Update CMP
Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Honda Varadero XL1000V : Prueba de usuario

Floren Floren | Colaborador habitual
Más de 35 años en moto, fundador de Portalmotos y otros proyectos similares, probador de motos durante mucho tiempo, las grandes rutas son mi pasión. Me gustan todas las motos y hablar con transparencia.

11/03/2008
Honda Varadero XL 1000V - 2009/Honda Varadero XL 1000V modelo 2009
En los catálogos todas pintan de maravilla y todo son prestaciones sin límites, pero investigué un poco por los foros, por los artículos de las revistas y sobre todo, preguntando a los propietarios (que mejor fuente no?) de un modelo igual que la que quería. Los resultados no fueron muy alentadores pero al probarla yo mismo... todo cambió.
Lo primero que he de confesar es que la decisión de comprarme la Varadero fue más bien algo un poco “impuesto” por las circunstancias que de motus propio. Me explico. Yo estaba tan contento con mi Honda Cbr1100XX que pensaba cambiar más adelante si acaso por el mismo modelo pero del año en curso, pero he aquí que un día haciendo el faba en el trabajo me doy la leche del siglo y me jodo completamente el codo izquierdo. La rehabilitación está siendo más larga de lo esperado y llevo ya 4 meses con el dichoso codo. Así las cosas, me aconsejan o bien dejar la moto (jejeje, para mearse vamos…) o bien cambiarla por otra con una posición de conducción menos “R”. Una vez llegados a este punto la decisión es evidente, busque entre la marca a la ke soy fiel desde hace años y ke mas confianza me da, Honda y mirando una moto ke fuera cómoda, de un motor como mínimo de 1.000 cc y ke me gustara, pues ahí si que no había mucho donde perderse y apareció como única candidata ganadora por goleada la Varadero XL1000V.
 
Una vez recuperado lo suficientemente del codo, todavía hice una salida con la XX. Imaginaros, 2 meses sin subir en moto y con un mono del copón me subo a la moto y a los 40 kms (recuerdo perfectamente mirar el contador parcial que había puesto a 0 al llenar depósito) la mano derecha dormida por completo y el codo comienza a molestarme más de lo que yo pensaba. La ruta terminó a las 6 de la tarde con 400 kms entre pecho y espalda. El dolor en el codo tardó un par de días en remitir. Las ganas de moto te hacen cometer estas locuras, aunque está claro que una vez lo haces, pero de seguido era imposible. Por lo que tras dejar en el garaje la XX, tuve claro definitivamente que la próxima vez que la cogiera sería para dejarla en el concesionario para venderla. La decisión de comprar la Varadero era ya firme e irrevocable.
 

En los catálogos todas pintan de maravilla y todo son prestaciones sin límites, pero investigué un poco por los foros, por los artículos de las revistas y sobre todo, preguntando a los propietarios (que mejor fuente no?) de un modelo igual que la que quería. Las conclusiones sacadas de estas “pesquisas” no fueron muy alentadoras la verdad… que si la moto es muy pesada, que si nada quedaba en ella de su denominación trail, sólo carretera y viajes largos, pero en curvas muy difícil de llevar o rectificar a mitad de trazada… uff… se le ponen a uno los pelos de punta oyendo todo eso y sin poder comprobarlo hasta haber soltado la pasta claro…

Como tampoco había “más remedio” la compré, con la ilusión añadida de ser la primera moto nueva de “trinki” que me compraba. Cuando fui a por ella lo primero que me impresionó fue su presencia y que al ir a la gasolinera la manguera no paraba de soltar litros y litros de gasolina en un depósito que parecía no tener fondo (miré a ver si por debajo iba saliendo la gasolina tal y como entraba!!). Una vez completos los 24 litros que le metí, a enseñarla a toda la familia como es costumbre en mi.
 
Llegó la primera salida con los compañeros del MAV y la toma de contacto me dejó bastante satisfecho, pero claro, echaba en falta los 170 caballos de la XX como es lógico. Sobre el peso, decir que una vez en marcha no se nota tanto y es más ágil de lo que había leído. Como es lógico las primeras curvas y frenadas fueron de tanteo y me dejaron un muy buen sabor de boca. El primer examen aprobado. Hay que tener en cuenta que no pude pasarla de las 6.000 vueltas (sube hasta 10.000) por indicación del mecánico durante los primeros 1.000 kms. El sábado le hice 350 kms, la mayoría de ellos por autovía y lo cierto es que sorprende la falta de ruido y la suavidad con la que el motor afronta la carretera abierta. Respecto a las curvas, la prudencia marcaron la pauta de la primera salida en grupo.
 
