Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



DAELIM S3 125 FI – Prueba scooter – Algo está cambiando

Jaime Sáez Jaime Sáez
Amante de las motos ruteras, de los viajes en moto y del contacto con la naturaleza. Me gusta disfrutar la moto todo el año.

16/04/2012
Daelim S3/Daelim S3. Prueba Portalmotos.com
Muchos dicen que un scooter no es una moto. Algo tienen, o no tienen, los scooters, para que los moteros les miren por encima del hombro. Daelim, con este S3 125, empieza a sacudirse el polvo. Prueba de la Daelim S3 125 cc.




La lucha encarnizada
 
Desde que se desató la crisis las ventas han bajado en casi todos los segmentos dentro de las ventas de moto nueva. Tan sólo hay un segmento que claramente sigue adelante y en el que las marcas están esforzándose por lograr el liderazgo y este segmento no es otro que el de las 125 urbanas con un cierto margen de acción para acceder al extrarradio de las grandes ciudades.
 
Daelim ha luchado todos estos años ofreciendo productos a precio asequible pero cuya calidad en los acabados finales quizá podía estar un poco por debajo de la competencia. En 2012 los coreanos nos han sorprendido con un “puñetazo en la mesa” con el que quieren indicarnos que al lado de Japón también se puede hacer un producto de alta calidad, ese “puñetazo” se llama Daelim S3, el sucesor del S2 que tan buen resultado está dando a sus dueños pero aportando ese punto más que le hace ser mejor y ser considerado como una opción para aquellos que buscan ese puntito más de calidad en los acabados de su vehículo para el día a día.
 
¿Qué nos ofrece Daelim?
 
Partimos de la base que en este caso lo iban a tener complicado para contentarme, el S3 necesitaba ser muy bueno porque quienes me conocen saben que soy un poco “antiscooter” de forma y manera que para que yo hoy pueda estar hablando bien del último producto de Daelim tienen que haber hecho un buen trabajo.
 
El diseño es quizá un poco futurista pero lo cierto es que no desagrada y aporta una imagen muy característica.
 
Un primer vistazo nos muestra un scooter bien acabado, las piñas son de buena calidad, evidentemente no son las mismas que podremos encontrar en una gran GT pero os aseguro que su calidad y tacto con guantes de invierno son francamente buenos. Los acabados, con plástico simulando aluminio están francamente bien, hablamos de esos pequeños detalles que normalmente por muy poca atención que prestaran los fabricantes se podrían corregir defectos en el tema estético y que normalmente se descuidan, pues bien, Daelim no solo no ha descuidado esos detalles sino que parece haberles prestado una atención especial porque el aspecto general es de un acabado muy bueno. Los espejos están en su sitio, con una visión muy buena, un brazo suficientemente largo que permite que podamos ver muy poco de nuestros brazos como referencia en el extremo interior de los espejos y se destina el 95 por ciento de la superficie del espejo a ver lo que nos interesa, los coches que nos rodean. Puños de calidad y contrapesos que realizan su función eliminando las vibraciones terminan con un muy buen manillar para lo que esperábamos.
 
Dos guanteras, una central con llave (en la que los chicos de Moto Joya han instalado un conector de corriente por si te encuentras con un inhibidor de frecuencias que te inmoviliza la moto) y toma de mechero para conectar el cargador del móvil. A la derecha una guantera más pequeña, ésta sin llave y a la izquierda, otra guantera que no tiene más función que tapar la boca del depósito de combustible. En el centro y debajo de la guantera central, el clásico e imprescindible, por su comodidad, gancho para sujetar alguna bolsa que lleves apoyada en la bandeja.
 
Los faros tienen buena iluminación aunque en la moto de pruebas las largas quizá quedaban demasiado levantadas pero es algo que se puede resolver sin demasiados problemas. Las luces cortas cumplían con su cometido, sin grandes alardes pero se llevan un aprobado holgado.
 
