Update CMP
Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba a Fondo Yamaha TMax 530 DX: Viajar es fácil

David Navarrete David Navarrete

21/08/2017
Yamaha TMax DX 2017/Yamaha TMax DX fdetall (10)
La Yamaha TMAX 530 DX es una de los tres miembros que Yamaha ha creado del mejor scooter deportivo para este año… ahora en su versión más viajera.


Pues sí, en Yamaha se han dado cuenta de que la devastadora efectividad de su legendaria TMax había creado una ola de fans en todo el mundo. Desde luego, desde el mismo instante de su aparición en el 2001 se convirtió la referencia de cómo había que hacer un scooter, convirtiendo a todas las generaciones anteriores en antediluvianas. No solamente equipó un motor bicilíndrico con lo que lograba más potencia y suavidad, sino que además el motor iba fijo y la transmisión independiente, frente al motor lateral con función de basculante a la rueda habitual. De este modo, la estabilidad se situaba a años luz de cualquier scooter hasta el momento. Lo más increíble es que, básicamente y a pesar de los años pasados, prácticamente ningún modelo de la competencia ha logrado igualar el intachable comportamiento deportivo de la parte ciclo de la Yamaha TMax.



Por supuesto, con el tiempo el modelo fue evolucionando cambiando primero los carburadores (los primeros modelos gastaban mucho, realmente) por una inyección más ecológica y eficaz. También el chasis cambió del acero aluminio y lo último fue que el motor pasó de 500 a 530 cm³, pero en este 2017 la Yamaha TMax ha pasado a ser no sólo un modelo, sino una familia.




Prueba Yamaha TMax 530 DX: Novedades técnicas

La verdad es que cada vez que pruebas una Yamaha TMax te parece casi imposible que pueda evolucionar a una versión que vaya todavía mejor… Pero siempre lo consiguen. Por otro lado, también la competencia aprieta cada vez más, por lo que en Yamaha se han apretado los machos y han pulido aún más la anterior 530.


De momento, lógicamente todo está preparado para pasar la normativa Euro4. El carenado es más afilado y deportivo que el anterior, con un nuevo escape más corto, mientras que se ha aligerado el chasis de aluminio que consigue centrar las masas y conseguir alargar el basculante 40 mm para mejorar la tracción. Por otro lado, el control de tracción TCS es nuevo y regulable. El acelerador es electrónico, lo que permite incorporar dos curvas de potencia T-Mode cómodo tranquilo especial para la ciudad y el más deportivo S-Mode. Sus potencia son respectivamente 38,6 y 45,4 CV, y tengamos en cuenta que para cumplir la normativa Euro 4 entrega algo menos de potencia (declaran aproximadamente 1 CV), pero con todos los avances electrónicos y en la parte ciclo, la verdad es que no se nota en absoluto.


También el espacio bajo el asiento es algo más grande, es especialmente importante para el modelo que probamos aquí, el DX.


La conexión es wireless, por lo que puedes llevar la llave del bolsillo y desbloquear y arrancar tu TMax simplemente apretando un botón. Por cierto, aparte del bloqueo de dirección, también incorpora un sistema anti robo que bloquea el caballete ¡Buena idea!


El cuadro de relojes tiene pantallas TFT con buena visión y muy completas, algo tan necesario cuando entran tantos complementos electrónicos. Para mejorar el comportamiento dinámico, la amortiguación trasera tiene bieletas y la correa de transmisión (no es cadena como en las primeras versiones) es más ligera porque está realizada con base de fibra de carbono y pasa de los 40 mm anteriores a 25. De este modo, se ahorra peso y con otros detalles como las llantas que pesa un kilo menos, logra ahorrar un total de 10 kilos en toda la moto.




Prueba Yamaha TMax 530 DX: la familia

Efectivamente, sabiendo que la pasión del mercado por la TMax iba cada vez a más, los de Yamaha decidieron crear modelos especiales para cada afición. A pesar de ser un modelo caro, que en los meses más duros de la crisis mundial llamaba la atención como era la única moto que tenía lista de espera a pesar de su precio era elevado, en la marca tenían muy claro que se podían especializar. Por eso, en este 2017 han presentado tres modelos.


El primero es el básico, el mejor scooter deportivo del mercado que todos conocemos con los avances tecnológicos de este año. El segundo es la Yamaha TMax SX, con complementos y detalles para fortalecer aún más su carácter y espíritu deportivo. Como tercer miembro tenemos el que probamos para ti, la Yamaha TMax DX, que combina las líneas afiladas, su potencia y el noble comportamiento de su parte ciclo con complementos para el uso turístico al que muchos usuarios someten a sus megascooters.


