Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



KYMCO QUANNON – Prueba Moto – Una 125 básica

cosmonauta cosmonauta | Probador
Mecánico de profesión, continuo la tradición familiar de las dos ruedas. Prefiero escuchar a aportar mi experiencia, pero sobre todo, disfrutar en grupo de la moto.

19/04/2011
Kymco Quannon/Kymco Quannon
En Portalmotos.com teníamos una deuda casi histórica con una moto que ha marcado bastantes juventudes a lo largo y ancho del planeta. La Kymco Quannon ha vendido miles de unidades en nuestro país gracias principalmente a un precio muy ajustado, pero también como escalón de inicio en este mundillo de la moto. Con la filosofía ‘más vale tarde que nunca’, publicamos esta prueba, casi homenaje, a una 125 c.c. clave en el motociclismo actual, la Kymco Quannon.
   La historia de la legislación referente al mundo de las dos ruedas ha sido desde un tiempo hacia acá algo disparatado, de forma que nos ha favorecido en algunos aspectos a la vez que en otros ha hundido el sector o al menos lo está intentando concienzudamente. Nos referimos al sector de los ciclomotores de 50 c.c., el cual vivió momentos de una anarquía absoluta en tiempos pasados, mientras que ahora está sufriendo la opresión de una legislación muy restrictiva. Pero como un globo medio deshinchado que al ser apretado por un lado se infla por el otro, la parcela de las motocicletas y scooters de 125 c.c. ha experimentado un boom incentivado también por unos estímulos gubernamentales, como por ejemplo la convalidación del carnet A1 con el B teniendo más de tres años de antigüedad y no tener infracciones graves. Sin embargo, no todo es alegría y regocijo. Nos referimos al enorme aumento de siniestralidad que sufrió el sector al no exigir en dicha convalidación unos mínimos de experiencia en la conducción de motocicletas o scooters. El desbarajuste de los 50 c.c. fue contagiado al de 125 c.c. cuando no se usó la experiencia para regular la convalidación.
 
   Y en medio de todo este barullo, lo que sí podíamos adquirir si teníamos un mínimo de sesera
con la que introducirnos en el mundo de las dos ruedas, era una motocicleta con la que ir ganando experiencia a la vez que hacíamos uso y disfrute de ella. Estamos hablando de la Kymco Quannon, una moto de 125 c.c. presentada allá por el 2006 pero que aún podemos disfrutar de su conducción, pues la seguiremos encontrando en los escaparates de la marca taiwanesa.
 
   Se trata de una moto que inauguró lo que es el concepto de touring en la cilindrada de 125 centímetros cúbicos. Se diferenciaba de las demás cuando fue presentada en que la figura general de la moto pertenecía más a la de una moto de mayor cilindrada, poseedora de mayor corpulencia y más presencia que la de sus más directas competidoras, las niponas YBR y CG de Yamaha y Honda respectivamente. Kymco supo rellenar el hueco que quedaba en los estilos de motos presentando este modelo que llamaba mucho más la atención. Años después de su presentación y a pesar de no haber recibido ninguna actualización, la Quannon sigue siendo un referente en el mundo de las 125, que busca al usuario de edad madura que necesita un medio de transporte eficaz pero con alicientes deportivos.
 
   La Quannon llena al conductor, no le pone las cosas excesivamente difíciles y le ayuda a comprender la conducción deportiva a la vez de que le conciencia del peligro de la velocidad, pues esta taiwanesa es capaz de acelerar hasta más allá de las velocidades legales con sólo 5 marchas y 13 caballos la mar de bien aprovechados. Es un Keihin con starter automático el que alimenta este monocilíndrico refrigerado por aire-aceite (el aceite de lubricación es el encargado de refrigerar los elementos vitales del motor al ser aquél refrigerado a su vez por el aire de impacto), que aunque arranca con un poco de pereza, sabe darle lo suyo al pistón. Como todo buen cilindro de cuatro válvulas, es un propulsor que necesita subsistir en la parte alta del tacómetro, y se encuentra en ella como pez en el agua, mientras que si lo llevamos bajo de vueltas se volverá tristón y negligente. El sonido emanado del silencioso, la voz de este ser vivo, cambia como de la noche al día, explicándole al que lo gobierna que necesita subir a lo alto del tacómetro para respirar y sentirse vivo.
 
   Pero no por ello significa que los consumos se disparen cuando lo administramos con gusto en el puño del acelerador. Y es que a pesar de ser un diseño y concepto antiguo, este monocilíndrico se conforma con bien poquito del costoso hidrocarburo para transmitirle al conductor toda la alegría que es capaz de transferir. Para ello y para no exceder las normas y legislación sobre contaminación medioambiental, se le han incorporado elementos como el SAS (doble circuito de aire para reducir la cantidad de gases nocivos), y el TPS (un sensor colocado en el carburador que indica a la centralita de encendido los tiempos de ignición para reducir los consumos). Ciertamente, la Quannon recibió un motor para ser propulsada de bastante fiabilidad pero que pertenece a una generación anterior a la nuestra. De no decirlo, nadie se daría cuenta a excepción de la dificultad encontrada en algunos momentos para encontrar el punto muerto. Es quizás el único problema serio que se le puede reprochar a esta 125 del sureste asiático, un problema que no tiene solución inmediata a excepción de echarle unas pequeñas dosis de paciencia. El tacto en las marchas no está del todo conseguido, pero no desmerece a un conjunto que por lo demás sabe darle grandes satisfacciones a quien haya decidido adquirirla.
 
