Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



Kymco Yager 125 - 2008 Prueba Portalmotos

cosmonauta cosmonauta | Probador
Mecánico de profesión, continuo la tradición familiar de las dos ruedas. Prefiero escuchar a aportar mi experiencia, pero sobre todo, disfrutar en grupo de la moto.

20/02/2008
Kymco Yager 125 - 2008/Prueba Kymco Yager 125
Agil y rapida, hemos tumbado tanto con ella que al examinar las huellas en las gomas las hemos visto al límite lateral.
La primera ciudad en la historia de la humanidad se supone que fue Ur, de la civilización sumeria, en Mesopotamia, y ya tenían una organización interna digna de cualquier ciudad moderna. La humanidad ha sufrido a posteriori una serie de revoluciones o avances que han ido dando a las ciudades el aspecto que hoy tienen. Todas estas revoluciones han provocado una cosa en común: la aglutinación como efecto secundario por el aumento del tamaño de las ciudades.
 
Con la última revolución importante, la Industrial, se descubrió la máquina que convierte la energía química en energía calorífica, y ésta no es otra que el motor de combustión interna. Al igual que otros muchos descubrimientos, sólo unos pocos han sabido destacarse sobre los demás de su especie, y en el caso del motor, lo han hecho el motor de explosión y el de compresión, o sea, el gasolina y el diesel.
Si mezclamos un problema con una solución, hemos conseguido terminar el asunto. Tenemos el problema de la aglutinación, y tenemos el motor como solución para muchos males, aunque también genere otros tipos de problemas.
De los muchos sistemas para darle uso al motor, el mejor contra la aglutinación es utilizar un vehículo rápido y de tamaño reducido.
A este invento le han llamado moto. Y de los muchos sistemas para trasladar la fuerza impulsora del motor a las ruedas, el sistema automático es el más efectivo, hablando siempre de evadir la aglutinación.
Kymco tiene una experiencia en este sentido bastante extensa. Ha sabido analizar las exigencias del usuario que necesita desplazarse rápido por un ambiente urbano saturado y ha reconocido sus propios errores. No sólo eso, sino que ha aprendido de ellos para mejorar la especie.
 
Hemos probado una urbanita de su escaparate, la Yager 125 GT, y los resultados deben ser escuchados.
 
Neumáticos y ciclo: Mejoras destacables
Uno de los errores que cometió Kymco fue montar neumáticos de material con poca capacidad de agarre, y durante una de las entrevista que tuvimos con Carlos Muñoz, director de la oficina de prensa de Kymco España, pudimos conversar sobre este tema. Carlos nos adelantó que la empresa taiwanesa ha subsanado el problema montando unos neumáticos de una mayor calidad y agarre.
.- Ah! ¿Sí?- dijimos-. Vamos a comprobarlo.

Por motivos obvios no se puede verificar el agarre en la salida y aceleración de la moto, pero en lo que se refiere a frenada, vamos a exponer detalladamente lo que pudimos experimentar.

Los frenos no son integrales, cada maneta actúa la pinza de su respectivo freno, con un tacto suave, recorrido medio. Ambos son de disco, con doble pistón herederos de toda la gama de 125 c.c. de Kymco pero que, según nos dijo Carlos Muñoz, se han subsanado errores en el conjunto como por ejemplo el chirrido y la efectividad de las pastillas.
 
¿Qué tal frena?
La efectividad de los frenos nos ha asombrado gratamente. La Yager en este aspecto tiene un sobresaliente. Efectivos, con tacto, sin sobresaltos, nos transmiten la energía de la moto pero entre ellos dos frenan en seco a la moto si nos lo proponemos sin quemar goma. Demostrado y demostrable.
Con la cara de bobo por el asombro, nos bajamos de la moto y empezamos a verla con otros ojos. Le damos dos vueltas alrededor examinándola escrupulosamente y descubrimos sus líneas.
 
Diseño futurista y coseguido. Conducción
La moto es actual, futurista en algunas líneas, alta por lo general y algo voluptuosa en su delantera. Los espejos son estándar, rectangulares y de brazo largo, pero ensanchan un poco más de lo necesario a este depredador de la urbe. En algunos momentos de pruebas en ambiente saturado hemos tenido que desistir en la idea de culebrear entre los coches por miedo a dar con ellos.
En este sentido, el de la conducción, debemos decir una frase que se nos ocurrió durante las pruebas.
Como diría Tarantino en una de sus películas: "Tú haz tu puto trabajo que yo haré el mío."
 

A la moto no hay que llevarla, la moto te lleva. No pienses en torcer, porque la moto ya lo está haciendo. No pienses en contramanillear, porque la moto ya está inclinada. No hagas nada, sólo acelera cuando tengas que hacerlo y frena cuando lo necesites.

Es una auténtica maravilla en este sentido. El juego del manillar, ruedas pequeñas, el bastidor monotubo de unión con la tija y cuna inferior hacen que el usuario tenga la cabeza ocupada en otras cosas mientras la moto le transporta a la oficina o de vuelta a casa.
Hay otro factor que incrementa el efecto de “piloto automático” de esta moto. Un factor que se convierte en arma de doble filo.
 
