Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



Harley Davidson Street 750 – Prueba - Simplemente genial

José Montalvo José Montalvo 'Sito' | Probador

16/10/2014
Street 750/Harley Davidson Street 750 - Prueba
Harley Davidson ha fabricado una custom asequible, con muy buenos argumentos y lo que es mejor, se puede limitar para el carnet A2. Harley compite en un escalafón desconocido hasta ahora. Prueba a fondo la nueva Harley Davidson Street 750.



Con la Harley Davidson Street 750, la marca estadounidense sabe perfectamente a qué nivel está el mercado de las dos ruedas. Esta situación los ha hecho reaccionar y pensar en cómo equilibrar la balanza a su favor. Esto ha llevado a la marca norteamericana a fabricar un producto mucho más asequible, versátil y lo que es más importante, un producto de acceso más racional al universo Harley Davidson. 


La respuesta a estas necesidades en forma de clave de acceso se llama Harley Davidson Street 750. Esta pequeña custom de aspecto trasgresor y diseño minimalista, cuenta con ejercicio de diseño depurado, en el que ninguna pieza resalta más que otra pero que en el conjunto global forma un conglomerado sólido y con carácter. En esta Street han prescindido de cromados, siendo la mayoría de las piezas en un color negro mate. Pero esto no significa necesariamente que hayan prescindido de elementos de calidad. Un ejemplo claro lo tenemos en los guardabarros, que cubiertos en el color elegido para la carrocería, siguen siendo de metal, al igual que el depósito en forma de lágrima y el 99% de las piezas que engloban esta motocicleta. Parte del carácter del que hablábamos en líneas anteriores, lo imprime la careta que rodea el faro a lo Café Racer de los 70”, el avance de su horquilla, el diseño de sus llantas o la angulosa forma del colín trasero.


El corazón de esta Harley Davidson Street 750 es sin duda su propulsor, denominado por la marca “Revolution X” que, al igual que el resto del conjunto, es de nueva factura. Su configuración es la de dos cilindros en “V” a 60º, con una cilindrada de 749 cc, cuatro válvulas por cilindro, inyección electrónica y lo que es más relevante, refrigeración líquida. Este motor que rinde 59 CV, es una herencia directa de los desarrollados para la VROAD, solo que de menor cilindrada, con lo que conlleva un importante ahorro de peso. Monta una caja de cambios de 6 velocidades, el accionamiento del embrague es mecánico y su transmisión final es, como en la mayoría del catálogo H-D, por correa dentada.


En la parte ciclo de la Harley Davidson Street 750 distinguimos un robusto bastidor, estructurado en tubos de acero, al igual que el basculante, este último en forma rectangular. En el apartado de las suspensiones, nada relevante, horquilla telescópica convencional para el tren delantero, mientras que para la zaga monta un doble amortiguador regulable en precarga. Al parecer, para el equipo de frenada, tampoco han tirado precisamente la casa por la ventana ya que se compone de, un único disco de 220 mm mordido por una pinza de dos pistones para la rueda delantera y para la rueda trasera lo forma un disco de 180 mm, frenado por una pinza de un solo pistón. Llegamos a las ruedas, donde aquí sí encontramos disparidad entre las pulgadas de la delantera con la trasera. La primera está formada por una llanta de 17” y un neumático con una inusual medida de 100/80-17. La rueda trasera monta una llanta de 15” y un neumático 140/75-15.


El minimalista cuadro de mandos de la Harley Davidson Street 750 se reduce a una única esfera circular, en la que se distingue, por un lado y de forma analógica el velocímetro y por otro, y de forma digital, resumida en una pequeña pantalla en la parte inferior de dicha esfera, encontramos información acerca del cuentakilómetros total y dos parciales. El resto de la información se ve reflejada en forma de avisadores LED, como el indicador de reserva de combustible, avería del motor.... En las piñas de los manillares encontramos pocos accionamientos y es que la austeridad los ha invadido por completo y digo por completo, ya que no existe mando de ráfagas y lo que es peor, ¡ni siquiera el del Warning! que acciona los cuatro intermitentes en caso de emergencia. Las manetas de accionamiento de freno y embrague también carecen de regulación.


