Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



HONDA CBR250R – Prueba Moto – Por la puerta grande

Sergio Hidalgo Sergio Hidalgo
Apasionado de las motos con 20 años de experiencia en rutas, viajes, incursiones a circuito y desplazamientos al trabajo. Monitor de Portalmotos y piloto de la MAC.

19/07/2011
HONDA CBR 250 R/HONDA CBR250R
Honda CBR. El nombre por sí solo asusta. Cuando ves que son 250 cc el susto se transforma en curiosidad, pensando si te fías más del nombre o del apellido. Que no te quepa duda de que es una Honda y es una CBR. Los 250 cc sólo marca una pequeña limitación para los experimentados, pero que será acogida de mil amores por los que se quieren iniciar en el mundo de la moto entrando por la puerta grande. No te pierdas este test a la Honda CBR250R.




¿Y qué moto me compro? Una pregunta habitual en las cabezas  de aquellos que acaban de sacarse el carné de moto. Si compartes esta duda razonable, sigue leyendo.
 
En muchas actividades que requieren conocimiento y experiencia la velocidad de aprendizaje dependerá de las etapas por las que hayamos decidido pasar. A un principiante se le recomendará empezar con un coche menos potente, unos esquís más blandos o una tabla de surf más larga que las elegidas por gente con cierta experiencia, de esta forma le será más fácil no salirse de las curvas, conseguir dominar los esquís, o ponerse de pie en la tabla cuando le lleva la ola.
 

Cuando estamos aprendiendo a meter marchas, frenar, tumbar, acelerar y trazar una curva, necesitamos que la moto que estamos llevando sea ligera, suficientemente baja como para apoyar los talones, tenga una frenada dulce y, entre otras cosas, no nos obligue a llevar una postura forzada en  la que tengamos todo nuestro peso sobre el manillar.

 
La Honda CBR 250R cumple todos estos requisitos, y su destino es servir de trampolín hacia motos de cilindradas mayores.
 
Seguramente estés pensando que se me ha ido la cabeza si has leído las revistas que aparecían en los kioscos hace unos años. A finales de los 80 y a lo largo de los 90 las revistas sacaban artículos de máquinas de 250cc, tetracilíndricas que revolucionaban hasta 18.500 vueltas, daban más de 40 CV y sacaban un gruñido a muchos. Hablo de las CBR250RR, FZR250RR, GSXR250RR, ZXR250 que se vendían en Japón y que nosotros nunca llegamos a oler (salvo algún suertudo que hubiese conseguido una de importación). Eran motos RR, deportivas de pura cepa que necesitaban buenas manos para poder llevarlas. Este recuerdo me hizo sentirme inquieto cuando me enteré de que la Honda CBR250R había llegado a nuestro país.  Sin embargo los tiempos han cambiado y Honda ha sacado esta CBR con otro espíritu, el de facilitar una entrada lógica al mundo de la moto.
 

La Honda CBR 250R monta un motor monocilíndrico de 250 cc, diseñado para durar sin dar problemas, contaminar poco, no molestar a los vecinos, y tener un amplio rango de revoluciones utilizables. Empuja desde abajo hasta las 10.500 revoluciones dando el máximo de potencia a 8.000.

 
Honda CBR 250R fotosHe de reconocer que, acostumbrado a motos de mayor cilindrada, me parece que este motor no empuja lo suficiente… hasta que me acordé de mi primer monocilíndrico de 250 cc. Después de varios años, primero con un ciclomotor que no subía las cuestas con paquete “Sí sí, baja aquí que la moto no puede, te subes la cuesta andando y te espero arriba…” y luego con una enduro de 80cc que a mí me parecía la moto con mejor salida de la región, mi tía me prestó durante un año entero su SR Special. Asiduo lector de revistas de motos e hijo de un motorista en toda regla, por fin iba a poder dar vueltas por la sierra con mi padre, conocer la cruz verde y comer patatas revolconas típicas de Ávila!!! Esta moto andaba mucho menos que la CBR, no frenaba, bailaba la Macarena en cada curva… pero me lo hacía pasar de maravilla, y lo que es más importante, cogí mucha experiencia.
 

Estos recuerdos hicieron que afrontase la ruta en la CBR con ganas, y os aseguro que me lo pasé muy bien y me hizo reafirmarme en que esta moto es una buena opción para empezar. Una parte ciclo que aguanta y un  peso reducido hace que esta moto entre en cualquier curva con soltura, y que siga entrando en la curva aún si esta se acaba cerrando. Cuando nos encontramos una curva de doble radio que no esperamos que se cierre (si somos novatos lo esperaremos menos aún) tenemos dos opciones, tumbar más sin cortar gas, la mejor opción a mi parecer, pero a veces difícil de llevar a cabo por no tener la sangre fría suficiente, o levantar la moto ligeramente, frenar con fuerza y volver a meter la moto en curva. En ambas situaciones esta moto se comporta bien, y no es sólo que se comporte bien, sino que debido a su reducido peso nos será mucho más fácil salir de esta situación que con, por ejemplo, una moto "gorda" limitada.  Y es que afrontar derrapadas, coladas, puntos muertos, coches que nos encontramos en nuestro carril (¿Esto no se multa?) con una moto de 160 kilos siendo novato es mucho más seguro que hacerlo con una moto de mucho más peso. De esta manera aceleraremos nuestro proceso de aprendizaje en vez de agarrotarnos porque no somos capaces de hacernos con un bicho de 200 y pico Kg. Os aseguro que a ciertos niveles no muy experimentados se irá mucho más rápido por curvas con esta moto que con una más gorda.

