Update CMP
Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



Peugeot Geopolis 125 4v - Prueba Moto - Se hace camino al andar

Luisa Álvarez Luisa Álvarez
Periodista. Redacción y edición de contenidos.

05/03/2012
Peugeot Geopolis 125 4v/Peugeot Geopolis 125 4v. Prueba Portalmotos.com
Por poco más de tres mil euros, tienes la posibilidad de solucionar la difícil tarea de la movilidad urbana encima de un león francés.




Son ya muchos años los que el scooter tiene de vida. Deberíamos retraernos al Cushman 32, un scooter que los americanos lanzaban desde paracaídas durante la Segunda Guerra Mundial para su utilización en ella. Desde entonces se han diseñado, creado y construido tal ingente cantidad de scooters que podríamos construir otra muralla china con todos ellos... sin tener en cuenta los modelos exclusivos asiáticos.
 
Dentro de esta descomunal familia, han existido scooters con un concepto más o menos acertado, entre los que han convivido modelos que destacaban por sus excentricidades. Modelos enormes con motores de risa, scooters enanos con motores descomunales, Vespas, Lambrettas, scooters sin plásticos o con exceso de ellos, scooters que no valían para tomar dos duros y scooters legendarios que se merecen un lugar en la historia por motivos propios. Si consiguiéramos confeccionar una campana de Gaus con los modelos de scooters que más se acercan al concepto útil de scooters, podríamos observar que un reducido número de modelos se parecen entre sí más de lo que imaginaríamos.
 
Parece que los galos hayan pensado en este detalle, y se propusieron crear un scooter con el que acertar en el máximo de los estereotipos que un usuario de scooter espera ver en una moto automática.
 
La Geópolis 125 reúne el máximo de detalles que se buscan en un scooter utilitario que se va a emplear exclusivamente en un ambiente urbano. Funcionalidad, facilidad de uso, simplicidad y reducción extrema de elementos superfluos tanto para el uso como para la reducción de costes de fabricación, mantenimiento, empleo y consumo de combustible. El motor, un monocilíndrico de octavo de litro que declara 15 caballos, despierta con alegría al pulsar el arranque del puño derecho, pero al retorcer el acelerador no mueve los excesivos 150 kilogramos de peso en vacío del scooter con la alegría que se espera de un scooter eminentemente urbanita, del cual siempre se espera que nos saque de la línea del semáforo si no el primero, al menos en el grupo de cabeza y alejado del hocico de los coches. Sin más indicación que un velocímetro sin tacómetro, desconocemos a las revoluciones a las que el variador comienza a cerrar los platos de la polea y el embrague inicia la transmisión de potencia procedente del motor.
 
Se muestra nerviosa en el giro, rápida en la ciudad, alegre y vivaz en la jungla de cristal. Es lo que tiene una rueda alta, y la geometría de esta leona francesa está bien conseguida en este aspecto. Sin embargo, en carretera está desprovista de la estabilidad necesaria para ofrecer confianza en su conducción. Aunque alcanza buena velocidad punta a costa de un sonido de motor histérico, la Geópolis esquiva rodar por carreteras a una velocidad superior a 100 km/h. Protege del viento a la perfección gracias al amplio parabrisas, pero no es su entorno.
 
La postura de conducción quizás sea la prueba irrefutable de que esta octavo de litro es totalmente urbana. No invita a variar de postura, sino que obliga a utilizar siempre la misma, una postura encajonada desde detrás por el pequeño respaldo del conductor, el manillar que obliga la distancia de los brazos y el escudo delantero. El suelo plano de esta Geopolis es un elemento más de su composición que tampoco ayuda a revolverse encima de ella buscando una postura más cómoda. Para el acompañante, sin embargo, el trayecto urbano puede ser más agradable que para el conductor, ya que para empezar, posee un más que confortable y enorme asiento posterior con una muy buena agarradera donde asirse si en algún momento siente la necesidad de sentirse más seguro. El parapeto anterior contra el viento, el parabrisas delantero, también hará buenas funciones para el acompañante. Los estribos para éste escamoteables en la estructura de la moto ayudan a reducir el ancho de la moto a un muy buen volumen para moverse entre los coches con desenvoltura y sin riesgos, sólo los que ofrece que el manillar esté a la altura exacta de los espejos de la mayoría de los coches.
 