Llega la hora de encomendarnos a la parte dinámica de esta prueba tras haber intentado, al menos, ilustraros de forma resumida, cuáles son los datos técnicos y detalles de interés de esta Harley Davidson Street 750.


¡Al ataque!


Ya en mi poder, esta Harley Davidson Street 750 resulta de aspecto recio y soberbio. A priori, el tamaño de esta motocicleta y toda de negro mate da con el perfil de ser pequeña. Puede que el nivel de acabado no sea equiparable al de sus hermanas mayores, pero amigos, no deja de ser Harley Davidson y esto se traduce en detalles que solo la marca norteamericana puedo otorgar.


Al ser la Harley Davidson Street 750 una motocicleta que algunos pueden denominar “Low Cost”, lógicamente tiene detalles estéticos poco acertados. Entre los menos agraciados se encuentra el tornillo y tuerca de medidas extraordinarias que Harley no ha tenido oportuno ocultar y que sujeta el basculante al bastidor, o si ponemos otro ejemplo, nos encontramos, adyacentes al motor, conjuntos de cables sin ocultar.


Ya sobre el bajo y confortable asiento de la Street 750, observamos que, a pesar del ancho depósito en forma de lágrima, el conjunto se percibe estrecho y compacto. Al inclinar esta pequeña custom para retirar la pata de cabra, nos damos cuenta de lo liviana que en principio parece.


Giramos el contacto y arrancamos la pequeña Harley. El sonido del propulsor suena amortiguado, poco ruidoso y más acelerado de lo que me esperaba. Engranamos la primera con el largo recorrido que nos ofrece la leva del cambio y nos ponemos en marcha. La posición a los mandos es cómoda y poco forzada. Las estriberas de largo apoyo se encuentran adelantadas. Eso hace que en condiciones normales, las piernas se encuentren en paralelo y a la misma altura que el depósito. La posición del manillar es bastante correcta, no se nota demasiado ancho y su altura es la adecuada.


Ya entre el exigente tráfico urbano podemos comprobar que el accionamiento del embrague de esta siete y medio, a pesar de ser mecánico, no entraña ningún esfuerzo y que el tacto de las marchas se hace de forma suave y poco ruidosa. El acelerador, a pesar de no ser electrónico, tiene un tacto sutil, reaccionando al leve roce del puño. Su comportamiento entre el tráfico urbano es intachable. Cuenta con todos los valores positivos para convertirse en una consumada moto urbana, creo que lo de Street no viene por casualidad. Es un conjunto estrecho, dándote seguridad al pasar entre los vehículos. Debido a su bajo centro de gravedad y al generoso ángulo de giro, sus casi 230 kg pasan desapercibidos y convierten a esta Harley Davidson Street 750 en una moto muy capaz y fácil de manejar, independientemente de tu altura, sexo y experiencia.


Lo que más me ha impresionado y muy gratamente, es el excelente par en bajos con el que cuenta el propulsor. Esto, unido a una relación de marchas cortas, hace que las reacciones de esta H-D sean explosivas, ofreciéndote una aceleración inesperada y muy satisfactoria para sus escasos 60 CV. Es más, para que os hagáis una idea, al no tener la información de la marcha engranada reflejada en el panel de mandos, y su propulsor reaccionaba tan bien en cualquier relación, que llegaba un punto en el que afrontaba glorietas en cuarta velocidad sin problemas, y no os penséis que esta Street se inmutaba, apenas titubeaba, saliendo sin problemas y con la dignidad intacta.


El equipo de frenada de la Harley Davidson Street 750 cumple su misión, pero de manera justa. La leva del freno trasera tiene un recorrido demasiado largo, que unido a la escasa capacidad de frenada, hace que tengas que aplicarte seriamente si quieres sacar partido de la situación y no quedarte corto en la frenada.


Cambiamos de ámbito huyendo de la urbe para dirigirnos a carretera abierta. A pesar de que no cuenta con protección aerodinámica, es una motocicleta muy apta para afrontar recorridos de larga distancia. Cuenta con motor suficiente como para encarar cualquier itinerario, ya que llega a la velocidad máxima permitida sin problemas y con presteza, quedándole resuello más que suficiente si lo que queremos es apretarla más. A buen ritmo el sonido del propulsor se torna mucho más interesante y más cercano al de sus hermanas sin refrigeración líquida.


