Update CMP
Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos

Vídeos relacionados



BMW C EVOLUTION - Prueba de Contacto – El scooter eléctrico Premium

Andrea Enzo Andrea Enzo | Director Editorial y Jefe de Pruebas
Andrea Enzo 'esconde' a Óscar González Soria, periodista de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Como dijo Julio Verne, 'si se puede soñar, se puede hacer'.

12/05/2014
C Evolution/BMW C Evolution - Presentacion Portalmotos
BMW da una vuelta más de tuerca a su oferta de moto. Lo último es el BMW C Evolution, un scooter calcado al C600, pero totalmente eléctrico. Con una autonomía de 100 kilómetros y un precio de 15.350 euros, el BMW C Evolution se presenta en sociedad.




Movilidad urbana eléctrica. El nuevo lema de BMW resume de manera bastante acertada el lanzamiento de su última creación sobre dos ruedas, el scooter eléctrico BMW C Evolution. La primera moto Premium eléctrica une dos mundos, el de las motos eléctricas y el de los maxiscooters, sin necesidad de renunciar a nada en ambos apartados, incluso ensalzando cualidades de uno y otro. Homologado para conducir con el carnet A1, el habitual del coche, la BMW C Evolution pretende ser la solución definitiva para el tráfico urbano y las continuas emisiones de CO2 a la atmósfera.


El mercado eléctrico de la moto está muy verde. En 2013 se vendieron en España 781 motos eléctricas, cifra casi idéntica a la de coches, 760. El impulso que va a dar BMW a las dos y a las cuatro ruedas en 2014 va a ser muy importante. La C Evolution posee un motor eléctrico cien por cien, con baterías de ion-litio provenientes del I3. Como en toda la marca, vienen de serie el ABS y el TCA, un control de tracción muy práctico y evolucionado. No faltan detalles como luz diurna, intermitentes led, instrumentación en pantalla TFT de gran calidad, 4 modos de conducción diferentes, asistente de marcha atrás, parabrisas tintado…


La C Evolution, disponible en un solo color, blanco y verde, tiene detalles Premium como las costuras verdes del asiento, bajo el cual se puede meter un casco integral. Con el motor integrado en el basculante, posee 35 kw de potencia, equivalente a 48 CV, aunque está homologado a 11kw, por lo que le permite ser conducido legalmente con el carnet del coche. El Par Motor es lineal de 72 Nm y posee refrigeración líquida, apoyado por un ventilador.


En BMW han preferido limitar la velocidad máxima a 120 km/h, con vistas a alargar un poco más la autonomía. En tres de los cuatro modos de conducción es capaz de cargar las baterías en frenadas y retenciones y no falta el aliciente con respecto a sus equivalentes de combustión de un mantenimiento más sencillo y económico. La C Evolution, como buen vehículo eléctrico, destaca en aceleración, donde es capaz de ponerse a 50 km/h en sólo 2,7 segundos.


Algunos datos más a tener en cuenta, los 265 kilos de peso, apenas 4 kilos más que la C650GT. Con un centro de gravedad extremadamente bajo, su conducción y movimiento es más que natural e intuitivo. La batería está compuesta por tres módulos de 12 celdas de ion-litio y 133 voltios. Para que nos hagamos una idea, el BMW i3 lleva ocho módulos con idéntico número de celdas. Con una autonomía de 100 kilómetros (120 si empleamos el modo EcoPro), siempre disponemos en el panel información de la autonomía restante y el porcentaje de carga de la batería. En la guantera de la izquierda se encuentra el conector, donde en cuatro horas en un enchufe normal tendremos de nuevo la batería cargada a tope.


Los modos de conducción actúan sobre la aceleración y la recuperación de energía. El modo estándar se llama ‘Road’. El ‘EcoPro’ es el que más extiende la autonomía, el ‘Dynamic’ es el que obtiene las mejores prestaciones y el modo ‘Sail’ no recarga la batería en frenadas o deceleraciones, pero tampoco retiene nada, dejando la moto en una especie de punto muerto que para autovías, autopistas y grandes circunvalaciones es ideal.


La BMW C Evolution trae un equipamiento de serie bastante completo, y sólo dispone como opciones la alarma y los puños calefactables. La garantía de la moto son dos años, pero la batería está garantizada por cinco años o 50.000 kilómetros. El mejor scooter eléctrico del mercado puede ser tuyo por 15.350 euros. Las dos ruedas más dinámicas, eléctricas, limpias y silenciosas que puedas imaginar. Además, la ayuda del gobierno Pima Aire 3 es de 600 euros si achatarras una moto vieja, 500 si no lo haces, a lo que se añaden exenciones fiscales y ahorro de impuestos según la Comunidad Autónoma.


A la venta desde el pasado 6 de mayo en todos los concesionarios BMW, puedes pagarla ‘a tocateja’, por 195 euros al mes tras una entrada de 2.769 euros, o a través de Renting, por 290 euros al mes en 48 meses y 20.000 kms de recorrido máximo.


CON LA BMW C EVOLUTION POR BARCELONA Y ALREDEDORES


Algo más de 60 kilómetros en la Ciudad Condal pusieron de manifiesto las cualidades y bondades de una moto que es una buena alternativa al caos urbano, sin por ello dejar de ser ecológico y respetuoso con el planeta.


Antes de subirnos realizamos nuestra habitual exploración visual, y la verdad es que no hay tacha posible. La factura de esta BMW es impecable mires por donde mires, tanto en estética como diseño. La calidad es una condición ‘sine qua non’ en la marca alemana, y la C Evolution lleva esta característica casi al extremo.


