y aquí fue donde BMW se apuntó al carro mejor que nadie con las C600 sport y la 650 GT.





Su diseño, que a gustó todo el mundo, y la dualidad deportiva y turística que ofrecían los dos modelos, las llevó al éxito. Por ello, pocos años más tarde los modelos evolucionaron tanto en tecnología como con pequeños detalles estéticos que, desde luego, les permiten pasar la normativa Euro4 sin problemas mucho tiempo antes de que fuera obligatorio en el mercado. En el caso que nos ocupa en esta prueba, la GT, los rasgos estéticos siguen siendo característicos y que claramente recuerdan a la familia más exitosa y legendaria de BMW, las grandes ruteras como la R 1200 RT. Pero no sólo eso, porque también incorpora novedades técnicas importantes.Vamos a probarla.





BMW C650 GT: Tecnología automovilística


La denominación de este modelo continúa igual respecto a la primera generación, al contrario que la Sport, que pasó de denominarse 600 a 650. Tiene un chasis tubular con el motor en la parte inferior. O sea, que no tiene motor basculante como la mayoría de los scooters, sino que este efecto funciona como una moto tradicional: motor por un lado y transmisión independiente, por cadena en este caso.


Por cierto, este motor, aparte de tener también funciones estructurales y reforzar el chasis, es un bicilíndrico paralelo con doble árbol de levas, cuatro válvulas en cabeza y refrigeración líquida. Es decir, nada que envidiar en cuanto a tecnología a una moto “pura”. Proporciona 60 CV, con posibilidad de ser limitada a 48 CV para los que tengan el carnet recién sacado, lo que desde luego permite usarlo en carretera y viajes sin ningún problema de sensación de falta de potencia.


Pero claro, aparte de todo esto, las BMW siempre se han caracterizado por incorporar avances tecnológicos y “gadgets” variados. Además de todo lo que puedes esperar de una gran GT como ordenador de a bordo, varios parciales, cuidadosa y exacta escala de gasolina, etc., esta C650 GT incorpora de serie ABS (algo ya obligado por la Euro 4) con unidad Bosch 9.1MB, que es básicamente lo mejor que puede ofrecer el mercado, y control de tracción ASC (Automatic Stability Control) de serie. No obstante, lo que es el único en este modelo es el SVA (Side View Assist), un avisador de acercamiento lateral que iluminan los pilotos colocados en los brazos de los retrovisores, para avisarte que cualquier vehículo está a menos de 5 m de ti. Por supuesto, este elemento es desconectable en un uso estrictamente urbano.


Y desde luego, no es este el único elemento de inspiración automovilística que vemos en la 650 GT. Por ejemplo, la luz de cruce se conecta automáticamente cuando la luz ambiental baja de cierto nivel (al entrar en un túnel, por ejemplo) y se conecta automáticamente la luz de cruce aunque llevemos conectadas la diurna de LEDS, detalle también muy automovilístico.





BMW C650 GT: Por la ciudad y de viaje


Una moto GT, para ser considerada como tal, tiene que tener varias características. Entre otras, ser muy cómoda para el piloto y para el pasajero. Esto implica tener gran tamaño, y desde luego la C650GT cumple de sobra a este respecto. La primera impresión que recibes cuando te montas en ella es que tienes mucho asiento, mucho carenado y mucha plataforma para mover las piernas. Además, debajo del asiento puedes meter perfectamente dos cascos integrales, o todo el equipaje que necesites para un largo viaje. Además, el carenado ensanchado un poco en zonas como el colín, donde tiene los sensores para el avisador movimiento lateral.


