Update CMP
Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



Kawasaki J300 – Prueba - Pequeña Ninja

José Montalvo José Montalvo 'Sito' | Probador

18/03/2014
J300/Kawasaki J300 - Prueba Portalmotos
Ya está aquí la Kymco J, perdón... la nueva Kawasaki J300, y ni más ni menos que para batirse en duelo con las mejores y más instruidas marcas en una de las cilindradas más competidas del mercado. Prueba a fondo de la Kawasaki J300.










La Kawasaki J300 es la nueva joya verde, el primer scooter de Kawasaki, que llega tras un acuerdo con una marca vecina que, hasta ahora, no era competencia. Con la inestimable ayuda de los taiwaneses KYMCO, este proyecto de Kawasaki ha visto la luz sobre la base de una superventas, la KYMCO Super Dink 300. Lo que está claro es que los japoneses de Kawasaki no querían cometer errores y han apostado sobre seguro, al igual que han hecho otras marcas que llegaban nuevas al segmento de las scooter como BMW.


De imagen imponente, esta Kawasaki J300 destaca por su esencia Ninja. Sus afiladas ópticas y su zaga guiada por tecnología led o la exquisita combinación de diferentes tonos de pintura mate entre las que se encuentra el característico verde Kawasaki, hacen de esta scooter de media cilindrada una auténtica depredadora del asfalto.


El cuadro de mandos iluminado en azul intenso está formado por los relojes analógicos del cuenta revoluciones y el velocímetro, ambos separados por una pantalla que muestra de forma digital la información sobre el cuentakilómetros total, dos parciales, nivel de combustible, temperatura del motor y reloj horario. Abajo y a la izquierda del manillar se encuentra una pequeña guantera provista de una toma de corriente (complemento opcional) para cargar tu dispositivo móvil. Y ya que hablamos de capacidad de almacenamiento, no está de más comentar que bajo el asiento encontramos un compartimento de generosas proporciones, en el que cabe sobradamente un casco integral y un casco jet.


El motor montado en esta Kawasaki J300 es un monocilíndrico de 299 cc de refrigeración líquida e inyección electrónica que rinde 28 CV, potencia más que de sobra si pensamos que el peso general del conjunto no sobrepasa los 200 kilos.


El chasis está formado por una estructura multitubular de tipo diamante en acero. Dicho bastidor está soportado en la zona anterior por una horquilla telescópica convencional, mientras que para la parte posterior confían en un conjunto de doble amortiguador ajustable en pre-carga. En ambas ruedas monta un único disco de freno lobulado de 260 mm para la delantera y de 240 mm para la trasera. Sendos discos son mordidos por pinzas de dos pistones.


Todo esto suena muy bien, palabras sobre papel, pura teoría, ahora viene cuando os cuento en realidad cuales han sido mis sensaciones a lomos de esta "KAWA".


¡Al ataque!


Para empezar, y como no podía ser de otra manera, lo primero que impacta es la agresiva estética de esta Kawasaki J300, que hace que te venga a la memoria la imagen de sus hermanas de marca, sobre todo el de la Z1000SX. Nos ponemos a los mandos de esta Kawasaki J300 y lo primero que percibo al sentarme es la poca distancia que existe entre el asiento y las plataformas donde van apoyados los pies. Para las "aves zancudas" como yo, esto hace que las piernas se flexionen más de la cuenta y se adopte una posición de conducción un tanto diferente. Algo que no ayuda en exceso a esta comentada postura es que no tienes la posibilidad de mover los pies de la plataforma, ya que no tiene apoyos en la zona posterior del escudo y la forma aerodinámica de los reposa-pies recorta el espacio.


No todo iba a ser cuestionado en cuanto la habitabilidad del conjunto, el asiento es de generosas proporciones y muy cómodo y el manillar se encuentra situado en un posición inmejorable, que hace que aunque tengas las piernas por encima de lo establecido, no estorbe en absoluto en el manejo del scooter.