El cuadro de mandos, con luces azules, es muy completo, tal vez lo único que se pueda echar en cara es la poca visibilidad de los laterales del mismo cuando giramos el manillar de forma completa. El reloj central nos informará de la velocidad aunque es justo decir que peca un poco de optimista, la medición que hice con un navegador me daba 112 km/h y el velocímetro me indicaba que nos acercábamos a los 130. A la izquierda, un poco más pequeño tenemos el cuentavueltas y a la derecha, el más pequeño de los tres pero también de fácil lectura, el testigo de la temperatura del agua. Dándole bastante trabajo aunque también es cierto que hizo mucho frío la semana de la prueba, sostengo que me resultó imposible hacerle subir de la primera marca, al menos en invierno, veremos en verano como se comporta. Chivatos a la izquierda del checking de la inyección, intermitentes (que como hemos dicho no se ve si giras el manillar a la derecha) y largas. A la derecha un odómetro digital y un testigo de combustible también digital, ambos con el mismo problema que los testigos de la izquierda cuando giramos el manillar en la otra dirección.
 
El asiento, cómodo, mi gran sorpresa con esta nueva creación coreana, quizá algo pequeño cuando cogí el scooter por primera vez pero me gustó una solución que han buscado, el respaldo del piloto se puede regular con unas palomillas a las que se accede levantando el asiento. Para el pasajero también es muy cómodo, está claro que Daelim quiere luchar con los mandamases de la categoría, PCX, Xmax y Burgman van a ver su hegemonía amenazada en los próximos meses.
 
El cofre sorprende por su capacidad, aparenta ser más pequeño pero cabe sin problemas un casco de calota grande (gasto un Schubert, con los problemas que me origina con la mayoría de los baúles de cualquier moto) y cabe también un jet, si bien es cierto que no caben dos integrales juntos, es el precio que debemos pagar por un scooter de tamaño muy contenido. El cofre dispone de una pequeña luz de cortesía, algo que agradecemos enormemente y el asiento dispone de un pequeño mecanismo hidráulico para mantenerlo abierto.
 
Para terminar, la accesibilidad mecánica, se hace a través del cofre, retirando 6 tornillos accedemos al motor por lo que los precios de las revisiones se reducirán sensiblemente en el apartado de la mano de obra.
 
En marcha
 
Nada más sentarnos nos encontramos con un detalle “de moto grande”, no es necesario funcionar con llave, el llavero tiene un pequeño emisor que desbloquea la centralita y el mando de encendido, donde habitualmente encontramos la llave hay un mando redondo y dependiendo de hacia dónde lo gires, bloqueas la dirección o abres el depósito de combustible si lo haces a la izquierda y dependiendo de si presionas o no dicho botón y a la derecha conectas el encendido. La señal tiene un alcance de un metro por lo que deberás estar a menos de esa distancia para que la moto se pueda arrancar, quizá el problema sea que una vez arrancada, la moto seguirá funcionando aunque alejes el llavero de ella y siempre que la moto no se pare. Este pequeño detalle es quizá lo único que no me gusta del sistema en cuestión pero reconozco que los hay muy maniáticos y después estoy yo. Lo cierto es que el sistema es comodísimo cuando estás haciendo mil y un recados un sábado por la mañana. Algunos compañeros tuvieron problemas con los inhibidores de frecuencias de los sitios con seguridad especial, no puedo decir nada al respecto porque en mi caso no tuve ningún problema durante la semana de pruebas.
 
Una vez en marcha notamos unas suspensiones bastante rígidas, quizá demasiado, si bien es cierto que aportan mucho aplomo en las frenadas, también es cierto que transmiten todos los baches con los que nos regalan nuestras ciudades y te llevarás algún golpe en las posaderas. A mi personalmente no me han gustado, creo que no está bien conseguido el compromiso que debe tener una moto que será ante todo, urbana. Si bien es cierto que cuando toca apretar, se nota el carácter racing pero sinceramente, creo que no es lo que se busca en este tipo de motos.
 