   La suspensión en la Quannon es como un cuchillo de doble hoja, que puede ser usado a nuestro favor aunque en ocasiones nos repercuta negativamente. Y es que encontraremos una suspensión totalmente agradable en la Quannon, increíblemente suave y en ocasiones hasta blanda. Y será en estos momentos en los que echaremos en falta un sistema de regulación para poder endurecer la suspensión sobre todo trasera.
 
   Mirando un poco más abajo, nos encontramos con los frenos, hidráulicos en los dos casos. Si bien mantienen unas proporciones que a primera vista son más que suficientes para desacelerar contundentemente a los 141 kilos de la Quannon más los del conductor, pero la realidad es que necesitaremos aplicar una fuerza considerable a los pistones a través de las manetas para que esto suceda.
 
   El panel de la Quannon corresponde al concepto actual de instrumentación mixta digital y analógica, con un reloj presidencial donde ver con un simple vistazo las revoluciones del motor, que por cierto seremos capaces de sobrepasar sin que encontremos el corte de encendido tan socorrido para mantener la longevidad del motopropulsor. En el panel digital, una indicación sencilla y eficaz nos muestra la indicación de velocidad, cantidad de combustible, parcial y odómetro.
 
   La conducción es fácil en la Quannon con una postura deportiva protegida por la cúpula delantera que nos incentiva a seguir haciendo kilómetros y desear no llegar a nuestro destino hasta no haber disfrutado lo suficiente. La moto nos ayuda a tomar las curvas amplias, y en las cerradas nos enseña el concepto del contramanillar para meterla en la trazada. Las revoluciones altas y la conducción deportiva, gracias a un chasis de doble viga bastante rígido, convierte a la Quannon en una escuela casi de obligado paso para entender el modelo de conducción competitiva con unos mínimos de seguridad. Las gomas montadas de serie, un tanto duras, mantienen el tipo en esta conducción.
 
   Por último, podremos encontrar el aliciente de el aprendizaje en el aspecto mecánico que podemos hacer en esta moto, que al tener todos los elementos a la vista alientan al usuario a introducirse en la mecánica de mantenimiento básico mediante el cual podremos construir una importante experiencia de cara al futuro, hecho seguro gracias al divertimento que nos hará descubrir esta Quannon.
 
   En conclusión:

   Podremos aprovecharnos de la convalidación del carnet aunque hoy en día sea un poco más severa su adquisición, que de todas formas es un hecho necesario para que la siniestralidad dejara de aumentar, y disfrutar de la conducción con esta Quannon a la vez que nos socorre a la hora de trasladarnos al trabajo.
 
   Con la mano en el corazón:

   No olvidemos que nadie da duros a cuatro pesetas, y que estamos adquiriendo un producto que vale lo que estamos pagando. Sin embargo, suple de sobra las expectativas de un usuario neófito en el mundo del motociclismo.
 
   Bien

 Precio
Consumo
Postura conducción
Suspensión con un solo ocupante
Velocidad punta
 
   Menos bien

Frenos
Caja de cambios
Suspensión con dos ocupantes
Potencia y torque en bajas

Km prueba: 720 km
Porcentaje (Ciudad-autovía-carretera): 40%-30%-30%
 
Ficha Técnica:
 
Motor

Motor:   Monocilíndrico 4 tiempos
Refrigeración:   Aire - aceite
Diámetro por carrera:   56,5 X 49,5 mm.
Cilindrada:   124,1 cc.
Potencia:   12,9 CV / 10.000 rpm
Distribución:   4 Válvulas SOHC
Encendido:   Electrónico CDI
Arranque:   Eléctrico
Par motor:   10,29 Nm / 8.250 rpm
Lubricación:   Carter húmedo y bomba
Embrague:   Multidisco en baño de aceite
Cambio:   5 velocidades

Parte ciclo
Suspensión delantera:   Horquilla telescópica 33
Recorrido:   125 mm.
Suspensión trasera:   Monoamortiguador anclado al basculante
Recorrido:   100 mm.
Freno delantero:   Disco 276mm. con pinza de doble pistón
Freno trasero:   Disco 220mm. con pinza de doble pistón
Neumático delantero:   110/80-17"
Neumático trasero:   140/70-17"

Medidas

Dimensiones L x Al x An:   2.057 x 1.174 x 680 mm.
Distancia entre ejes:   1.355 mm.
Distancia al asiento:   800 mm.
Peso:   141 Kg
Depósito de gasolina:   11,5 l.

Otras características

IluminaciónDoble óptica halógena 12V 35/35 W. H7
Cuadro de instrumentosCuentarrevoluciones analógico y display digital con: indicador de velocidad, cuentakilómetros total y parcial, testigo intermitencia, luz de carretera, punto muerto, nivel de gasolina.

Colores:   Plata, Rojo, Azul, Negro
Precio: 2.299 €
 
Juan Arcos
 
 
 
 
 
 
 
Compartir en Facebook Compartir en Delicius