Revista » Reportajes


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Lavar la pantalla de tu casco, ¿un arte?

David Navarrete David Navarrete

08/08/2017
Lavar la pantalla de tu casco, ¿un arte?
Lavar la pantalla de un casco es algo que tenemos que hacer con frecuencia, pero mucho más durante el verano. Para ello, ten en cuenta que la pantalla es la parte más delicada el casco.

Como bien sabrás, no hay nada más incómodo, que llega a ser peligroso, que una pantalla de casco arañada en tan mal estado que no te deja ver bien. Por eso, tenemos que tener especial cuidado como la lavamos sobre todo en verano, porque las nubes de mosquitos y todo tipo de insectos que nos cruzamos en la carretera y que se aplastan contra ella no nos dejan ver bien, además de que los insectos atacan la pintura el plástico como ácido. No es raro que en una ruta más o menos larga, tengamos que aprovechar todas las paradas que hagamos para buscar un poco de agua y jabón y quitar la capa de mosquitos que se ha pegado a nuestro casco. Pero claro, si no lo hacemos adecuadamente, tendremos claramente la visión cada vez más distorsionada, menos clara y más “nublada”… Y todos sabemos que el precio de una buena pantalla de casco es un poco alto tirando a bastante.


Por eso, os vamos a dar las pautas básicas para que mantengáis nuestra pantalla limpia sin estropearla, o al menos sin estropearla mucho, y que se mantenga claro vuestro campo de visión.


LAVAR LA PANTALLA DE TU CASCO: jabón y suavidad



Cuando llegas a una gasolinera o el baño de un bar o cafetería, lo primero que has de buscar es jabón. Intenta que sea jabón líquido, no en pastilla si es posible. Una vez lo tengas, mójate bien la punta de los dedos con él y, tras mojar la pantalla con agua, frota con suavidad el jabón y la yema de los dedos sobre la pantalla. Tras una primera pasada, aclara lo y vuelve hacerlo otra vez se lo necesitas.


Insisto en lo de la yema de los dedos porque hay una tendencia natural a arañar la pantalla con las uñas para quitar los mosquitos con lo que se haya pegado a ella. Evite lo posible hacer esto, y confía enfrentar un jabón suavemente llegar de nuevo.


Cuando ya esté suficientemente limpia y tengas que secarla, coge un trozo de papel suave (intenta que sea papel, no un trapo. Y papel suave, no de periódico) y seca la pantalla de arriba a abajo, o al revés, pero no haciendo giros. Esto sí que ataca al plástico de la pantalla, especialmente a las de tipo Iridium. El color de estas pantallas viene dado por una película que se pone sobre el plástico habitual, por lo que si lo rascas o arañas su duración es aún más corta de lo normal.


LAVAR LA PANTALLA DE TU CASCO: por dentro



La mayor capa de mosquitos o suciedad está por la parte de fuera de la pantalla, pero también por dentro se ensucia de nuestra propia respiración, el sudor dentro del casco, o porque de vez en cuando también circulamos con la pantalla elevada y se le pega algo de fuera. Por lo tanto, para limpiarlo bien debemos desmontarla.


Esto es casi un arte dependiendo de la marca de cascos que tengamos y lo bien que hayan desarrollado el sistema de anclaje de la pantalla. No obstante, siempre ten cuidado de no forzarla ni arañar a su vez la pantalla cuando la montesa o desmontes. Una vez la tengas en la mano, el sistema es básicamente igual que hemos explicado antes: jabón suave, yema de los dedos y secar de arriba abajo con papel suave.


LAVAR LA PANTALLA DE TU CASCO: la tercera vía



Desde luego, puede que nos paremos en un sitio que no haya jabón líquido, o ni siquiera jabón, el grifo esté estropeado o que simplemente no queramos mojarnos o mancharnos las manos. En este caso, es bastante útil un kit de pañuelos de papel humedecidos especialmente pensados para limpiar cascos y pantallas. Vienen en pequeños sobres, como los pañuelos perfumados, por lo que puedes llevarlo cuando montas en moto en cualquier sitio.


Su funcionamiento es el lógico. O sea, abres el sobre, sacas el suave pañuelo de papel y con él limpias la pantalla. Como ya viene humedecido con algún tipo de limpiador, es bastante efectivo pero insisto en que debes cuidar de no arañar la pantalla presionando demasiado o rascando algún punto. Cuando terminas, tiras el pañuelo a la basura ¡que no son reciclables!


Por supuesto, por mucho que lo cuidemos una pantalla tiene una vida limitada (más que la calota del casco, lógicamente) por lo que, desde luego, cuando llegue el momento en que en cualquier caso no ves bien con ella, no dudes en comprarte una pantalla nueva. Sin duda, una de las mejores inversiones que puede hacer un motorista. Pilotar sin ver bien por dónde vas no es nada recomendable.


LAVAR LA PANTALLA DE TU CASCO: la lógica



Lo que vamos a decir ahora es totalmente lógico, pero más de uno sé que lo hará... Porque ya conozco muchos casos. Por supuesto, cuando hablamos de jabón, ten en cuenta que la pantalla y la calota del casco son de plástico o fibra que no se pueden tratar con productos abrasivos o ácidos. Con esto me refiero a que a nadie se le ocurra limpiar la pantalla con productos antigrasa, que algunos son casi ácido sulfúrico. Como te puedes imaginar, esto quemaría la capa exterior de la pantalla y atacaría la pintura del casco. Por otro lado, aunque ya lo hemos dicho, siempre sécalo con cuidado y tejidos suaves como papel adecuado. También, si quieres alargar su vida, no lo dejes mucho tiempo expuesto al sol (cuando no estés montando sobre la moto, lógicamente) porque sobre todo la pantalla es especialmente sensible al calor, a los rayos uva y similares…


Bueno, pues esperamos que estos consejos os hayan servido para tener vuestro casco más limpito, y sobre todo ver mejor la carretera cuando montéis en vuestra moto.


David García de Navarrete



Compartir en Facebook Compartir en Delicius