Callejeando es una moto muy ágil y suficientemente pequeña para regatear los coches y llegar a primera línea de los semáforos con facilidad. La aceleración, una vez superado el punto de arrancada, es buena y la velocidad máxima en recorrido urbano se alcanza con facilidad.
 
El motor, de 14 CV, es el mismo que monta la Roadwin pero convenientemente modificado, lo cierto es que responde muy bien y tiene un sonido agradable con un escape bien conseguido, no es atronador y le da un soniquete bonito. Lo cierto es que nos gustó su respuesta una vez en marcha, funciona con bastante alegría y como os comentaba al principio, se alcanzan velocidades adecuadas para desplazarse por las vías de circunvalación tipo M-30 y M-40, de forma que podemos considerarla como una muy buena moto para el día a día de una gran ciudad en el que no tendrás limitaciones para cumplir con lo que tengas que hacer. ¿Cuál es la penalización que hay que pagar para esa buena velocidad punta? Acertaste, la salida en los semáforos es claramente mejorable y se hace más evidente cuando dicho semáforo es cuesta arriba, una forma de solucionarlo es acelerar ligeramente con el freno de atrás apretado, subes un poco las revoluciones y la respuesta será algo más rápida, te encontrarás con un pequeño retardo en la arrancada pero seguirás saliendo antes que los coches y la aceleración una vez puesto en marcha es bastante buena alcanzando los 50 km/h de manera bastante rápida.
 
A altas velocidades la pantalla de serie cubre bien el pecho pero el casco queda completamente desprotegido y el escudo quizá es un poco pequeño ya que la parte exterior de las piernas recibía bastante frío. Si bien es cierto que en estas fechas la industria auxiliar ya protege con mantas impermeables, este puede ser un mal menor y la pantalla alta que suministra la propia Daelim solucionará el primer inconveniente, poco a poco nos estamos quedando sin excusas y tendremos que admitir que este scooter no se parece a la imagen que teníamos en mente de los mismos.
 
Y cómo se para esto, te preguntarás. Pues tenemos sentimientos encontrados en cuanto a los frenos, al final acabé utilizando sólo el mando de freno izquierdo, que debería ser el trasero pero en este caso, Daelim nos regala una frenada combinada muy bien conseguida. Lo cierto es que el mando trasero tenía muy buen tacto, con una dureza apreciable y se ha equilibrado muy bien la frenada en cada eje de forma que el scooter frena completamente aplomado y se aprietas a fondo el freno, llegarás a bloquear la rueda trasera pero, al menos en seco, no alcanzarás el límite de agarre delante, en mojado hice tres o cuatro pruebas llegando a bloquear atrás pero no quise forzar más el límite. Como os digo, si bien frenaba con ambos mandos, aquellos menos experimentados podrán frenar tranquilamente sólo con el trasero (como erróneamente piensa alguna gente que opina que el freno trasero es mejor que el delantero o ambos para parar una moto) porque la moto se detendrá de manera impecable y de forma muy estable. ¿El ABS? Ya me gustará probarlo si lo preparan tan bien como han preparado el resto de la moto.
 
Y si se sube mi chica ¿cómo irá?
 
Pues bien, muy bien, lo cierto es que hago muchos kilómetros al año con mi moto, que por lo que he leído, resulta ser una de las más cómodas para el acompañante que existen en el mercado así que el nivel en ese sentido cuando hago las pruebas es muy alto. De esta forma, el S3 lo tendría que hacer bien y lo cierto es que en ese sentido, superó la prueba de la comodidad con muy buena nota, un detalle que consideramos muy importante, los reposapiés, escondidos en la parte de atrás de la bandeja, se sacan presionando con el pie un botón que libera el muelle que los esconde. En carretera abierta se encuentra penalizado con el pasajero, algo intrínseco e inevitable en los pequeños 125 y en las salidas de los semáforos el problema que comentamos antes se acrecienta pero estos dos puntos en contra no ensombrecen una moto en la que el acompañante está muy cuidado y se nota que han pensado en este punto al diseñar la moto.
 