Ya hemos comentado alguna vez que en los últimos 25 años han pasado por nuestras manos docenas de scooters y calamos a la primera la idoneidad de la posición al aparato y su maniobrabilidad. Quizá la única pega que podemos poner de inicio a este C Evolution es que nos gustaría constar con un par de centímetros más de largo en la plataforma para poder estirar un poco más los pies. En cualquier caso la altura del asiento es bastante baja y la ergonomía es sobresaliente.


Empezamos a darle gas al asunto y en los primeros minutos los semáforos nos impiden darle continuidad a nuestra conducción. En cualquier caso, comprobamos de primeras varias cosas: los espejos son muy estrechos y alargados. Se ve bien gracias a que no vibran prácticamente nada, aunque quizá están más salidos de lo habitual, y serpenteando entre coches podrías rozarlos de no ser cuidadoso. En estos primeros momentos, con el modo Road conectado, apreciamos aceleraciones fulgurantes que nos arrancan una sonrisa una y otra vez.


Dejamos atrás los semáforos y podemos apreciar la aerodinámica y la protección que nos brinda la C Evolution. El resultado es el esperado. La cúpula, bastante baja a simple vista, nos quita, sin embargo, todo el viento del tronco y los hombros, y solo la parte alta de la cabeza recibe algo de ese viento. Rodamos con un casco abierto y en el mentón no notamos nada en una posición de conducción relajada y normal. Muy bien.


Poco a poco vamos seleccionando los distintos modos de conducción, y lo primero de lo que nos damos cuenta es de que la posición del botón, supuestamente para poder apretar con el dedo gordo de la mano derecha sin tener que dejar de dar gas, es bastante antinatural y te obliga a hacerlo con precaución y pericia o, directamente, tener que soltar el puño del acelerador, lo que nos indica claramente que la posición elegida no es la idónea.


Pasamos al modo EcoPro y después de unos cuantos kilómetros dos argumentos nos rondan la cabeza de manera evidente: la aceleración es mucho menor que en cualquiera de los otros tres modos. No es una arrancada ‘tortuguil’, pero si estás al lado de otra C Evolution, te quedarás atrás irremisiblemente. Esta es la primera idea y más negativa de este modo de conducción. La segunda, es que la autonomía estimada de 120 nos parece que se puede alargar bastante más, pues en apenas unos kilómetros con este modo seleccionado recorrimos casi el doble de distancia de lo que bajó la autonomía. Sería interesante comprobarlo y lo haremos cuando probemos la moto, eso queda claro.


Momento de subir a Tibidabo y seleccionar, obviamente, el modo Dynamic… y la sonrisa no se nos borra del rostro. Una carretera casi despejada por completo nos da vía libre para exprimir la BMW C Evolution y la satisfacción no puede ser mayor en todos los sentidos. Acelera como el demonio, sortea curvas con una facilidad asombrosa, es tremendamente ágil, quizá más que sus hermanas de combustión al tener más peso más abajo, lo que hace que el centro de gravedad esté en una posición ideal y permite unas licencias en las curvas poco vistas hasta ahora.


De igual modo que señalamos, alabamos y aplaudimos este detalle, hemos de decir que en el apartado de los frenos la nota es bastante mejorable. Y esto se nota especialmente en el modo Sail. En el resto de modos, en cuanto sueltas el acelerador, la moto retiene mucho. En el modo Sail, el punto muerto hace que parezca una bici lanzada a gran velocidad y con escaso rozamiento, la velocidad casi se mantiene sin esfuerzo. Detener el vehículo en estas condiciones es bastante más costoso y exigente que cuando la retención te ayuda. Es que en el resto de los modos, si calculas bien, puedes detener la moto en semáforos e intersecciones casi sin tocar las manetas del freno, en la izquierda el trasero y en la derecha el de delante. Quizá por eso es posible que no tengas que cambiar los discos de freno en toda la vida del scooter (dos delante y uno detrás).


Seguimos haciendo kilómetros y la suavidad y el silencio que preside todo es increíble, hasta el punto de que podemos hablar con nuestro compañero de moto a 40-50 por hora en la ciudad sin tener que levantar la voz en exceso. Sólo al frenar notamos un sonido, fruto de la electromecánica, pensamos, que nos recordó mucho a las películas de la saga StarWars y los vehículos de carga del imperio o las motos Jedi en el planeta de los Ewoks. No es molesto, pero sí un sonido peculiar y característico.


Poco a poco llegamos a la base, momento para radicalizar un poco nuestra conducción y comprobar que en aceleraciones muy fuertes a veces salta el control de tracción, sobre todo si en el firme hay algo de pintura. Puedes asustarte un poco al principio, pero es algo que, lejos de esto, te debe aportar la seguridad de saber que hay elementos que te protegen cuando montas en moto.


Llegamos al final bastante satisfechos del funcionamiento general y toca hacer cuentas. Cargar la batería al completo es cuestión de unas cuatro horas, y al precio medio de la luz, es algo menos de un euro, con el que haces, como poco, cien kilómetros. Si en cien kilómetros con el mismo scooter BMW de gasolina gastas cinco litros, estamos hablando de unos siete euros, más o menos. Esto quiere decir que ahorras 6 euros en 100 kilómetros, 600 en 10.000. La diferencia de precio de adquisición entre el modelo de combustión y el C Evolution ronda los 4.000 euros así que estamos hablando de algo menos de 67.000 kilómetros para amortizar el desembolso inicial, siempre que los precios de combustible fósil y electricidad permanezcan más o menos estables.


Hasta aquí el primer acercamiento al nuevo scooter eléctrico de BMW, un contacto bastante satisfactorio, al que sacaremos toda la punta posible en cuanto hagamos nuestra prueba habitual.


Óscar González Soria – oscar.gonzalez@portalcoches.net



Compartir en Facebook Compartir en Delicius