Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



MASH Seventy Five – Prueba – Bienvenido, Mr. Mash

Francisco Javier López Francisco Javier López
¿Por qué me gustan las motos? Para mi es sencillo definirlo, como dijo Kevin Schwantz: "Sin duda es lo mejor que se puede hacer con la ropa puesta"

24/09/2015
Seventy Five/Mash Seventy Five - Prueba Portalmotos
Probamos la Seventy Five de la nueva marca de motocicletas Mash, reciente creación del grupo SIMA. Un 'low cost' de estética setentera, carácter urbano y un consumo que nos ha sorprendido muy para bien. Prueba de la nueva Mash Seventy Five.




MASH es una marca francesa de reciente creación por el grupo SIMA, cuyos modelos de estilo Retro, Vintage o Café Racer son fabricados en china por la marca Qingpi y que están teniendo una gran demanda en el país galo. En MASH han sabido ver la creciente demanda en este estilo y tratarán de sacar tajada con su oferta de motos low cost y una muy cuidada estética retro. Recientemente se han instalado en nuestro país con una amplia red de distribuidores, situándose su central en Madrid. Una tienda con un cuidado marketing que merece la pena visitar y en la que encontraremos muchos de sus modelos y customizaciones.


Cuando me enviaron a recoger la Mash Seventy Five, lo primero que me he preguntado es: ¿Por qué una 125cc se llama Seventy Five? Algo ambiguo, a priori, que se repite en la MASH Five Hundred siendo una 400ccc. Y con esa primera pregunta en la cabeza me he dirigido a recoger la MASH Seventy Five.


Pues dicho y hecho, lo primero tras cruzar la puerta de la tienda MASH y tras presentarme ha sido: ¿cómo vendéis una 125cc y la llamáis Seventy Five? , incita a confusión. Bueno, pues la razón es sencilla y “lógica”, hacer alusión a los maravillosos 70’. Años en los que se basan los estilos de sus productos.


La Seventy Five es una naked menuda, ligera y sencilla cuyo ambiente es la ciudad. En la cual se mueve con soltura atrayendo curiosas miradas dado su peculiar estilo. Siendo una moto low cost nos encontramos con una tecnología básica y una calidad acorde al precio.


La MASH Seventy Five hereda el propulsor que ya montaba la Suzuki Marauder. Es decir, un motor ya muy rodado y que sin darnos grandes prestaciones si nos dará alta fiabilidad. Se trata de un monocilíndrico de 124cc, de 4 tiempos refrigerado por aire y alimentado por un carburador Mikuni. Entregando 11,6CV a 7850 rpm y con caja de cambios de 5 velocidades. El uso de este motor la otorgan un ahorro en su fabricación al ser un propulsor con solera y al mismo tiempo fiabilidad y ayuda en el estilo retro de la Seventy Five.


En la parte ciclo nos encontramos frenos de discos en ambos trenes. Equipando un disco de 298mm en el delantero y un disco de 250mm en el trasero. Ambos sobre llantas de 17. Las cuales montan neumáticos Kingstone 110/70 delante y 130/70 detrás de aspecto mixto.


La Seventy Five monta horquilla delantera invertida de 38 mm y doble amortiguación trasera, la primera no es algo propio de los 70’, pero no todo es cuestión de quedarnos anclados en el pasado, la segunda por el contrario ayuda a recordar aquellas motos de los 70´que nada sabían de monoamortiguador central.


Su instrumentación es modesta, manteniendo aun el selector de iluminación manual y con un cuadro de instrumentos básico, en el que cabe destacar el cuentakilómetros total y parcial y el indicador de marchas, siempre útil, además la velocidad se muestra en km/h y en mph. Siendo el marcador realmente optimista y generoso con sus 160km/h.