Ya en movimiento, la Kawasaki J300 se comporta de manera muy lineal, tiene una salida fulgurante y una capacidad de manejo excelente gracias a un peso general del conjunto muy contenido y al bajo centro de gravedad.


Una vez aclimatado a su posición de conducción, atravesar el tráfico urbano es pan comido y a pesar de su apariencia voluminosa, los espejos han sido diseñados para sobresalir lo justo del conjunto y no disminuir en absoluto la visibilidad a través de los mismos. Dichos espejos equipan un tratamiento anti ángulos muertos, al que cuesta un poco adaptarse.


En trayectos interurbanos la Kawasaki J300 se comporta a las mil maravillas, con suficiente par y velocidad punta como para plantearse cualquier trayecto. El tarado de las suspensiones ayuda a la contabilidad del conjunto, aunque la horquilla delantera en curvas rápidas o en amplias glorietas titubea y hace que la trayectoria de esta Kawasaki J300 sea algo imprecisa.


El único pero de esta Kawasaki J300 a la hora de encarar largos recorridos es su pequeña pantalla, que aunque algo te protege, no lo hace de manera suficiente si sobrepasas el 1.80 metros de altura.


De consumo ajustado si la llevamos de forma tranquila, llega hasta los 300 kilómetros sin repostar. La zona del acompañante se muestra cómoda y las asas laterales ayudan a la estabilidad del pasajero en todo momento.


Con la mano en el corazón


Para mi humilde opinión creo que 300 centímetros cúbicos para una scooter es el equilibrio perfecto, potencia suficiente, peso contenido, versátiles, ágiles y de justo consumo. Pues bien, esta pequeña Ninja cumple sobradamente con estas cualidades y con el aliciente de la esencia que la marca japonesa imprime en todos y cada uno de sus modelos.



Precio: 4.399 €uros (sin ABS)

Kilómetros de la prueba: 1.000 km

Consumo: 3,8l/100 km

Autonomía: 300 km +/-


Lo bueno


Equilibrio

Estética

Dinamismo


Menos bueno


Habitabilidad

Suspensión delantera

Plásticos




FICHA TÉCNICA KAWASAKI J300



Motor

Monocilindrico, 4 tiempos, SOHC, 4 válvulas

Refrigeración

Agua

Cilindrada

299 cc

Diámetro / Carrera

72,7 mm x 72 mm

Relación de Compresión

10.8 : 1

Potencia Máxima

28 CV (20,3 KW)/ 7.750 r.p.m

Par Motor Máximo

28,7 Nm (2,9 kg-m) / 6.250 r.p.m

Alimentación

Inyección electrónica: 34 milímetros de diámetro

Encendido

ECU control

Arranque

Eléctrico

Lubricación

Forzada, cárter húmedo

Tipo de Transmisión

CVT con embrague centrífugo

Transmisión primaria

2.220 ~ 0.79

Relación Final

7.222 (43/16 x 43/16)

Transmisión final

Correa

--- ESTRUCTURA DE LA MOTO ---

Chasis

Tubular de diamante de acero

Ancho de vía

28º / 113 mm

Ángulo de dirección

40º / 40º

Suspensión Delantera

Horquilla telescópica

Diámetro Barras

37 mm

Recorrido

110 mm

Suspensión Trasera

Doble amortiguador con ajuste de pre-carga en 5 posiciones

Recorrido

100 mm

Freno Delantero

Disco lobulado; Pinza de doble pistón

Diámetro

260 mm

Freno Trasero

Disco lobulado; Pinza de doble pistón

Diámetro

240 mm

Neumático Delantero

120/80-14 M/C 58S

Neumático Trasero

150/70-13 M/C 64S

--- DATOS GENERALES ---

Longitud Total

2.235 mm

Anchura Total

775 mm

Altura Total

1.260 mm

Distancia Entre Ejes

1.555 mm

Altura del Asiento

775 mm

Distancia Libre al Suelo

145 mm

Peso en orden de marcha

191 Kg

Capacidad del Depósito

13 Litros



José Montalvo ‘Sito’

Compartir en Facebook Compartir en Delicius