Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



KTM 125 Duke. Presentación en Barcelona. Primer contacto

cosmonauta cosmonauta | Probador
Mecánico de profesión, continuo la tradición familiar de las dos ruedas. Prefiero escuchar a aportar mi experiencia, pero sobre todo, disfrutar en grupo de la moto.

11/03/2011
KTM 125 Duke/KTM 125 Duke

KTM tiene fama por muchas cosas: buenas motos, productos de calidad, enduro, trail, máquinas poderosas, potentes… pero el terreno de las 125cc no estaba demasiado trabajado. Con la KTM 125 Duke la marca austriaca explora nuevos terrenos desde le excelencia. Si buscas una 125 con una imagen distinta y con la efectividad ‘made in’ KTM, no te pierdas esta KTm 125 Duke.

 
Siempre hay algo nuevo que inventar. Siempre. Aunque creamos que todo está inventado, siempre se nos sorprende con un inventazo de la leche. Por ejemplo, el Iphone. El teléfono ya estaba inventado, y el teléfono móvil también, pero llegó Apple con su nueva forma de ver la telefonía, y lo reinventó. Pues eso ha hecho KTM. Pero esta vez, los austríacos lo han hecho con el concepto de moto de 125 c.c. Ya estaban los scooters de 125 c.c. (de rueda pequeña, de rueda alta, los GT, los deportivos, etc), y ya existían las motos de 125 c.c. (naked, custom, deportivas, etc). Pero lo de la Duke 125 es un salto cualitativo hacia delante. El concepto de este benjamín austríaco nació de la idea de incursionar en el mundo del octavo de litro, pero el problema viene cuando se tienen ganas pero no se sabe cómo.

Sin embargo, los de Mattighofen, en un genial brainstorm, llegaron a la gran idea de preguntar directamente al usuario al que iba dirigido este producto. Así, de 90 chavales escogidos entre España, Reino Unido, Austria, Italia, Francia y Alemania, fueron sacando ideas y conceptos con los que ir esbozando la estética y características de este embrión. Los pilares sobre los que tenían que asentarse las preferencias de los mancebos europeos eran claras: máxima calidad de materiales y cumplir con la legislación presente y futura.

En este último caso, la ley europea sobre conducción de vehículos de 125 centímetros cúbicos estipulará en el 2013 que el carnet A1 deberá ser para mayores de 16 años y con las limitaciones de peso y velocidad de al menos 110 kilos y 100 km/h. La Duke ya ha sido engendrada bajo estas prioridades y no tendrá problemas. Respecto a la calidad de los materiales, se puede apreciar ya a simple vista que la Duke posee lo mejor de lo mejor, beluga en todos sus componentes. Por ejemplo, la pinza delantera es radial Brembo con latiguillos metálicos. Durante la primera de las presentaciones oficiales de esta KTM Duke 125 realizada el 8 de febrero en Barcelona a la que pudimos asistir por ser invitados de lujo, se nos ofreció la posibilidad de conducir una de estas excepcionales máquinas, y al girar la llave de contacto y ver el odómetro, descubrimos con estupor que era “virgen”, asunto que no nos es grato porque el motor no recibirá buen trato por nuestra parte cuando necesita un rodaje fino y relajado. Pues durante esta rodada por las calles de Barcelona, ya demostraba una frenada simplemente espectacular, a pesar de eso, de no haber sido utilizado nunca y estar las pastillas en disonancia aún con el disco de 280 milímetros de forma lobular.
 
 
Otra de las preferencias en la que estuvieron de acuerdo todos los chiquillos era que la moto fuera altamente customizable. Dicho y hecho, cual genio de la lámpara, KTM realizó el proyecto de tal forma que la moto fuera totalmente customizable en todos y cada uno de sus componentes mediante un amplio abanico de accesorios menos en uno de ellos, en el motor.
 
No existe forma oficial de trucar este motor de 4 válvulas en cabeza con tratamiento DLC (Diamond like carbon) y Coated Finger Followers, un tratamiento en las guías de las válvulas para reducir fricciones que en un motor convencional anda cerca del 10 % de la potencia bruta del motor y que KTM ha conseguido reducir para mayor provecho de la potencia final de 15 caballos a las 10.500 vueltas. Ello se refleja, como no podía ser de otra manera, en el consumo, unas cifras que deambulan entre los 2,5 y 3,4 litros a los 100 km los cuales somos testigos de su veracidad y que se pueden consultar en el enorme panel digital multifuncional de rápida lectura en el que de un simple vistazo podemos observar todos los datos referentes a la autonomía, cantidad de combustible, temperatura del refrigerante, tacómetro en forma lineal, consumo medio, odómetro y dos parciales además de la velocidad con grandes dígitos. El motor no le sucede como en otros casos de la competencia, que no es capaz de rellenar el hueco de una moto de dimensiones standard y dan una apariencia algo ridícula. La Duke tiene apariencia de moto grande en todos sus aspectos, y el monocilíndrico juega a su favor en este aspecto. En el tema de accesorios y customización anteriormente referido, hacer especial mención al uso delos LED’s que se ha hecho para darle este toque distintivo. El depósito de combustible puede ser personalizado con una línea de diodos LED practicables desde un punto situado bajo él que nos dejó a los allí presentes con la boca abierta por la belleza del resultado. Se ha hecho uso de esta tecnología lumínica en los intermitentes, portamatrícula y luz del colín pero en estos casos vienen preinstalados desde la línea de montaje.
 