¿Sí o no?
 
Dinámicamente va muy bien, es cierto que no nos han convencido las suspensiones, que nos parece que no van acordes al resto de la moto por tener un tacto demasiado duro, pero lo cierto es que la moto cumple con nota su objetivo de moto urbana. Hacemos referencia a la dureza de las suspensiones porque tienen un carácter “de carreras” que no está acompañado por el rendimiento del motor y que pensamos que en este caso concreto quizá hubieran ido mejor si fuesen ligeramente más blandas. Realmente es el mayor defecto que se le puede sacar a este scooter y eso es mucho decir por mi parte, tengo que reconocer que pese, a empezar la prueba el primer día en un tono muy crítico, la propia S3 con sus bondades me ha ido transportando al otro extremo de la tabla.
 
Daelim va a aportar un completo catálogo de extras que pondrán a esta moto en el nivel más alto del segmento, tan sólo esperamos que alcance las cifras de ventas que merece un producto muy bueno. Y retomando el argumento del principio de la prueba, se puede decir que después de esta semana estoy bastante menos peleado con los scooters, gracias al S3.
 
Si me preguntasen ahora mismo, como posible comprador de un scooter 125 si valoraría la posibilidad de comprar un Daelim S3, la respuesta sería contundente, sí, sin lugar a dudas entraría dentro de las posibles opciones.
 
Jaime Sáez de Montagut
 
Ficha Técnica DAELIM S3 125
 
Cilindrada: 124,1 cc

Potencia: 14 CV a 9.860 rpm

Motor: Monocilíndrico, 4 tiempos, 4 válvulas, SOHC

Diámetro por carrera: 56,5 x 49,5 mm

Refrigeración: Líquida

Par Motor: 12,3 Nm a 8.400 r.p.m

Alimentación/combustible: Inyección electrónica

Cambio: Automático

Transmisión: Por engranajes

Chasis: Tri-tubular en acero al cromomolibdeno

Dimensiones:

Longitud total: 2.140 mm

Distancia entre ejes: 1.500 mm

Ancho total: 763 mm

Altura del asiento: 745 mm

Peso en vacío (declarado): 159 Kgs

Depósito de combustible: 12,7 l.

Suspensiones:

Delantera: Horquilla telescópica convencional

Trasera: Doble amortiguador

Neumáticos:

Delante: 120 / 70 - 14

Detrás: 140 / 60 - 13

Frenos:

Delante: Disco flotante con pinza de 4 pistones y 240 mm de diámetro

Detrás: Disco con pinza de dos pistones y 220 mm de diámetro

Datos de interés:

Aceleración:

Velocidad máxima: 112 km/h

Autonomía: + 300 kms

Consumo / 100 kms: 4.0 litros a los 100
 
Con la mano en el corazón
 
Te gustará, incluso aunque ahora no puedas ni ver los scooters, lo afirmo porque me ha pasado.
 
Una moto para…
 
…la gran ciudad, con un rango de acción mayor que las simples calles ya que te permite acceder a las vías de circunvalación.
 
KILÓMETROS PRUEBA – 270 Kms
 
PORCENTAJE (Ciudad-carretera-autovía) 80%-0%-20%
 
Bien

Equipamiento

Acabados

Consumo

Velocidad punta
 
Menos Bien

Suspensiones

Salida (en los semáforos)

Pequeña para usuarios de más de metro ochenta.
 
Precio: 2.449 € S3 125 FI

2.549 € S3 125 FI Touring

Kit Baúl trasero 237,79€ (IVA incluido)
Parabrisas alto 116,82€ (IVA incluido)
Respaldo pasajero 113,28€ (IVA incluido)
Guantera suelo plano 82,60€ (IVA incluido)
 
 
Compartir en Facebook Compartir en Delicius