Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame


Honda CBF 125 - Prueba Moto - La moto económica

ToRmenta74 ToRmenta74

22/02/2011
Honda CBF 125 - Prueba Moto - La moto económica

La Honda CBF 125 sorprende desde el primer momento por lo que nos encontramos al verla y tocarla ya en parado, se nota que hace honor al nombre que tiene en el depósito porque incluso en la moto más económica del catálogo del fabricante japonés todo es impecable, plásticos de calidad que encajan a la perfección, acabados propios de motos de muy superior caché y suavidad en toda la moto, embrague, frenos, mandos. Por algo es una Honda. Disfruta con el test de esta CBF 125.

Nos gusta mucho esta Honda CBF 125 porque no tiene pretensiones de ser algo para lo que no está destinada, esta moto es económica, con consumos mínimos, pequeña para sortear el tráfico de la gran ciudad y que será buscada por todo aquel que quiera entrar en el mundo de la moto a través de la convalidación del carnet “de coche” para poder llevar una pequeña 125 o los jóvenes que estrenan su flamanta A-1 con 16 años. Es la moto que “inventó” Honda para estos años en que la crisis está azotando de manera desproporcionada al ciudadano medio, es la moto para el mensajero, para el profesional que necesita realizar varios trayectos rápidos por su ciudad a lo largo del día y que no puede permitirse dedicar demasiado tiempo al transporte porque “el tiempo es dinero” y que a su vez, necesita que el gasto de combustible, mantenimiento y taller sea el menor posible porque no es la moto típica destinada a los ratos de ocio.
 
Es, como digo, una moto que tan solo aportará satisfacciones ya que el cliente tipo de la misma está muy definido, es una moto que no admite el uso por carretera ya que su velocidad máxima es de 100 km/h (108 km/h hemos visto en el velocímetro pero en cuesta abajo y con bastante distancia de lanzamiento), nos permite, acceder a las vías de circunvalación de las grandes ciudades, limitadas a 90 km/h pero su límite está ahí, es una moto pequeña y muy sensible a las diferencias de velocidad de los vehículos que la rodean.
 
Pasamos a comentar los detalles de la moto. Como hemos dicho, se trata de una moto muy bien terminada, los plásticos ajustan perfectamente y como buena ciudadana, incorpora un práctico caballete muy fácil de utilizar gracias a las dimensiones y ligereza de la moto. Los espejos, de muy fácil visión, nos aportan una muy amplia perspectiva de lo que sucede detrás nuestro y parecen totalmente insensibles a las vibraciones del monocilíndrico, otro punto a destacar por tanto son sus anclajes, otro muy buen detalle de Honda ya que habría sido muy fácil no cuidar este aspecto. Piñas clásicas de Honda, a la derecha la puesta en marcha eléctrica y a la izquierda, bocina, intermitentes y el mando de luces (cruce y largas) echando en falta un mando de ráfagas tan útil en ciudad para hacernos ver. Testigos de largas e intermitencias están en el centro, de visualización muy fácil e intuitiva, como vemos, otro detalle cuidado con bastante esmero. El cuadro de mandos nos facilita la información necesaria en este tipo de motos, el velocímetro, un nivel de gasolina, kilómetros totales y parcial, testigo de punto muerto y de funcionamiento de la inyección electrónica, testigo que tendremos que tener en cuenta al arrancar esperando a que se apague para hacerlo.
 