 
Ya con las preferencias de la próxima generación europea sobre la mesa de trabajo, KTM impuso las suyas, que básica y resumidamente son eficacia, fiabilidad y seguridad. La fiabilidad ya hemos hablado de ella, objetivo cumplido mediante el uso de los mejores componentes, mientras que con la seguridad decidieron acometer el reto como mejor saben, haciendo un diseño con chasis tubular de acero que centralice muy bien el punto de gravedad y que obligue al conductor a llevar una postura segura a la vez que pueda maniobrar la máquina con total soltura a la vez que con suma diversión. Y vaya que sí lo han conseguido. La Duke es una moto alta con postura erguida y manillar ancho, un tubo preformado mediante presión hidráulica con el que se maneja bien a esta suave en apariencia moto. La suspensión, monoshock detrás con ajuste de tensión y horquillas de 43 milímetros delante sin posibilidad de ajuste le dan un toque de suavidad a la Duke, pero metidos en curva no nos pareció flácida y pendulona sino todo lo contrario. Los neumáticos de entramado radial juegan un papel principal en este apartado, el de la diversión en trazados revirados, y con sus 110 delante y 150 mm detrás montados sobre llantas de aluminio nos confieren la seguridad necesaria para entrar en curva con confianza y salir de ella con maestría. Son seis marchas con las que podemos darle vidilla a esta moto, pero la última, aunque con fragmentos de fuerza y brío, sólo sirve para lanzar la moto hasta poco más allá de los 120 km/h. Con la que verdaderamente podemos disfrutar como un niño con zapatos nuevos es con la tercera marcha, que nos da el juego suficiente para entrar en y salir de curva con cierta alegría a la vez que alarga lo necesario para circular por ciudad.
 
 

Pero no todo es vino y rosas en esta octavo de litro recién llegada, porque el motopropulsor tiene tan ajustado la centralita de inyección manufacturada conjuntamente por Bosch y KTM para que trabaje dentro de los márgenes legales de contaminación, que al cortar gas para cambiar de marcha es posible que se cale. Otro problemilla que pudimos apreciar y que seguro que se soluciona con el rodaje al igual que el anterior, es que los austríacos han fabricado la caja de cambios con una predicción de funcionamiento muy elevada, de forma que empiece a funcionar bien tras un largo periodo de actividad. Mientras, el punto muerto juega al gato y al ratón con nosotros. Esto sólo puede indicar una cosa, que la Duke 125 de KTM está fabricada a conciencia, con la más pura impronta austríaca de deportividad y en la que se ha preferido deshacerse de todos los elementos que la no aumenten. A todo lo anterior, debe unirse la línea y estética que tiene de “moto grande”, porque al fin y al cabo, es lo que es, pero con detalles que la hacen inconfundible, como el silencioso que sopla hacia abajo camuflado entre los ejes del basculante y el monoamortiguador trasero pero que no acaba de desligarse del sonido patente de todas la 125 aunque en esta Duke nos recuerde en algunos momentos del ralentí a una de sus hermanas mayores.

 
 
Junto a este nuevo lanzamiento, KTM ha desarrollado una línea de ropa en consonancia con la idea de moto que tienen en el centro de Europa más bien dirigido al público juvenil desenfadado y que no han querido perder la oportunidad en esta presentación de hacérnoslo recordar.
 
 KTM ha reinventado la moto, y sabemos de lo que estamos hablando.
 

Precio final venta al público: 3.789 €
 
Ficha técnica - KTM Duke 125 - 2011

 
Tipo de motor Monocilíndrico, 4 tiempos
Cilindrada 124,7 cc
Diámetro x Carrera 58 x 47,2 mm
Potencia max. (homologada) 11.3 kW @ 10.500 rpm
Par máximo 12 Nm @ 8.000 rpm
Arranque/Batería Eléctrico
Cambio de marchas 6 marchas
Inyección EFI
Distribución DOHC
Lubricación Engrase a presión
Lubrificante motor Motorex, SAE 10W-50
Transmisión secundaria 14:45
Refrigeración Refrigeración por líquido
Embrague Multidisco en baño de aceite con mando hidráulico
Gestión del motor Bosch
Chasis Multitubular en acero al cromo molibdeno
Subchasis Aluminio
Manillar Aluminio, Ø 26/22 mm
Suspensión delantera WP USD Ø 43 mm
Suspensión trasera WP amortiguador
Recorrido suspesión delante/detrás 160/160 mm
Freno delante disco de Ø 280 mm
Freno detrás disco de Ø 230 mm
Llanta delante/detrás 3,00 x 17"; 4,00 x 17"
Neumáticos delante/detrás 110/70 x 17"; 150/60 x 17"
Silencioso Acero (KAT)
Ángulo de dirección 65°
Avance 100 mm
Distancia entre ejes 1.3505 ± 15 mm
Altura libre sobre el suelo 185 mm
Altura del asiento sin carga 810 mm
Capacidad del depósito aprox. 11 litros
Peso listo para utilizar (sin gasolina) aprox. 118 kg
Compartir en Facebook Compartir en Delicius