Su consumo y autonomía son, cuanto menos, aspectos muy positivos, ya que sin repostar y sin tocar la reserva a buen ritmo, llega hasta los 250 km de autonomía, haciendo una media de consumo de 4,5l/100km. El mayor hándicap en este ámbito lo encontramos en el pasajero, ya que el asiento no es precisamente amplio, su habitabilidad carece de espacio suficiente y la cinta de sujeción se queda en una situación algo incómoda.


Si lo que queremos es disfrutar de esta Pequeña Harley Davidson Street 750 en zona de carreteras viradas, ¿quién soy yo para impedirlo? Gracias a su bajo centro de gravedad y a su efectiva posición de conducción, hacer cambiar de dirección a este conjunto es asunto sencillo. Uno de los problemas a los que te enfrentas, es a su poca distancia que le separa del suelo, con lo que no hace falta ser Marc Márquez para hacer rozar la estribera izquierda o en el lado derecho el escape. El equipo de suspensiones goza de un buen equilibrio, aunque la horquilla delantera se vuelve algo nerviosa y con poca sensación de aplomo, sobre todo en curvas más rápidas y firme irregular.


Con la mano en el corazón


He de decir que esta Harley Davidson Street 750 me ha impresionado muy gratamente. Es cierto que carece de algunos detalles de calidad y equipamiento, pero sinceramente prescindibles. Su facilidad de conducción y el ser más rápida, ligera, ágil y versátil que muchas de sus hermanas de marca, hacen que esta pequeña H-D sea un artículo a tener muy en cuenta entre las custom de media cilindrada. Y si encima el precio acompaña...


Lo bueno


Propulsor

Estética

PVP


Lo menos bueno


Nivel de acabados

Equipo de frenada


Datos de interés


Autonomía: 250 km S/R

Consumo: 4,5l/100km

Kilómetros de la prueba: 890 kms

PVP: 7.300 €uros


Competencia


Honda Black Shadow

Yamaha XVS 950A

Suzuki intruder C800B

Kawasaki Vulcan 900 Custom

Moto Guzzi Nevada Aquila Nera


FICHA TÉCNICA HARLEY-DAVIDSON STREET 750


MOTOR


Motor V-Twin Revolution™ con refrigeración por líquido

Diámetro: 85 mm

Carrera: 66 mm

Cilindrada: 749 cc

Potencia: 59 CV

Par Motor: 59 Nm

Relación de compresión: 11:01

Alimentación: Inyección de combustible Mikuni de un solo cuerpo, diámetro de 38 mm

Régimen de Par Motor máximo: 4.000 rpm


PARTE CICLO


Sistema de escape: dos en uno, negro

Ruedas: Trasera de aluminio fundido de 7 brazos negros con detalles mecanizados

Delantera de aluminio fundido de 7 brazos negros con detalles mecanizados

Frenos. Disco de doble pistón delante y detrás.

Dimensiones neumáticos – Del. 100/80 R17

Dimensiones neumáticos – Tras. 140/75 R15


DIMENSIONES


Longitud: 2.225 mm

Altura de asiento: 709 mm

Distancia libre al suelo: 145 mm

Lanzamiento: 32º

Avance: 115 mm

Distancia entre ejes: 1.534 mm

Capacidad de depósito de gasolina: 13.1 litros

Capacidad de aceite : 3.1 litros

Ángulo de inclinación: 28.5º

Consumo en ciclo combinado ciudad / carretera 4.7 l/100 km


Instrumentación: Velocímetro electrónico de 3,5 pulgadas con indicadores de luz larga, punto muerto, presión baja de combustible, intermitentes, indicador de diagnóstico del motor, advertencia de combustible bajo, llave de contacto de hoja plana, bloqueo de horquilla y bloqueo de tapón del depósito.


Texto: José Montalvo


Fotografía: Félix Gómez






Compartir en Facebook Compartir en Delicius