Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



HONDA CB650F – Presentación y prueba de contacto – Naked con chispa

Andrea Enzo Andrea Enzo | Director Editorial y Jefe de Pruebas
Andrea Enzo 'esconde' a Óscar González Soria, periodista de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Como dijo Julio Verne, 'si se puede soñar, se puede hacer'.

16/04/2014
CB650F/Honda CB650F - Prueba dinámica
Honda no para. La marca del ala dorada se hace más fuerte en la media cilindrada con la nueva CB650F, una naked de 85 caballos que promete diversión de la buena. Te lo contamos todo tras 100 kilómetros de curvas con la Honda CB650F.





La Honda CB650F es una moto nueva. Es lo primero que recalcan en Honda. Tienen la CBF600 de 76 CV, más dócil y práctica y la Hornet de 102 CV, algo más sport, agresiva, y también menos económica. La Hornet está ya en su última fase de venta antes de su desaparición/renovación, y mientras, llega esta CB650F, menos agresiva, pero con una manejabilidad y una dinámica que le hacen estar en el punto justo del equilibrio.


Fabricada en Tailandia con la habitual calidad Honda y sus ya conocidos componentes de primera, la Honda CB650F se convierte en la opción más lógica dentro de la gama de la marca japonesa para dar el paso natural del carnet A2 al A. A pesar de ello, también se puede limitar a 35 kw y conducirla con el A2.


Compacta, ágil, manejable, con mucho par a bajo y medio régimen gracias al aumento de la carrera de los cuatro cilindros, la CB650F es un cuatro en línea de 649 centímetros cúbicos, DOHC 16 válvulas refrigerado por agua. Como avanzamos más arriba, son 85 caballos a 11.000 revoluciones por minuto, 63 Nm de Par Motor a 8.000 rpm y 208 kilos de peso, ABS incluido –en España no se vende la versión sin ABS-.


La Honda CB650F cuenta con un depósito de combustible de 17 litros para una autonomía estimada de 360 kilómetros, gracias al consumo homologado oficial de algo menos de cinco litros a los 100. En el diseño de esta naked de peso medio se ha buscado una posición de dominio al manillar, con una altura de asiento de 810 mm y una estrechez que le confieren aún más manejabilidad. Se ha apostado por un bastidor de doble viga, sección oval y basculante de aluminio. Se ha dotado a la CB650F de una horquilla de 41 mm con 120 mm de recorrido.


Como no puede ser de otra manera, los tiempos mandan, luces y pilotos llevan tecnología led. Monoamortiguador trasero y la frenada se confía a un doble disco delantero de 320 mm y uno trasero de 240 mm. La maneta se ajusta en seis posiciones. En cuanto a las ruedas, llantas de 6 radios para unas medidas de 120/70/17 delante y 180/55/17 detrás. Todo ello, al precio de 7.899 euros. La calidad no es barata…


CON LA HONDA CB650F POR EL PARQUE DE MONSTENY Y SU FESTIVAL DE CURVAS


Un centenar de kilómetros de curvas, curvas y más curvas han sido la mejor prueba que ha podido superar esta montura en manos de una docena de periodistas especializados. Y la Honda CB650F ha podido mostrar todas sus virtudes, y pequeños puntos mejorables, que no suspenden, pero si servirían para subir aún más una nota ya alta de por sí.


Estéticamente el diseño es típico de Honda. Gozamos de unidades en varios colores, aunque de todos los que pueden aparecer en las fotos que acompañan este reportaje sólo la negra y la blanca con detalles en rojo y azul, denominada ‘tricolor’, estarán disponibles a partir del próximo mes de junio en nuestro país.


En esta tricolor nos encantan las llantas en tono dorado por encima de todas las cosas. También un cuadro de mandos de lo más completo, aunque se echa de menos la marcha engranada. Es lo único que podemos criticar de una presentación moderna y eficaz. Quizá sería mejorable si los botones de los parciales, velocidades medias y consumos se pudieran accionar desde la piña izquierda, pero no son difíciles de manejar donde están situados, en el propio panel.


Ponemos en marcha el tetracilíndrico y el sonido no es para enamorarse, pero promete buenas sensaciones una vez en marcha. Metemos primera, arrancamos y en el minuto 1 nos parece una moto muy corta, pequeña, ágil, manejable, que se conduce muy fácil gracias a sus medidas contenidas y sus caballos prestos a empujar a la mínima que retuerces la oreja.


Primeros kilómetros, primeras curvas, y en apenas unos minutos ya notamos que como buena naked, la protección aerodinámica es muy justita… por no decir nula. La ergonomía no es ni mucho menos mala, pero poco a poco empiezas a notar que el manillar está bastante cerca de tu cuerpo y tu posición recae más en la rueda delantera que en la trasera. No lo suficiente como para perder estabilidad ni la compostura en fuertes frenadas, pero si que cuando tomas confianza y empiezas a buscar el límite no invita a tener más seguridad el hecho de tener tanto peso sobre la rueda que más frena.


Hablando de frenos, el delantero tiene una mordida más que eficaz, mientras que el trasero queda como apoyo, pues no hemos detectado una intensidad bárbara en su frenada. Seguimos analizando cada sensación que nos produce la Honda CB650F y nos damos cuenta de que el embrague funciona de lujo, es una maravilla subir y bajar marchas sin esfuerzo, sin sobresaltos, todo como debe ser. Me encanta esta cualidad de Honda.


Siguen pasando los kilómetros y la sonrisa viene a mis labios cuando detecto que por muy revolucionado que lleve el motor, los retrovisores apenas vibran. Una maravilla, sobre todo recordando algunas motos de la competencia, en las que apenas se ve si llevas alguien detrás. La unidad que cabalgamos durante la jornada es, en términos generales, algo blandita de suspensiones, obviamente el tarado que viene de fábrica no es deportivo ni agresivo, aunque esas suspensiones siempre se pueden ajustar y endurecer un poco.


Efectivamente, los bajos y medios están bastante llenos, no estira demasiado en altas, la verdad, aunque no decae de manera cortante, y eso también se agradece. En una carretera de curvas como las que componen el Parque de Montseny puedes ir el 99 por ciento del tiempo en tercera velocidad olvidándote completamente del cambio, dada su amplio rango de utilización. Y de verdad que 85 caballos dan para bastante, sobre todo cuando tienes una motocicleta ágil que apenas supera los 200 kilos de peso.


Después de un centenar de kilómetros de curvas, curvas y más curvas, y unas cuantas paradas para dar calidad al reportaje fotográfico que acompaña este análisis, el display de la CB650F marca 5,8 litros de consumo medio. Después de la satisfacción con la que llegamos al final de la prueba de contacto, ni el precio nos parece tan elevado, que puede serlo, ni el consumo tan alto.


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net




Compartir en Facebook Compartir en Delicius