Update CMP
Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



BMW R1200R – Presentación y prueba en Valencia – Con R de Revolución

Andrea Enzo Andrea Enzo | Director Editorial y Jefe de Pruebas
Andrea Enzo 'esconde' a Óscar González Soria, periodista de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Como dijo Julio Verne, 'si se puede soñar, se puede hacer'.

26/01/2015
R1200R/BMW R1200R – Presentación y prueba en Valencia – Con R de Revolución
BMW no deja de dar gas y en 2015 va a presentar 4 nuevos modelos. La nueva BMW R1200R mejora al modelo precedente a todos los niveles, en una evolución permanente y sin fisuras. Te lo contamos todo de la BMW R1200R. ¿El precio?13.600 euros.




Pocas cosas tienen en común la BMW R1200R que se presentó en febrero de 2006 y la BMW R1200R que hemos tenido ocasión de rodar durante casi 100 kilómetros por todo tipo de escenarios en Valencia y alrededores en su presentación a la prensa nacional. BMW sabe que la competencia en este segmento es brutal, ni más ni menos que 43 motos de 14 marcas distintas pelean denodadamente por hacerse con el trono de las roadster ‘gordas’ y esta moto que pone a la venta BMW cuenta con argumentos para ello.


BMW conoce perfectamente las dos corrientes que hay dentro de este amplio segmento, y quiere nadar entre dos aguas, satisfacer a los que quieren algo de radicalidad y potencia, pero también a los que buscan una estética más tradicional y sabores puros. Con este planteamiento, buscan clientes entre 33 y 50 años, urbanos, independientes, libres y genuinos. Si vemos la evolución de esta moto desde su aparición, al principio no tenía el toque deportivo que es tan evidente ahora. Sigue siendo toda una Tourer, pero con un retrogusto sport evidente también al primer vistazo. Se la ve más compacta, y también deportiva. Innegable.


En la renovación de la R1200R BMW ha desplegado todo el arsenal que le ha llevado al primer puesto en ventas de motos de más de 600 cc. Asiento partido con hasta cinco alturas distintas, nuevas ópticas, horquilla telescópica invertida sustituyendo al Telelever, nuevos colores, llantas más ligeras, colín más afinado y deportivo, una trasera con doble led en forma de C y C invertida, nuevo escape pentagonal, panel configurable en tres muestras diferentes de información… en definitiva, más que una evolución, la BMW R1200R ha sufrido por parte de la marca bávara una auténtica revolución.


La R1200R de serie llega en un atractivo color azul con partes en negro. La versión Sport, con gadgets y equipamiento más deportivo a cambio de 462 euros, se presenta en color blanco con buenos toques de rojo, especialmente en su chasis. La más roadster llega hasta nosotros también el 7 de febrero, como el resto de sus compañeras, en un atractivo color gris metalizado y elementos más puristas, a cambio de 327 euros más. Las notas comunes de estos tres acabados radica en su diseño más deportivo, su confort de marcha, los elementos de seguridad, mejor ergonomía y más eficacia touring y dinámica.


Para lograr todo lo mencionado anteriormente BMW ha recurrido a un nuevo cuadro, más fino y moderno. De serie la BMW R1200R llega con dos modos de conducción de serie y el motor ya conocido de la GS1200R, con sus 125 caballos y su ABS y su ASC también de serie. Entre las innumerables opciones –hay que rascarse el bolsillo- está el DTC, los modos de conducción Pro, el cambio Pro, arranque confort sin necesidad de insertar la llave, el ESA Dynamic, luz diurna, preinstalación del navegador…


BMW nos comenta un poco más extensamente los modos de conducción de la BMW R1200R. De serie ya hemos dicho que llega con dos, Rain, y Roadster, que modifican el tacto del acelerador, el ABS y el ASC. Previo pago, dos modos más, el Dynamic y el User, capaz de personalizar cada elemento para poner la moto enteramente a nuestro gusto. Como hemos apuntado antes, el motor bóxer de 125 CV tiene refrigeración por aire/agua y su par es de 125 Nm. Ahora la BMW R1200R cuenta con radiador central y todo ello anclado al nuevo chasis multitubular de tubos de acero. Hay 20 milímetros más entre ejes.


La horquilla invertida es un cambio importante en esta nueva BMW R1200R. En BMW tenían claro que la nueva versión debía ser más deportiva y, obviamente, esta horquilla da más información que el Telelever, amén de ser más ligera. Ahondando un poco más en las cinco alturas de asientos avanzadas antes, de serie viene a 790 milímetros. Si lo queremos a 760 u 820 lo podremos pedir sin coste adicional. Sí lo tendrán las posiciones extremas, a 840 y 740.


BMW ha querido recalcar en el importante cambio que presenta la BMW R1200R en la instrumentación. La pantalla TFT de 4,7 pulgadas tiene ordenador de serie, y si elegimos el ordenador profesional, también previo pago, tendremos la información más completo que se puede tener en una moto. Además, toda esta instrumentación se puede presentar de tres formas distintas, e incluso cambia de manera automática la iluminación de día a noche y viceversa. En la primera de ellas aparece el máximo de información, mientras que en las otras dos aparece algún dato salpimentando la info más importante, en un caso la velocidad y en otra las revoluciones.