El depósito de combustible con una capacidad de 14 litros nos otorga una gran autonomía dado su reducido consumo, 3l/100. En él, encontraremos el clásico grifo para seleccionar el cierre o apertura de la gasolina y el tapón de la gasolina cromado, en el cual se agradecería una bisagra para que no estuviese suelto al repostar, pero claro esto no se daba en los 70’. La pata de cabra dispone de cortacorrientes y muelle para retraerla.


La MASH Seventy Five es una moto de precio muy ajustado y por tanto no podemos exigir mucho en la calidad de todos sus componentes. Sin duda, su punto fuerte se centra en la estética. En hacernos recordar aquellas motos clásicas. Y lo cierto es que lo consigue, con su asiento plano, sus cromados, las almohadillas en el depósito, llantas de radios, las varillas de sujeción del guardabarros, la cola de escape cromada tipo BSA, sus aletas y faros la meten en el papel, aunque al ser una pequeña 125 monocilindrica le falta el músculo y volumen para asemejarse visualmente más a aquellas bicilindricas de los 70`.


Inicio accidentado


He de reconocer que mis primeras sensaciones sobre la Seventy Five no fueron del todo buenas. Quedarme parado con ella 3 veces en 24 horas no es lo habitual ni lo más idóneo para hacerse amigos, aunque al final lo logramos. La primera vez fue algo propio de alguien que olvida que los carburadores y grifos de gasolina aún existen.


Nada más coger la Seventy Five se para por llegar a la reserva, giro el grifo e intento ponerla en marcha 3 veces con el arranque sin resultado. Toca empujar y consigo arrancarla, pero muy ahogada vuelve a pararse, así que la dejo unos minutos evaporar la gasolina y vuelvo a intentarlo con el arranque eléctrico, no hay manera, ya dudo si ocurre algo más, es la 1ª. Llamada a MASH para consultar y muy amablemente se ofrecen a acercarse, y claro la Ley de Murphy no falla, cuando están llegando consigo arrancarla tras varios intentos. Bueno, pienso que habré pecado de manazas y dejo el grifo en posición de reserva para encaminarme a la gasolinera más cercana despidiéndome de la ayuda de MASH.


Pero en 2 km se vuelve a parar, la 2ª, está claro que no le entra gasolina y esta vez no queda otra que, estando en un túnel, salir en grúa hasta la gasolinera más cercana. Tras repostar, la arranco sin problemas y a la primera, así que supongo que el problema estaba en el grifo y cruzando los dedos inicio camino pensando que en realidad no he sido tan torpe.


Al día siguiente vuelve a funcionar sin problemas, pero en la segunda parada del día se niega a arrancar, no hay corriente, la 3ª. Además no estoy en un lugar donde pueda empujarla sin peligro para arrancar. Así que vuelta a llamar a MASH, quienes rápidamente se presentan en mi ayuda. Tras una rápida inspección dan con el problema, relé de arranque fundido, ¿quizás lo fundí el día anterior al insistir con el arranque eléctrico?, no lo sé, pero me lo solucionan e inicio realmente la prueba de la Seventy Five sin darle más importancia, cumulo de circunstancias en breve tiempo y con buena respuesta de la gente de MASH.


Las sensaciones


Al subirte en la Seventy Five te das cuenta de que no está hecha para tallas grandes, su asiento algo duro es corto para ir en compañía, pero su altura al suelo de 780mm hace que cualquiera llegue perfectamente con ambos pies y la maneje fácilmente dadas sus dimensiones y peso, 96 kg. El conjunto hace que te muevas con rapidez y facilidad en el denso tráfico urbano.


La posición de conducción es cómoda, el manillar se encuentra a una altura que nos hace conducir erguidos, con unas estriberas bajas y adelantadas, aunque demasiado grandes al igual que el pedal de freno. El pasajero por el contrario no puede decir lo mismo, las dimensiones de la Seventy Five no le otorgan mucho espacio en el sillín y las asideras no son muy útiles dada la altura a la que se encuentran.


