Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



KTM RC8 - Test Portalmotos

Floren Floren | Colaborador habitual
Más de 35 años en moto, fundador de Portalmotos y otros proyectos similares, probador de motos durante mucho tiempo, las grandes rutas son mi pasión. Me gustan todas las motos y hablar con transparencia.

09/02/2009
KTM RC8 - 2009/KTM RC8
Prueba a fondo de esta deportiva que no decepciona. Potencia a raudales, increible capacidad para modificarla y adaptarla a tu forma de conducir o pilotar. Una obra de ingeniería que hemos probado a fondo en Portalmotos.
Sus líneas afiladas imponen y la verdad es que cuando fui a retirarla, me daba bastante respeto e incluso reflexioné sobre si yo estaría a la altura con mi nivel de pilotaje, para descubrir todas las bondades de esta moto y que luego fuera capaz de trasladarlo al papel. Y así ha sido, francamente me sobra moto por todos lados, la KTM RC8 es tan sobresaliente en la mayoría de sus comportamientos que los límites los acabas encontrando en ti mismo, al menos en mi caso y creo que en la mayoría de los moteros que adquieran esta moto que no se apelliden Rossi.

¡¡Qué pepinazo!! ¡¡Qué hermosura en su conjunto!!, Estos austríacos no dejan de sorprenderme, lo hicieron cuando probé la KTM Superduke, que me enamoró por completo como moto de fin de semana y algo mas, y redescubrí la olvidada superioridad de un motor bicilíndrico ante lo que le pongan delante, sobretodo si hablamos de sensaciones fuertes y aceleraciones brutales. Pues ahora imaginaros un motor bicilindrico con 155 CV pero preparado para dar hasta 180 CV, imaginaros que esta potencia es transmitida prácticamente en su totalidad a la rueda trasera y que apenas se pierde potencia en la transmisión. A bajas vueltas el motor "traquetea" y no tardas ni dos minutos en darte cuenta de que donde esta alegre y con soltura es arriba en el cuentavueltas, claro que para mantenerla ahí arriba hay que tenerlos muy bien puestos, porque os aseguro que intimida. El tacto del acelerador exige tu atención y no perdona despistes, el motor responde al puño con absoluta inmediatez. Esto se traduce en que si te acabas de sacar el carné de moto y no acumulas experiencia, mejor piensa en otra que no sea la KTM RC8 por tu propio bien.

Foto de la KTM RC8Este maravilloso motor fue probado y reprobado, porque no hay que olvidar que esta moto ha sido construida practicamente de la nada, vamos que ha salido de la cabeza de unos ingenieros en Austria y no tiene antecedentes. No sé que tipo de alimentación tendrán estos austriacos, pero se ve que les sienta bien, porque a la vista están los resultados. Reventaron hasta 50 motores literalmente para ir descubriendo sus debilidades y corregirlas ¿Buscando el motor perfecto? En los test para "pulir" el motor y corregir fallos y posibles roturas en conducción extrema, los tuvieron rodando en la zona roja durante 150 horas en turnos diarios de 15 horas, si, has leído bien, una barbaridad que pone los pelos de punta y que habla de lo exigentes que son en KTM con estas cosas. Se inventaron un sistema de alimentación permanente de combustible y a ve que pasaba, motor a tope y a tomar medidas. El motor no manifestó muestras de fatiga y siempre estuvo entregando los 155 CV de potencia. No sé a vosotros pero a mi esto me deja con la boca abierta.

Con estos antecedentes uno coge esta moto y sale a la calle confiado y sabiendo que el motor es casi que indestructible y que no te dejará colgado en la pista mas exigente. Por desgracia tengo en mi memoria un par de motos que en alguna manifestación de Seguridad Vial, de ir todo el rato a 10 kms/h se les fundió la junta de la culata por los calentones, a ver si algunos fabricantes toman nota de como se testea un motor, que esta muy bien vender y cobrar a precio de oro los repuestos, pero hay situaciones y roturas que desde mi punto de vista no tienen justificación.

El motor es un bicilíndrico en V a 75° de 1.147 cc con refrigeración líquida, inyección electrónica, cárter seco y doble eje de equilibrado. Todas estas palabrejas vienen a decirnos basicamente que hablamos de un motor por el que ya lleva tiempo apostando KTM, tecnología moderna y sin practicamente competencia en este sentido ya que las motos japonesas apuestan por motores de cuatro cilindros. El chasis es multitubular y de poco peso. La moto en vacío no llega a los 200 kgs.

La posición es cómoda, la moto es relativamente grande y para un hombre de 1.80 cms como yo, me queda de maravilla, pero también se subieron un par de compañeros menos altos y no tuvieron problema para llegar al suelo. Menos agresiva en la postura que la mayoría de las japonesas deportivas. Pero hay que destacar que la RC8 ha sido diseñada para que satisfaga a la mayoría de los pilotos, por eso todo en ella es regulabl: estriberas, dirección, amortiguadores, hasta la distancia entre ejes ¿Como? Si, la distancia entre ejes, porque no es lo mismo pilotar o hacerte unas tandas en un circuíto como el de Valencia donde las curvas son muy rapidas que en el de Cartagena un poco mas abajo, donde los ritmos son otros, esto me dejó perplejo e ilusionado, la próxima prueba de esta moto a fondo espero hacerla en un circuíto y ver como se comporta al tocar estos reglajes. La amortiguación es de la casa WP (De la propia KTM), lo mejor de lo mejor, los frenos son Brembo y esta todo dicho, adelante lleva dos discos de 320 mm. y bomba radial, y las llantas son Marchesini por si te parecía de poca calidad todo lo anterior. Por cierto, lleva amortiguador de dirección WP y curiosamente y contra lo que suele suceder en la mayoría de las deportivas, en esta moto se nota su efecto y hace bien su trabajo.