 
Arrancamos entonces, giramos el contacto y esperamos que se apague dicho testigo, la moto se pone en marcha rápidamente al apretar el botón de contacto y el suave ronroneo del monocilíndrico refrigerado por aire nos demuestra que el clásico motor de Honda ha cobrado vida. Agarramos el manillar, que está bastante elevado y nos facilita una postura muy cómoda y apretamos el embrague encontrando otra sorpresa agradable más, es mantequilla, nuevamente como en cualquier modelo de la casa y vemos que el precio final de la moto no importa y estos detalles no se descuidan. El cambio juega en la misma liga que el embrague y es todo suavidad aunque aquí deberíamos imponer el primer “pero” de la moto, solo tenemos 5 marchas y este es uno de los mayores límites de la moto, la sexta nos habría permitido acceder a carretera abierta con mayor seguridad que, aunque no sea su habitat natural, siempre puede ser necesario en algún momento. El nivel de vibraciones es muy bajo siempre que circulemos en ciudad, a velocidad ciudadana y la humorosidad muy agradable (ningún vecino sabrá la hora a la que llegamos a casa ni tendrá queja posible en este sentido) pero en cuanto tenemos que acceder a una vía rápida sufrimos algo esperado, las vibraciones son muy altas debido a la obligatoriedad de llevar el monocilíndrico a su mayor número de revoluciones por minuto permitidas, esto y su baja velocidad máxima son lo que más nos va a quitar las ideas de la cabeza cuando pensemos en circular por carretera abierta. Las gomas de los reposapies no serán capaces de absorber el nivel de vibraciones a pleno rendimiento pero hace muy cómoda y segura la colocación de los pies en el uso habitual, incluso con zapato, el uniforme del oficinista al que puede ir destinada esta moto.
 
 
Las suspensiones no sorprenden, una horquilla con una dureza y progresividad adecuadas para el uso urbano y que las “trampas” de las calles no supongan una tortura. Detrás encontramos dos amortiguadores directamente anclados al basculante con reglaje en tres puntos de la precarga, como podemos adivinar, la progresividad es nula con dicha arquitectura seleccionada pero tampoco nos llevemos las manos a la cabeza, no es intención de esta moto rodar “marcando tiempos” por lo que los amortiguadores traseros cumplen sobradamente con lo que les vayamos a exigir.
 
 

Los frenos cumplen con su cometido, no hemos apreciado desfallecimientos en un uso urbano intenso, habría que comprobar en pleno mes de Agosto en Madrid, alcanzando velocidades más altas por un tráfico menos congestionado pero los hemos visto muy sobrados lo que nos hace pensar que son capaces de aguantar sin problemas en cualquier situación.

El amplísimo depósito de 13 litros nos da una autonomía en uso urbano cercana a los 600 km lo que nos permitirá olvidarnos de los repostajes en muchos días de ir a la oficina. La forma del depósito es alargada y estrecha, nos permite mover fácilmente la moto con las piernas y nos es lo suficientemente largo como para incomodarnos la postura para acceder al alto manillar de tubo único. La postura es muy cómoda y fácil, fácil de adoptar y fácil de conducir, las manos no sufren cansancio. La pequeña cúpula del semicarenado nos protege poco aunque no es importante ya que no alcanzaremos velocidades incómodas. El semicarenado protege muy bien el torso pero las piernas quedan muy desprotegidas de las inclemencias del tiempo y el agua que despiden los coches que nos preceden, quizá habría que pensar en una pequeña quilla que subsanara este pequeño defecto que a decir verdad, es el único que hemos encontrado (quizá no le daríamos tanta importancia si hubiésemos encontrado un solo día que no lloviera a lo largo de la prueba). La moto se mueve con facilidad y de forma muy dulce y noble, el manillar pasa justo a la altura de los espejos de los coches pero es suficientemente estrecho para encontrar fácilmente el hueco en el atasco y la ligereza y agilidad de la moto también ayuda enormemente, el atasco pasará a ser un problema del pasado.
 

El faro, con parábola multiconvex, otro detalle más de calidad de esta moto, alumbra de forma muy respetable y es fácil de regular en altura. El pasajero dispone de un amplio y mullido asiento, con una buen asa a la que agarrarse, la posición de las piernas es cómoda con reposapiés con un importante protector de goma y, como decimos, dispone de un buen mullido, más teniendo en cuenta que los trayectos no serán especialmente largos.