El manillar alto y la forma del asiento, que hace que parezca que estás sentado en una silla de tu casa, convergen en un abanico de posiciones de conducción que en algunos momentos nos hace preocuparnos quizás demasiado. Tardas un poco en encontrar la postura. Tienes un enorme abanico de posibilidades para un enorme abanico de tamaño del conductor. La moto no te obliga a que adoptes ninguna posición, debes encontrarla tú, y si alargas este tiempo, te sentirás al principio algo incómodo.
 
La cúpula es bastante robusta, pero nos protege sólo hasta los hombros. De todas formas, lo que nos llega al casco es el régimen turbulento de un aire desviado por la cúpula, y no tiene fuerza suficiente para llegar a molestar. Un par de centímetros corto a nuestro gusto.
 
Equipamiento
El cuadro es completo, moderno y atractivo, de un color base azul cielo con aires de I-Pod. Combina el tacómetro digital, con un sector rojo que no sabemos lo que significa de 8 a 10.000 vueltas y que coincide con la máxima potencia del motopropulsor. El manual de usuario no dice nada tampoco al respecto. El velocímetro es digital, enorme, de rápida lectura pero con un error detectado de un 7% a indicación de más. Cuenta también con chivatos de sobretemperatura de refrigerante, asiento abierto, intermitentes y luces seleccionadas. Los manillares tienen las piñas completas, con gatillo lanzarráfagas y corte de encendido de emergencia incluidos. El selector de luces está dividido, con las de cruce y carretera a la izquierda, y a la derecha un selector con el que podemos ir sin luces si queremos.
 
Un detalle que nos ha gustado es que el intermitente suena como el de los coches al accionarlo (click, clack, click, clack) y así es casi imposible olvidarse que uno lleva puesto el intermitente, pero es sólo efectivo hasta los 70 km/h, donde el ruido dentro del casco lo hace imperceptible.
En el manual de esta moto, como en el de todas, existe una sección exclusiva dedicada al rodaje. En casi todas las motos, el rodaje se hace por revoluciones. De 0 a tales kilómetros a tantas revoluciones, que suelen ser la mitad de las máximas, y de tales a tantos kilómetros a otras revoluciones, que suelen escalonarse en mil revoluciones más. Pues en esta moto, no. En esta moto es en posición de acelerador, que nos parece muy bien porque así ajustas a un rango de temperatura de funcionamiento dentro del cilindro, pero por lo menos que pongan una señal en el acelerador, porque con el motor parado puedo saber cuál es la mitad de recorrido del puño, pero cuando lleves diez minutos ahí sentado, verás tú cómo tomas referencias después de haberlas perdido.
 
Un invento muy práctico de Kymco ha sido el de centralizar en una única cerradura todos los usos que tiene la llave de la moto. Así, sólo tenemos que meter la llave en un lugar para poder arrancar, parar y blocar la moto, abrir el tapón del depósito de combustible y abrir el habitáculo del asiento ¿A quién no se le ha olvidado nunca meter o sacar algo de debajo del asiento una vez arrancada la moto? Pues eso de parar el motor para abrir el asiento ya no es un problema. El invento está tan desarrollado que podemos abrirlo sin parar el motor.
Volvamos a los neumáticos, a mi parecer uno de los puntos fuertes de esta moto.

Los neumáticos nos han transmitido una sensación brutal de seguridad en una moto de este estilo y en el segmento de las 125 c.c. Hemos tumbado tanto con ellos que al examinar las huellas en las gomas las hemos visto al límite lateral. Sólo nos dieron un susto, y fue al pisar la famosa pintura negra que utilizan para borrar las señales de tráfico.

La moto es noble. Fue un pequeño susto que de llevar otras gomas, hubiera desembocado en otro final.
Estas gomas con estos frenos... menudo juego dan!!
 
 
 
KYMCO Yager 125 E3 - Ficha técnica
Motor: Monocilíndrico 4 tiempos
Refrigeración: Líquida
Diámetro por carrera (mm.): 52,4 X 57,8
Cilindrada (cc): 124,6
Par motor: 10,9 Nm a 7.000 rpm
Potencia: 11,8 CV a 9.000 rpm
Distribución: Válvulas
Encendido: Electrónico CDI
Arranque: Eléctrico y pedal
Lubricación: Carter húmedo y bomba
Embrague: Centrífugo automático
Cambio: Variador continuo
Escape: Catalizado
Suspensión delantera (mm. Ø): Horquilla telescópica 33
Recorrido (mm.): 80
Suspensión trasera: Doble amortiguador regulable
Recorrido (mm.): 70
Freno delantero (mm. Ø): Disco 240
Freno trasero (mm. Ø): Disco 200
Neumático delantero: 120/70-13"
Neumático trasero: 140/70-12"
Dimensiones L x An x Al (mm.): 2.030 x 773,5 x 1.275
Distancia entre ejes (mm.): 1.399
Distancia al asiento (mm.): -
Peso (Kg): 145
Depósito de gasolina (l.): 11
Iluminación: Óptica halógena 12V 35/35 W. H4
Cuadro de instrumentos: Velocímetro, cuentarrevoluciones, cuentakilómetros total y parcial, reloj digital, nivel gasolina, testigo intermitencia, luz de carretera, testigo de presión de aceite, testigo de apertura de asiento.
 