La Seventy Five está hecha para la ciudad, para lucirse en ella con su estética y el sonido de su escape. Porque su motor apenas alcanza los 105 km/h, velocidad a mi modo de ver insuficiente para vías rápidas. En ellas y llegando a su régimen máximo para circular con una velocidad suficiente , no se encuentra cómoda, su chasis vibra en exceso debido a un desarrollo demasiado corto en todas sus marchas. Lo cual por el contrario le da algo más de energía para salir en parado en los semáforos.


Para fuera de la urbe, ya sea la carretera más o menos revirada, su suspensión delantera es algo más dura de lo deseado y la trasera más blanda de lo requerido. Además esta última parecía llegar a hacer tope viajando en compañía en alguna ocasión. Su chasis no la ayuda fuera de la ciudad, cualquier movimiento en el tren delantero se transmite de modo inmediato y continuo al resto de la moto.


Por otro lado su calzado te ofrece un agarre adecuado para lo que le exigiremos y antes de llegar a su límite se llega al del chasis y suspensiones y mucho antes al de los frenos, su talón de Aquiles. Su frenada es realmente escasa en relación a lo que cabía esperar dadas las dimensiones de los frenos. El trasero está extremadamente duro y bloquea fácilmente y el delantero acusa falta de tacto, así que para frenarla has de jugar con las marchas más de lo deseable.


Pero aunque esto pueda parecer muy crítico, hay que ser conscientes de que la Seventy Five es una moto “Low Cost” para un uso urbano, fuera de la urbe no está a gusto lógicamente y su punto fuerte es la estética y esta está realmente lograda.


Con un precio de 2195€ creo que el conjunto de la MASH Seventy Five es bueno, una moto “ciudadana” con un consumo realmente bueno, de aspecto llamativo y bonito para quien quiera algo diferente sin pasar desapercibido. Aunque con carencias propias de su precio que pueden ser asumibles para quienes valoran por encima de todo la imagen.



RIVALES


Sumco Surf VR 125

Hanway Raw125

Clipic Radar 125


LO BUENO


Estética, consumo, precio


LO MENOS BUENO


Frenos y suspensión


DATOS DE INTERÉS


PVP: 2.195 €uros


Consumo: 3,0 l/100km


Autonomía: 350 km + reserva


Kilómetros de la prueba: 400 km (principalmente urbano)


FICHA TECNICA MASH SEVENTY FIVE


Motor


Tipo 4 Tiempos, 1 cilindros, refrigeración por aire

Posición Transversal

Distribución OCH, 2 válvulas

Diámetro por carrera 57.0x48.8 mm

Cilindrada 124 cc

Relación de compresión 9.2:1

Potencia máxima 11,6 CV @ 8.750 rpm

Par motor máximo - NO DECLARADO -

Alimentación Carburación


Transmisión


Cambio Manual 5 velocidades

Embrague Multidisco en baño de aceite

Transmisión secundaria Cadena


Parte ciclo


Chasis Espina central de acero

Basculante Doble brazo de acero

Suspensión delantera Horquilla invertida de 38 mm

Reglajes susp. delantera - NO DECLARADO -

Suspensión trasera Doble amortiguador

Reglajes susp. trasera Precarga

Freno delantero Disco de 298 mm

Pinzas freno del. 2 Pistones

Freno trasero Disco de 250 mm

Pinzas freno tras. 1 pistón

Diámetro llantas del/tr 17"/17"

Neumático del. 110/70-17

Neumático tras. 130/70-17


Dimensiones y medidas


Distancia entre ejes - NO DECLARADO –

Longitud total 1970mm

Anchura total 790mm

Altura total 1115mm

Peso en vacío 96 kg

Capacidad depósito 14 litros


Prestaciones y consumos


Aceleración de 0 - 100 - NO DECLARADO -

Velocidad máxima 105 km/h

Consumo medio 3 litros cada 100 km

Autonomía - NO DECLARADO



Compartir en Facebook Compartir en Delicius