BMW, como siempre, ha agrupado varios extras y los ha denominado Dinámico, Touring y Confort, para que puedas bajar la factura final y no pagar el cien por cien de todas las opciones elegidas. Los 13.600 euros del precio de venta representan sólo 200 euros más de los que costaba el modelo al que sustituye y, francamente, no hay color lo que mejora la moto y lo que ofrece ahora por ese pequeño aumento.


CON LA BMW R1200R POR VALENCIA Y ALREDEDORES


Unas buenas docenas de kilómetros, desde Valencia y hasta las reviradas Olocau y Gátova, dieron una pequeña pero representativa muestra de lo que es capaz la BMW R1200R, una moto que, a nuestro parecer, cambia radicalmente el concepto de la anterior por numerosísimas razones.


Para hablar de la primera de ellas no hace falta subirse a la moto. Y es que salta a la vista que este BMW R1200R no se parece en nada a la más clásica y vintage a la que sustituye. Adiós al faro redondo, a ese depósito abombado, a un sabor hasta cierto punto retro, que no se aprecia ahora por ningún lado. Tecnología a espuertas, formas más estilizadas e incluso afiladas y un nuevo motor, más poderoso, son las nuevas señas de identidad de todo un mito como la BMW R1200R, una moto que ha vendido casi 500 unidades en España en 2014, y cuya sustituta debería superar esta barrera sin demasiados problemas a final de 2015.


Seguimos sin subirnos a la moto, y observamos el puño izquierdo, repletito de botones. Complicado cambiar algún parámetro en pleno lío. Mola que se puedan configurar tantas cosas, pero no perdamos el norte, que llega un momento que puedes tardar media hora en ver un parcial o el consumo medio. También nos detenemos en el faro delantero. Nos encanta que se haya complicado un poco su diseño, su identidad de día. Bravo.


Nuestra unidad de contacto es de las que tiene manos libres. Donde va la cerradura vemos una superficie negra blandita. Con la llave en el bolsillo apretamos el embrague, pulsamos, y nos sorprende un sonido muy ronco y poderoso, de los que te hace pensar que en cuanto metas primera no vas a mirar atrás y lo vas a pasar de muerte.


No esperamos más. Ese sonido nos ha prometido tantas cosas que estamos impacientes. Primera y para adelante. Cambio suave, sedoso, fácil, no va a haber problemas con él. Empezamos a coger confianza poco a poco y notamos que, efectivamente, las piernas van algo más flexionadas que antes, la posición es más de ataque. El bóxer de 125 CV no va a hacer prisioneros. Si te descuidas en nada llegas a las 9.000 revoluciones por minuto donde está el corte de encendido y el parón es brutal, porque acelera mucho y bien. No parece que haya baches en la curva de potencia. A partir de 3.000 aquello sube con una linealidad abrumadora.


Son 231 kilos de peso, pero en marcha no se notan nada. El centro de gravedad es bajísimo, y entre los coches, a pesar del bóxer, nos movemos con cierta agilidad y soltura, aunque siempre estaremos más penalizados en anchura que una moto con un motor tradicional. Los espejos están bien situados, no vibran en absoluto, pero de primeras nos parecen algo estrechos. No habría venido mal un centímetro extra de anchura.


Salimos de la urbe. Nos gusta este motor en todos los ámbitos. No se cansa de empujar con una solvencia fantástica. En las carreteras de circunvalación y autovías para enlazar con las carreteras de curvas ya notamos que la protección aerodinámica no es, obviamente, su mejor baza. La pequeña cúpula apenas hace nada. Es una moto desnuda con todas las consecuencias. Para ver su vertiente tourer habrá que coger el catálogo y escoger una buena pantalla.


Se avecinan curvas. Doble sorpresa. Tirar la moto de un lado a otro es coser y cantar. El asfalto no ofrece ninguna confianza, ha helado por la noche y no tumbamos hasta dónde lo hacemos normalmente, pero el cambio de peso, mover la moto de un lado a otro y viceversa no representa el más mínimo esfuerzo. Efectivamente, es mucho más dinámica, mucho más deportiva, sientes mucho más que antes el eje delantero, tienes más información de lo que va pisando esa rueda.


La segunda sorpresa viene de la mano de la frenada. Contundente, poderosa, un seguro de vida en situaciones extremas. El doble disco delantero tiene un tacto y una eficacia que asusta. La primera vez que tocas la maneta un poco en serio te das cuenta de lo que realmente frena la moto. El trasero tampoco lo hace mal, pero no deja de ser un buen apoyo para el eficaz delantero.


A pesar de la deportividad manifiesta de este modelo, es fantástico poder hacer casi sin cambiar de marcha un porrón de kilómetros de curvas, gracias a la fantástica elasticidad del propulsor y la curva de par tan coherente que tiene.


La última parte del recorrido la hacemos con una unidad con maletas y top case –vacíos- y apenas notamos la variación. Lo que sí nos hemos dado cuenta antes es del consumo medio en estos 80 kilómetros largos. El ordenador de a bordo dice que este bóxer se ha conformado con 5,3 litros de media a los 100. Irresistible.


El contacto nos sabe a poco. Nos quedamos con las ganas de explorar más a fondo las cualidades de esta moto tanto en ciudad como en nuestras carreteras de cabecera y comparar con referencias ya adquiridas. Pronto…


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net

Compartir en Facebook Compartir en Delicius