 
Honda Varadero XL1000V
 
 
El Domingo, ya en solitario, volví a salir como no podía ser de otra manera y escogí una ruta con muchas curvas para ver como se defendía apurando un poco más la conducción… y aquí comenzó a ganarse mi respeto y admiración la moto. Mi experiencia fue de lo más satisfactoria, casi orgásmica. La moto se tiene en curvas con un aplomo increíble, la trazada limpia y sin sobresaltos, con posibilidad de rectificar una curva que se cierra o una mala trazada inicial. La entrega de potencia por encima de las 6.000 revoluciones es más de considerable y los bajos del motor en V son realmente sorprendentes. Por supuesto salí a probarla un poco más al límite e hice apuradas de frenada, tanto en recta como en curva, rectificaciones de trazada en mitad de curvas, curvas cerradisimas, abiertas, rápidas, enlazadas… el primer pensamiento que se me vino a la mente fue: “… se nota que lleva dentro el alma de la marca del ala dorada, es una Honda de los pies a la cabeza…”. Divertida en curvas, con autonomía más que suficiente, cómoda en viajes largos y con una estética y una presencia impactantes. En definitiva yo la denominaría como una moto COMPLETA Y POLIVALENTE a más no poder.
 
Por supuesto, también tiene sus puntos débiles que para mi (y siempre será mi opinión subjetiva) son:
 
  • El marcador digital no indica en ningún momento el nivel de gasolina que queda en el depósito. Indica el consumo de litros a los 100 km, los kilómetros que haces con cada litro (no se para que narices sirve esto pero bueno), pero en ningún momento te indica cuantos kilómetros te quedan con la gasolina que tienes en el deposito, información que creo sería de gran utilidad.
  • También eché en falta el indicador de marcha actual. Esto es una manía que tengo de siempre y que solventaré instalando en el salpicadero (muy generoso por cierto en dimensiones) un indicador de marchas que seguro encontraré en cualquier tienda de accesorios.
  • Las palancas de frenado y cambio de marchas, que como siempre son regulables en altura, no lo son sin embargo en distancia a la puntera y sinceramente encuentro que son un poco “difíciles de encontrar” con el pié, lo que en el caso del freno no es tan acusado, pero en el del cambio de marchas sí, con los consiguientes sustos al ir a reducir y soltar embrague sin la marcha corta por no haber realizado el cambio. Supongo que será cuestión de que el pié se acostumbre a encontrar la palanca poco a poco, pero de primeras repito que creo que es un poco incomodo.
  • Cuando leí los folletos creí entender que la cúpula era regulable en altura mediante motor eléctrico y cual fue mi desencanto al comprobar que no era así. La cúpula que saca de serie tiene dos posiciones (baja y alta) pero se ha de mover por medio de anclajes con tuercas y tornillos y por lo que me comentó el mecánico no es una operación sencilla. Le indiqué que la colocara en la posición alta y la cúpula cumple su cometido a la perfección eliminando de manera efectiva el aire al piloto.
  • En cuanto a los mandos de la moto, lleva prácticamente los mismos mecanismos que la Dominator que tengo (y es el modelo del 89!!...) aunque supongo que en Honda han pensado: “… si algo funciona eficazmente, ¿para que cambiarlo? Se podrían haber estirado un poco en diseñar algo un poco más moderno.
  • El tacto del freno tanto delantero como trasero (tengo la versión con ABS) no da sensación de firmeza y para mi gusto se hunde demasiado al presionar, pero he de decir que la frenada es firme y más que suficiente, aunque sin duda, cambiaré los tubos por latiguillos metálicos.
  • Evidentemente lo primero que eche de menos fue la rabia de los 170 caballos de la XX, pero está claro que a partir de las 6.000 vueltas como mencioné antes, la entrega de potencia de los 94 caballos es generosa. De todas maneras, ya estoy buscando algún kit de potenciación que seguro que existe para ver si la puedo subir por lo menos a los 100 caballos. Es que así queda el tema más “redondo”…jejeje.
  • El embrague es de cable, que dicen que tiene mas tacto, pero a mi me parece un poco retro el sistema.
En definitiva, repito que aunque no las tenías todas conmigo a la hora de cambiar la moto, he de reconocer que en los escasos 3 días que tengo mi nueva Honda Varadero XL1000V he cambiado completamente mi visión de estos mal llamados “armarios”. Sin duda, la recomiendo para aquellos que busquen una moto para todo y que todo lo haga bien. Diversión en curvas y miles de kilómetros cómodos asegurados al 100%.
 

 
Gracias a Toro-MAV por enviarnos su prueba, estamos seguros de que os servirá de ayuda a todos los que estais pensando en adquirir esta moto.
 
Si deseas que publiquemos tu prueba personal sobre tu moto, puedes enviarla a: webmaster@portalmotos.com
 
Compartir en Facebook Compartir en Delicius