 
Las suspensiones no ofrecen regulación, si eres un peso superpluma o un peso superpesado y ves que esto afecta al comportamiento de la moto siempre podrás cambiar los muelles e incluso la densidad del aceite.
 
Comparando pesos se podría pensar que no hay tanta diferencia con una supersport moderna. El problema son las inercias que aparecen en un tetracilíndrico de 600 cc, que se hacen notar bastante comparadas con las inercias provocadas en esta CBR, que, sinceramente, se mueve por las curvas con la agilidad de una bicicleta. La CBR es estable, tiene una frenada aceptable,  y bajos suficientes para no quedarse muerta en mitad de la curva.
 
Fotos de Honda CBR 250RLa postura de conducción, erguida y sin obligarnos a doblar las piernas mucho, es ideal para moverse por ciudad. Las dimensiones reducidas permiten colarnos entre coches con facilidad, el funcionamiento del embrague junto con la entrega de potencia del motor hace que sea difícil calar a la CBR, el radio de giro del manillar y la distancia del asiento al suelo nos permiten maniobrar fácilmente. Además esta moto gasta menos que un mechero y tiene autonomía como para usarla de continuo sin ir pensando en echar gasolina constantemente. Todo esto unido a un precio reducido hace que la CBR250R sea una buena opción para todos aquellos que tengan carné de moto y quieran tener una para moverse por ciudad y alrededores sin que los coches les afeiten.
 
En autopista aguanta bien a velocidades legales, Honda se ha esforzado en reducir las vibraciones propias de un monocilíndrico, quedando pequeñas vibraciones en pies y manos al movernos por autopista. Es posible protegerse del viento apoyando el pecho en el depósito aunque yo personalmente no aguante muchos kilómetros en esta posición. Existe la posibilidad de pedir ABS con este modelo por sólo 500 Euros más. El ABS que monta Honda en la 250 pesa cuatro Kilos.
 
Y como no soy amigo de la frase “la letra con sangre entra”, prefiero que se aprenda lo que puede llegar a deslizar la pintura de un paso de cebra por cómo alarga la frenada el ABS que viendo el intermitente roto en tu nueva y flamante CBR. Incluso sin pensar en pavimentos deslizantes el ABS te dará la oportunidad de explorar los límites de frenada que puede aguantar un neumático delantero sin necesidad de correr riesgos innecesarios. Seguro que te impresionará lo fuerte que se puede llegar a frenar si se realiza una frenada  progresiva. Es más, me juego un café (si leen esta prueba más de cinco personas sólo me lo apuesto con los cinco primeros) a que te costará más de diez intentos hacer saltar el ABS en un asfalto en buen estado.
 

CON LA MANO EN EL CORAZON
La moto perfecta para entrar de lleno en el mundo de las motos y aprender las reacciones propias de los vehículos de dos ruedas.

 
UNA MOTO PARA…
Utilizar a diario por ciudad y escapadas de fin de semana con amigos con motos de potencia similar (o con motos potentes y paciencia para esperar en las rectas)
 

 

KILÓMETROS – 400 Kms
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 50%-45%-5% 

 

Bien
Estética parecida a las CBRs más “gordas”.
Ligera, fácil de manejar.
Posibilidad de pedirla con ABS.
Postura de conducción.
Embrague muy blando.


Menos Bien
Cables colgando en el interior de la cúpula.

 
Ficha Técnica Honda CBR250R
 
Cilindrada: 249,6 cc
Potencia: 26.3 cv a 8.500 rpm
Motor: Monocilíndrico 4 tiempos, DOHC, 4 válvulas.
Diámetro por carrera: 76 x 55 mm
Refrigeración: Líquida
Par Motor: 23,8 Nm a 7.000 rpm
Alimentación/combustible: Inyección electrónica.
Cambio: 6 marchas.
Transmisión: Cadena.
Chasis: Diamante; doble viga de acero 
 
Dimensiones:
Longitud total:
2.030 mm
Distancia entre ejes: 1.369 mm
Ancho total: 709.5 mm
Altura del asiento: 780 mm
Peso en vacío (declarado): ND Kgs / En marcha 161 Kg (165 Kg con ABS)
Depósito de combustible: 13 l.
 
Suspensiones:
Delantera:
Horquilla telescópica de 37mm, 130 mm de recorrido 
Trasera: Amortiguación Por-Link Monoshock, 104 mm de recorrido de eje
 
Neumáticos:
Delante:
100/70-17M/C
Detrás: 140/70-17M/C 
 
Frenos:
Delante:
Disco hidráulico de 296 x 4,5 mm con pinza de doble pistón y pastillas de metal sinterizado 
Detrás: Disco hidráulico de 220 x 5 mm con pinza de un pistón y pastillas de metal sinterizado 
 
Datos de interés:
Aceleración:
N.D.
Velocidad máxima: Alrededor de 160 km/h
Autonomía: +/- 330 Kms
Consumo / 100 kms: Alrededor de 4 litros.
 
Precio: 3.999€ / 4.499€ con ABS
 
Compartir en Facebook Compartir en Delicius