Cuando el poderoso bicilíndrico cobra vida, el nuevo sistema de escape lateral doble emite un sonido bastante más ronco y poderoso que antes. Giras el acelerador, y desde luego las pequeñas-grandes modificaciones y ajustes del sistema de transmisión CVT se dejan notar. Desde luego, es mucho más suave que en la primera versión, y la transmisión independiente con cadena la hace ser fantásticamente eficaz a nivel de manejabilidad y estabilidad. Nada que ver con los scooters con el motor basculante a un lado, con todo el propulsor subiendo y bajando unido a la rueda trasera. En cuanto a consumo, sí que tienes una buena ventaja al poder comprobar (como en casi todas las BMW) el consumo total e instantáneo, pero nosotros, con uso de todo tipo y con muy diferentes niveles de carga y peso, nos salió un total de 6,2 l.


Con todo a plena carga -piloto, pasajero y hueco bajo el asiento lleno a tope- no tiene ningún problema en salir sin el más mínimo titubeo, incluso desde medio régimen, para adelantar en un puerto, y lo que más sorprendente con muy pocas vibraciones, lo que no esperas en una moto con cambio automático. Eso sí, echamos de menos de que BMW no haya desarrollado un sistema de cambio semiautomático para su modelo top, porque desde luego sería un gran punto a favor. Bueno, puede que para la siguiente generación.





En cuanto a la estabilidad, también sorprende. A pesar de su desmesurada longitud entre ejes (1.591 mm) y peso de verdadera moto GT (261 kilos), se muestra manejable pero estable en curvas rápidas, y en las lentas cumple teniendo en cuenta que, entre otras cosas, no tienes freno motor ni tacto del embrague para “trazar”. Sus llantas de 15 pulgadas cumplen con 120 de ancho delante y 160 detrás, mientras que su amortiguación mantiene los 115 mm de recorrido. Pero desde luego el tacto se nota firme, sobre todo teniendo en cuenta que estamos hablando de un megascooter. No obstante, desde luego, un paso de gigante respecto a lo que recuerdo de la ya antigua primera generación.


En la ciudad, desde luego, comodidad y respuesta de motor no le faltan, pero si tiene una agilidad que no te esperas de un vehículo tan grande. Eso sí, es ancha y larga, por lo que los atascos no son ni mucho menos su terreno preferido. Desde luego, intentar colarte o girar entre coches parados en un semáforo rojo es complicado.


Y, como buena rutera, hablemos de comodidad. Asientos y puños calefactables, pantalla regulable electrónicamente, tomas de corriente para dispositivos electrónicos, todo es fácil para viajar protegido y no pasar frío. Incluso con la pantalla totalmente desplegada (donde distorsiona un poco por la vibración del aire) no notas ninguna sensación de flotación en el tren delantero, como sí ocurre en otros scooters de “rueda pequeña”.


Desde luego, los megascooters de BMW se han posicionado como los modelos premium del segmento. En este caso, además, para muchos aficionados se ha convertido en la alternativa perfecta para tener un vehículo ágil, capaz para usar a diario, y a la vez tener una perfecta y gran moto rutera para disfrutar del mototurismo los fines de semana. Desde luego, una vez que lo pruebas, no te extraña que muchos ruteros tranquilos opten por modelos como esta C 650 GT.





DESTACABLE

- Tecnología

- Comodidad

- Motor


MEJORABLE

- Precio elevado

- Peso

- Solamente transmisión automática, sin cambio secuencial


VALORACIONES

·Respuesta motor 8,5

·Cambio -

·Comportamiento en carretera 8,0

·Paso curva 8,5

·Confort 9,5

·Frenos 8,0

·Posición conducción 8,5

·Equipamiento 9,5

. Prestaciones 8,5

. Consumos: 9

·Nota media 8,6



Ficha Técnica: BMW C 650 GT


Motor: Bicilíndrico paralelo, 647 cm³, 8 válvulas, doble árbol de levas.

Potencia: 60 CV a 7.500 revoluciones. 48 CV a 7.000 revoluciones

Alimentación: Inyección electrónica.

Chasis: Tubular de acero.

Precio: 11.850 €






Compartir en Facebook Compartir en Delicius