 
En definitiva:
 
Tenemos una moto, competencia directa de la superventas de Yamaha, la YBR 125, con un nivel de acabados impecable, marca de la casa y que nos haría pensar que estamos ante una moto de un precio muy superior, una moto que por precio se comerá una importante parte del pastel de las urbanas de “estreno” (es accesible con el A-1 y dieciséis años y con el carnet “de coche” con antigüedad superior a los 3 años). Es una moto que está por muy por encima de las motos chinas que empiezan a venderse en España desde hace unos meses y con las que la diferencia de precio es inapreciable. En resumen, tenemos otro producto salido de la prolífica factoría de Honda en Tailandia, un producto “muy Honda” y que sorprende en lo que tiene que sorprender y se ciñe a lo que promete, bajos consumos, irrisorio coste de mantenimiento y bajo precio de compra, muy útil en el día a día y que soluciona como hemos dicho al novel “que empieza en esto de las motos”, al que necesita gastar poco tiempo y dinero en ir al trabajo e incluso al que se plantea la posibilidad de sustituir de lunes a viernes su coche o incluso su voluminosa moto destinada al ocio de fin de semana.
 
Nos ha gustado mucho esta moto, tiene un uso muy concreto y soluciona unas necesidades muy determinadas cubriendo un nicho de mercado que Honda parecía haber olvidado tras la desaparición de la GC 125, su sustituta se ha hecho esperar pero ha llegado con fuerza abriéndose un importante hueco con calidad y precios muy competitivos, oficialmente sabemos que su precio es de 2.249 € pero no es difícil encontrarla por 1.999 €, bajando la psicológica barrera de los 2 mil euros y que la permiten competir de forma directa en precio con el producto chino ofreciendo una calidad muy superior.
 
Bien:

-Mantenimiento ínfimo
-Manejable en ciudad
-Consumo
-Coste compra
 
Menos Bien:

-Protección aerodinámica
-Nula protección de los pies frente al agua
-Freno y suspensión trasera con ninguna progresividad
 
Con la mano en el corazón
Una Honda hasta en el menor de los detalles, incluso siendo la moto más económica del catálogo del fabricante japonés.
 
Una moto para…
…quien busque un desplazamiento únicamente urbano, mantenimiento mínimo, por no decir inexistente y consumos de auténtica risa.
 
 
KILÓMETROS PRUEBA – 150 Kms
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía)  95%-0%-5%
 
Ficha Técnica HONDA CBF 125
 
Cilindrada: 124,7 cc
Potencia: 11,28 CV (8,3 kw) a 8.000 rpm
Motor: Monocilíndrico, 4 tiempos, 2 válvulas, SOHC
Diámetro por carrera: 52.4 x 57.8 mm
Refrigeración: Aire
Par Motor: 11.2 Nm (1,14 kgm) a 6.250 r.p.m
Alimentación/combustible: Inyección electrónica PGM-FI
Cambio: 5 marchas
Transmisión: Por Cadena sellada por tóricas
Chasis: Tipo diamante, de acero
 
Dimensiones:
Longitud total: 1.955 mm
Distancia entre ejes: 1.270 mm
Ancho total: 760 mm
Altura del asiento: 792 mm
Peso en vacío (declarado): 128 Kgs
Depósito de combustible: 13 l.
 
Suspensiones:

Delantera: Horquilla telescópica de 115 mm de recorrido y un diámetro de barras de 30 mm
Trasera: Convencional con dos amortiguadores ajustables en 3 posiciones de precarga de muelle Y 87 mm de recorrido.
 
Neumáticos:
Delante: 80 / 100 MC 17
Detrás: 100 / 90 MC 17
 
Frenos:
Delante: Disco 240 mm con pinza de 2 pistones y pastillas de molde de resina
Detrás: Tambor de 130 mm y simple leva
 
Datos de interés:
Aceleración:
Velocidad máxima:
100 km/h
Autonomía: +/- 570 kms
Consumo / 100 kms: 4.4  a 120 por hora
 
Precio: 2.249 €
 
Compartir en Facebook Compartir en Delicius