Revista » Pruebas de productos » Cascos de moto


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos


Schuberth C3 – Prueba casco – Seguro que es seguro

Andrea Enzo Andrea Enzo | Director Editorial y Jefe de Pruebas
Andrea Enzo 'esconde' a Óscar González Soria, periodista de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Como dijo Julio Verne, 'si se puede soñar, se puede hacer'.

08/08/2011
Casco Schuberth C3/Casco Schuberth C3
Tan importante o más que la moto es circular con seguridad y con la máxima protección. El casco es la parte más importante del equipamiento de seguridad, pues protege la cabeza del motorista. Schuberth no deja nada al azar a la hora de diseñar sus cascos y este Schuberth C3 es una muestra de cómo se debe hacer un buen casco modular.
Cuando nos acercamos a un casco que cuesta más de 400 euros le presuponemos una calidad a prueba de bombas, gusto por el detalle, un peso contenido y una facilidad de uso de primer nivel. El Schuberth C3 es todo esto y mucho más. Ya te puedo ir adelantando que no decepciona en absoluto salvo en algún pequeño detalle que, en ningún caso, desaconseja su compra.
 
Los cascos modulares -integrales pero que tienen la opción de subir la mentonera y hacer las funciones de casco jet-, tienen dos inconvenientes principales: suelen pesar un poco más que el mismo casco en su versión cerrada, y las juntas del sistema de apertura suelen producir un ruido en el interior bastante molesto para el usuario. Tambien hay otros problemillas derivados del ensamblaje y del sistema de apertura, pero os puedo asegurar que Schuberth, como marca premium que es en el tema de los cascos, ha sabido solventar con notable alto todos estos puntos de fricción de cara al usuario.
 
Se nota que este Schuberth es un casco bueno en muchas cosas. El almohadillado interior, que se adapta a tu cabeza, en el cierre del casco, tipo trinquete MicroLock, extramadamente seguro y eficaz a la par que sencillo y fácil de utilizar; en el encaje de la visera, en la facilidad para poner y quitar el visor solar, en el perfecto encaje y el práctico sistema de apertura de la calota. Es una delicia ver cómo encaja. En cuanto al material, está elaborado en fibra S.T.R.O.N.G, una nueva tecnología que posibilita la reducción de peso sin menguar en resistencia. A la fibra de vidrio del compuesto se añade una resina especial, se comprime en condiciones de vacío a una presión de 6 bares para dar forma a una calota excepcionalmente resistente.
 
Volviendo al sistema de acolchado, éste es variable y ajustable, asegurando una ventilación eficaz. Por supuesto, es antialergénico, antibacteriano, lavable a mano -máximo 30 °C- y tiene almohadillas desmontables en la zona de las mejillas.
 
En portalmotos.com hemos probado una unidad de la talla S, en color ‘Dark Anthracite’ (gris de toda la vida). Casualmente, mi casco habitual, de otra marca, también es modular y de gama alta, por lo que he podido comparar de primera mano las bondades de este Schuberth. Lo primero que me llamó la atención fue el peso. Mi casco habitual está en los 1.800 gramos, y éste pesa doscientos y pico menos. Ya se nota en el minuto 1 de partido, pero cuando te calzas 400 kms del tirón, te aseguro que la zona de los hombros y la parte superior de la columna vertebral lo nota. Además, no es sensible al viento racheado ni de costado. Bien ajustado, con la talla correcta, verás que no se mueve lo más mínimo en tu cabeza y siempre permanece en la misma posición, sin oscilar en absoluto, fruto de la utilización del túnel del viento en su creación y diseño.
 
El segundo tema sobre el que reparé, en apenas unos kilómetros es la diferencia de decibelios entre uno y otro. Intento tener en cuenta que mi casco, el segundo idéntico que utilizo después de que me lo robarán hace tres años, está ya más que usado con muchas y buenas rutas en su historial, lo que puede haber dado de sí alguna pieza e influir en su alta sonoridad. Tampoco te voy a decir que la diferencia es abismal, pero sí notable. Con el Schuberth no he llegado nunca ‘sonado’ a ningún lado, mismo después de dos horas ininterrumpidas de pilotaje. La marca alemana asegura que no pasa de 84 decibelios a 100 km/hora en motos carenadas. Para ello cuenta con un collarín acústico y la almohadilla antirruido, y dichos elementos no empañan nunca una ventilación adecuada del interior del casco.
 
La visera lleva de serie el pinlock que impide en buena medida la formación de vaho. Las pestañas para subir la visera son lo suficientemente grandes para poder hacerlo a la primera con guantes gordos y manos amoratadas por el frío. La ventilación también está a la orden del día, con dos trampillas de fácil accionamiento, mismo con guantes en la misma situación descrita anteriormente.
 
En su debe, una cosa bastante criticable, sobre todo para los Touring y los GT, y lo peor con diferencia del casco, es la imposibilidad de que, al abrir la visera, no la mentonera entera, sino sólo la visera, apenas cogemos cierta velocidad 50-60 kilómetros por hora, no mantiene la posición y se baja y cierra de todas todas. Es un detalle molesto, pues hay veces que no quieres llevar abierta la mentonera, sino sólo la visera, para dejar pasar el aire en verano... o por mil otras razones, y en cuanto subes mínimamente la velocidad, la visera no aguanta arriba y se cierra de golpe. Esto se soluciona ajustando y endureciendo el punto sobre el que rota la visera, uno a cada lado de la misma, pero debería venir de fábrica más cuidado y ajustado en este sentido. Sin duda, un buen borrón en un casco más que recomendable como este. De hecho, más de la mitad de motos BMW con las que me crucé en este periodo de prueba llevaban encima un usuario orgulloso luciendo su Schuberth C3 o alguna versión anterior.
 
Al C3 no le falta ni un deflector de viento, ni las almohadillas antirruidos, ni la visera solar con revestimiento anti empañamiento, incluso está disponible como opción el sistema SRC (Schuberth-Rider-Communication-System) un aparato totalmente integrado para la intercomunicación entre piloto y pasajero, entre moto y moto, con llamada de conferencia para tres motoristas, conectividad con telefonía móvil, MP3 y GPS, y radio FM incorporada con RDS.
 
Tallas: 50 a 65, XXS a XXXL
 
Peso: 1.570 gramos
 
Colores: 13 diseños distintos, de un solo color o con distintos motivos en la decoración.
 
Óscar González Soriaoscar.gonzalez@portalcoches.net
Compartir en Facebook Compartir en Delicius