Foto de la KTM RC8La que estoy probando es versión monoplaza, y francamente no me extraña, si la digo a mi mujer que se suba conmigo en este pepino de moto, seguro que la pierdo en la primera aceleración, aparte de que la segunda plaza es una azotea, ya ni siquiera un segundo piso. Los mandos son los habituales, menos el pulsador en la piña izquierda con el que controlas la información que va cambiando en el cuadro de instrumentos. ¿He dicho cuadro?. Menudo cuadro!!, te dice hasta lo que has desayunado. Su aspecto es como el de las motos de competición, una sola pieza en digital y fondo naranja, y te informa de todo lo que ofrecen las demás y algo más, como el contador de vueltas y tiempos, ideal para medirte en el circuito. Una auténtica pasada si estás familiarizado con exigirte un poco más en cada vuelta en la pista. Y es que en todos sus detalles la RC8 te dice que ha sido fabricada para competir y sentirte piloto profesional.

En la carretera, hay que jugar con la caja de cambios porque como ya he dicho, a pocas vueltas la moto "traquetea", pero basta con que pases de las 3000 vueltas para que sientas el tremendo empuje de la moto, agárrate bien al manillar y concéntrate en lo que tienes delante porque todo empieza a pasar a tu alrededor a mucha velocidad. La visibilidad en los espejos es mejorable, el motor bicilíndrico vibra y esto se transmite a todo el conjunto de la moto, no es nada preocupante, pero seguro que lo pueden hacer mejor en Austría. La protección aerodinámica es de primera, incluso sin necesidad de agacharte podrás sentir que el viento circula alrededor de tu cuerpo pero que no impacta contra el.

La moto es muy ligera y es en las carreteras reviradas donde la disfrutas de verdad, la sensación de control es absoluta, las frenadas son de infarto como en todas las KTM, el comportamiento en los cambios de dirección es ejemplar y la conducción acaba siendo muy intuitiva porque la moto hace su trabajo muy eficientemente y transmite confianza.

El día de la prueba hacía frío, frío de verdad, estábamos a menos de 0 grados en la sierra de Madrid, lugar habitual donde probamos las motos. Esto impidió que pudiéramos "estrujarla" a tope, dentro de los límites que siempre nos marcamos en la carretera, y no pudimos profundizar en su comportamiento mas extremo el día de las fotos, también llevaba unos neumático tan sumamente blandos y orientados para el circuito, que estando el suelo mojado y en algunas zonas hasta congelado, no nos atrevíamos a buscarla los límites. Pero esto no impidió que el resto de días que la tuve en mi poder, la probara mas a fondo y me volviera todos los días con una sonrisa de oreja a oreja. Estoy ya de vuelta de las motos deportivas y prefiero otras monturas mas practicas y orientadas al día a día y a viajar con algo de confort, pero la KTM RC8 ha sabido devolverme alguna que otra sonrisa e incluso motivarme a ver que tal podría hacerlo en algún circuíto y medirme con otros pilotos en cuestión de tiempos.

El consumo ha sido de unos 8 litros aproximados a los 100 kms. El depósito tiene una capacidad de 20 litros, 3,5 son de reserva. Por cierto muy original su forma y muy ergonómica, lleva una especie de topes negros a ambos lados por si te caes que el daño no sea mucho en esta zona de la moto. El tubo de escape también sorprende y para mi gusto es el mejor sistema que he visto hasta ahora y con diferencia. Se trata de una salida en la parte inferior de la moto, que si no te fijas ni lo ves. Esto aparte de mejorar la simetría de la moto, me parece muy práctico porque no hay como quemarte con el escape, es muy difícil romperlo o arañarlo en caso de caída, tiene un sonido ronco y suave y cumple con la normativa más exigente. La herramienta es de primera calidad, como siempre digo, la mejor que he visto hasta la fecha es la que entrega KTM con sus motos, a años luz de la de cualquier otra marca. En el tema de accesorios hay un mundo, la oferta es tan amplia como puedas imaginar, basta con que te des una vuelta por la web del fabricante. Desde herramientas hasta piezas de carbono, depende de tu gusto y tu bolsillo personalizarla a tope.

El precio esta por los 16.000 euros, ¿Te parece cara?, Bueno yo difiero en este punto, he leído por ahí a otros medios que suelen considerar esto un punto en contra de esta moto, yo invito a quien se anime, a que le ponga a su deportiva japonesa frenos Brembo, amortiguadores WP y todos los detalles y la calidad que la RC8 ofrece de serie, y luego me contáis a ver como os salen los números...

En definitiva una moto apropiada para los que ya estáis de vuelta en esto de las deportivas, los que buscáis sensaciones fuertes y mejorar tiempos. Los que queréis invertir en un motor duro como el solo y requeteprobado para que las palabras calidad y KTM sigan rodando de la mano. Una maravillosa obra de ingeniería que se puede mejorar y hacer de ella una campeona en los circuitos sin tener que gastarte una fortuna en mejorarla, porque ya trae lo mejor de serie.
Mejorable el traqueteo del motor a bajas vueltas y las vibraciones en general, la visibilidad en los espejos, la plaza del pasajero y poca cosa mas. Una máquina que si la pones una cabeza nuclear en el faro delantero, se convierte en un auténtico misil naranja.
Compartir en Facebook Compartir en Delicius