La simplicidad de extras de esta 125 centímetros cúbicos la aconsejan para usuarios que no quieran complicaciones ni excesos de datos, sólo la gratificación de una máquina que asegura la movilidad con una fiabilidad mecánica elevada. Peugeot acierta enfocando el diseño de la Geopolis a un público joven y despreocupado por las complicaciones técnicas. Hablando de la versatilidad, se echa en falta un buen espacio bajo el asiento donde guardar al menos un casco jet. Y de guardar además algunos objetos personales, pues ya nos debemos ir olvidando. Para acceder a él, sólo lo podemos hacer con la llave introducida en el contacto, y que podamos accionarla con el motor en marcha se agradece pero no tanto como para perdonar la falta de espacio. No hay más posiciones de la llave, y gana en este aspecto respecto a la marca taiwanesa de la competencia, en cuyos scooters hay que hacer un curso para accionar todos los tapones que se abren con la llave desde el contacto. Simplicidad parece ser el lema de la francesa. Y lo está logrando. Para aumentar la capacidad de carga de esta nueva Geópolis, Peugeot le ha integrado un espacio en el contraescudo en el que poder tener a mano documentos, guardar algunos pequeños objetos como fundas de gafas, llaveros o el smartphone, y un cargador de mechero donde recargarle la batería durante las travesías urbanas.
 
El punto fuerte de la Geopolis es sin duda el elemento común con la estrella de la marca del león, el Satelis, un elemento gestionado electrónicamente y que otras marcas han desistido en evolucionar. Se trata del sistema de frenos exclusivo de Peugeot, el PBS/ABS, un sistema combinado de frenos que libera a la mano derecha de la obligación de atender el freno delantero a la vez que atiende el acelerador. Con la maneta izquierda podemos realizar frenadas que absolutamente ninguna otra marca ha conseguido emular. Las italianas, por ejemplo, eliminaron la frenada combinada por el exceso de confianza que ofrecía al conductor, el cual se veía en apuros por pensar que podía realizar casi cualquier maniobra sin accidentarse. Es algo parecido a lo que le pareció a los coches, que aumentaron la siniestralidad con la incorporación del ABS pues algunos conductores pensaron que podían librarse de cualquier situación peligrosa con sólo pisar el pedal del freno.
 
La otra característica común entre esta nueva hornada de scooters de Peugeot es el reducido consumo de combustible. Peugeot subcontrató la motorización de sus scooters durante la última etapa de su existencia, pero ha decidido volver a sus verdaderos orígenes en este nuevo siglo manufacturando los motopropulsores de los últimos modelos sólo en los modelos de 125 c.c. Su seña de identidad está perfectamente definida, un alto grado de fiabilidad, cuatro válvulas en cabeza para aumentar el rendimiento y un reducido consumo de combustible, 3,22 litros cada 100 km en carretera y por encima de los cuatro en ciudad, 4,17 litros a los 100 km. Los más de 13 litros de capacidad del depósito dan asímucho de sí.
 
La amortiguación no acompaña a esta frenada espectacular pues, en general, el estado del firme en ciudad es bastante bueno y no es un elemento protagonista en este entorno.
Sobre la moto, la Geopolis se muestra señorial y esbelta, con líneas atractivas y alargadas, con un escudo dominado por un par de focos alargados y de rasgos orientales que dan belleza y finura a la vez que distinción a la francesa de 125 centímetros cúbicos. Los usuarios que busquen la foto, las miradas y una buena estampa, a buen seguro que con la Geopolis lo van a conseguir pero de largo. Peugeot ha evadido las líneas rectas y la ausencia de figuras y curvas para presentar un scooter con buen porte que agradece el garbo y el buen vestir.
 
Da una de cal y otra de arena la Geopolis, se puede pensar en primera instancia, pero la elevada fiabilidad que nos viene demostrando la marca del león galo es suficiente aval para adquirir una de éstas si nos vamos a mover exclusivamente por ciudad.
 
Precio Peugeot Geoplois 125 4v GEOPOLIS 125
 
GEOPOLIS 125 PREMIUM: 3.499 €
 
GEOPOLIS 125 RS: 3.599 €
 
GEOPOLIS 125 URBAN: 3.999 €
Compartir en Facebook Compartir en Delicius