 
 
Suspensión
El aspecto a mejorar es la amortiguación. Sabemos que tiene amortiguación delantera porque la hemos visto, pero no la hemos notado. Los muelles nos han traspasado la rugosidad del asfalto, el desnivel, el bache, la ondulación, el cambio de tipo de asfalto, y no hemos sabido descubrir su parte positiva. Una vez parada, hemos hundido el manillar para ver la reacción de los amortiguadores, y además de ser duros, le sonaban los muelles.
La trasera es de doble amortiguador también, regulables y algo más efectivos pero que se pueden mejorar bastante, e incluso me atrevo a decir que van mejor con dos ocupantes que con el conductor sólo.
 
Esas cosas que te hacen la vida mas fácil
Para el pasajero se ha usado un sistema de estribos escamoteables que se actúan sin mancharte las manos, dándole con el pie a un botón, saltan por el efecto de un resorte, y para retraerlos sólo basta con darles otra vez con el pie.
 

La asidera es muy robusta, ancha y metálica. Práctica incluso para llevar paquetes.

El habitáculo de debajo del asiento tiene una bombilla de cortesía una vez lo abrimos y un chivato en el cuadro. Es de línea caliente, o sea, directa a la batería, lo cual significa que no necesitamos tener la llave dentro para tener luz y que se nos puede descargar la batería si el asiento nos engaña y se ha quedado abierto, aunque en esta ocasión, la culpa sería nuestra por no haber visto el chivato en el cuadro. Y bien grande que es.
Dentro del habitáculo tenemos acceso a algunos ajustes del carburador, de los cuales tuvimos que echar mano porque la moto de muestra estaba alta de vueltas, y otra tapa que oculta a la batería y los fusibles de algunos sistemas eléctricos de la moto.
 
Hay que señalar que el espacio no es muy generoso, puesto que de los cascos integrales que probamos para guardar sólo entró uno, y que conste que todos eran de la talla S.
Echamos en falta una pequeña guantera en la delantera de la moto, debajo del manillar.
 
Mantenimiento
La moto está bien pensada para que de un rápido vistazo veamos el estado de salud de los sistemas principales de ésta. En el guardabarros delantero tenemos un visor de nivel de líquido refrigerante. Lo vimos bajo y así se lo hicimos saber a Kymco cuando le devolvimos la moto. Podemos ver los niveles de líquido de transmisión y de aceite lubricante también gracias a rápidos accesos. Incluso para cambios de estos líquidos, tanto el manual como físicamente en la moto está fácil de encontrar y de hacer.
El manual en este sentido se ha redimido respecto a otros modelos de Kymco que hemos probado, aunque para ser sinceros, empezaba de igual forma: ten cuidado que te caes, y consejos por el estilo.
 
 
Respecto a otras tareas de mantenimiento, el manual está un poco escaso, como por ejemplo cambio de bombillas. La verdad es que no hace falta, pues los dispositivos son fáciles de desenroscar, no así la junta de estanqueidad que se queda pegada. El problema que le vimos fue a la hora de cambiar la bombilla delantera, porque necesitamos una llave allen la cual no viene en el kit de herramientas. Una sorpresa grata que nos llevamos es que la bombilla delantera es una H4, así que no tendremos que visitar tiendas especializadas para comprar la dichosa bombilla, además de los beneficios que conlleva el tener instalada ese tipo de bombilla. La iluminación es sinceramente asombrosa.
 
La moto embraga automáticamente a las 3.000 vueltas y acelera proporcionalmente hasta las 7.000 que si somos finos con la vista veremos variaciones de 200 vueltas. En la última marcha alcanzaremos sin dificultad las 10.000 vueltas, límite del tacómetro. La moto es nerviosa a velocidades urbanas, rápida, con reflejos. A esas velocidades y revoluciones, tenemos no un mechero sino un chisquero, que no gasta gasolina. Pero a altas revoluciones, el chollo se acaba y no es que nos bebamos el depósito, pero notamos que el consumo sube exponencialmente.
 
En general, creemos que es una moto muy bien conseguida, pero deben mejorar y mucho el tema de la amortiguación, sobre todo la delantera.
 

Lo mejor

A mejorar

Lo peor

  • Llavero multiusos
  • Frenada
  • Agarre
  • Estribos del pasajero
  • Habitáculo del asiento
  • Amortiguación delantera
  • Falta guantera delantera

 
 
 
 
 
Compartir en Facebook Compartir en Delicius