Así, el DX tiene los siguientes complementos dignas de una verdadera GT:

-Velocidad de crucero. Desde los 50 km hora puedes programarlo para que mantenga la velocidad que tú quieras y modificarlo en intervalos de 2 km /h con un pulsador el manillar izquierdo

-Parabrisas electrónico variable. También presionando un botón puedes elevar rebajar la altura del parabrisas para evitar turbulencias o protegerte mejor del aire o la lluvia.

-Asiento y puños calefactables. Detalle de verdadera GT, puedes regular en tres niveles de temperatura tanto de los puños como del asiento para ir calientito cuando haga frío.

- Amortiguación trasera regulable

- My TMax Connect, aplicación por la que puedes conectar tu Yamaha TMax con tu móvil y puedes controlar kilometraje es, mantenimientos, o rastrear tu TMax vía GPS.





Prueba Yamaha TMax 530 DX: Probando


Desde luego, te puedo asegurar que es uno de los megascooters más fáciles de mover en parado. Mientras que los demás notas claramente el rozamiento del variador centrífugo, aparte de un peso considerable, con la Yamaha TMax esa sensación de pesadez en las ruedas desaparece.


Una vez te montas encima, la notas desde luego ligera, estrecha y tremendamente manejable. En cuanto los complementos especialmente ruteros desarrollados para la DX, la pantalla electrónica es especialmente útil, mientras que otros como los puños o asiento calentables estoy seguro que en invierno serán un verdadero bálsamo en los días fríos, pero este verano no pudimos probarlos.


La aceleración es tan limpia, con una suavidad de transmisión tan cuidada (aquí es donde se notan los scooters realmente bien hechos) que te diviertes desacelerando y acelerando entre curvas porque su estabilidad es tan intachable que sólo echas en falta el freno motor y dosificar el embrague para que se comporta como una verdadera moto sport. Su consumo medio de 5,4 fue ejemplar dado el uso de la prueba, y además siempre lo puedes controlar en el cuadro. Además, tiene pinzas radiales, buenos frenos…



Por supuesto, si la quieres usar para viajar (que para eso te compras la DX) el hueco de carga bajo el asiento es algo mayor que antes, pero muy poco. Realmente, la Yamaha TMax nació como un scooter superdeportivo y tiene un gran chasis, por lo que tiene menos espacio. Así, echas en falta la capacidad de carga de los modelos realmente GT. No obstante, por supuesto, para eso puedes tirar del inacabable catálogo de recambios oficiales de la marca para instalar un buen top-case.


Otro pequeño detalle que echamos en falta para complementar su carácter rutero un indicador de presión de neumáticos, y esto lo digo porque precisamente… ¡Se nos pinchó la rueda trasera! Con un indicador, me habría dado cuenta antes y no me habría quedado tirado. Un detalle para siguientes evoluciones.


De todas maneras, estos son pequeños detalles que se pierden detrás de la ligereza, la efectividad y la excelencia de los complementos electrónicos que ahora tiene la Yamaha. Por ejemplo, el control de tracción tiene un intrusismo perfecto para un scooter, mientras que la diferencia de entrega de potencia entre los modos T y S es ideal para disfrutar de una conducción tranquila u otra más divertida. Eso sí, el sistema de arranque y desbloqueo remoto es muy cómodo, pero el primer día te lo pasas intentando descubrir cómo manejar del mando del arranque y el desbloqueo de la dirección. Eso sí, como está muy bien diseñado, una vez le coges el truco resulta el colmo de la comodidad.


La Yamaha TMax DX demuestra como la marca de los diapasones sabe evolucionar y diversificar sus mejores productos. Desde luego, si quieres un scooter que sea el mejor para la ciudad, el mejor para viajar y que en conducción deportiva sea prácticamente una mata gigantes, ya sabes cual tiene que ser tu elección.



DESTACABLE

·Suavidad y potencia motor

·Electrónica

·Ligereza


MEJORABLE

·Precio elevado

·Hueco bajo el asiento reducido

·Desbloquear el arranque wireless tiene aprendizaje


VALORACIONES

Respuesta motor

9,0

Cambio

-

Comportamiento en carretera

8,0

Paso curva

8,5

Confort

8,5

Frenos

8,0

Posición conducción

8,5

Equipamiento

8,5

Prestaciones

8,0

Consumos

8,5

Nota media

8,3



Ficha técnica Yamaha TMax DX 2017

Motor: Bicilíndrico en línea, refrigeración líquida, cuatro válvulas por cilindro. 530 cm³

Potencia: 38,6 CV T Mode y 45,4 CV S Mode

Alimentación: Inyección electrónica

Chasis: Tipo diamante de aluminio

Precio: 14.199 €


Compartir en Facebook Compartir en Delicius