Revista » Pruebas de motos


Buscar por Scooters Buscar por motos naked Buscar por motos Sport Buscar por motos Custom Buscar por motos Trail Buscar por motos OFF Road
Buscar en la revista de motos Buscar en esta sección:
Lo más visto
Lo más comentado
Lo mejor valorado





Disminuir letra Aumentar letra | Imprimir | RecomendarEnvía | Hacer comentarioComenta
Comparte:
Compartir en Facebook Compartir en Delicius Compartir en Meneame

Fotos relacionadas

+ Ver todas las fotos



Prueba Moto Guzzi MGX 21: Espíritu custom, moda italiana

Fede Asensio Fede Asensio

24/02/2017
MGX 21/Moto Guzzi MGX 21 Portalmotos  (14) (1024x576)
La Moto Guzzi MGX-21 es la última representante custom de la muy larga historia de la marca del Águila. En Europa, Moto Guzzi tuvo icomos “racing” legendarios como la LeMans, pero no sólo eso…



De hecho, en los años 60 y 70 Moto Guzzi fue posiblemente uno de los fabricantes de motos custom más reconocido del mundo, siempre por supuesto con permiso de Harley Davidson. Incluso en el propio mercado americano, muchas fuerzas del orden como la policía cambiaron sus HD por las Moto Guzzi, oferta en la que por cierto tuvo una enconada lucha con Ducati.



Moto Guzzi MGX 21: La fortaleza volante


La familia custom Guzzi más importante ha sido, históricamente, la California. La cilindrada de inicio fue 850 allá por mediados de los ´70, y aunque hubo modelos más pequeños, en un segmento de espíritu americano en el que siempre “más motor es mejor moto”, la cilindrada más conocida fue la más grande. Esta 850 tuvo un gran éxito en su mercado principal (o sea EE.UU) y creció paulatinamente en cubicaje. Lo cierto es que tras años de crisis y cambios de dueños, en el 2004 fue comprada por el gigante Piaggio lo que supuso un cambio radical en la dinámica de sus modelos… y en las custom también. Rápidamente comenzaron a desarrollar un nuevo gran motor para moto Guzzi.


Este, por supuesto, respetaba la característica configuración clásica de la marca -un V2 a 90 grados refrigerado por aire con los cilindros situados transversalmente en lugar de longitudinalmente- y también con la clásica transmisión que ya es marca de la casa en Moto Guzzi: el cardan.


La nueva cilindrada fue de 1.400 cc -1.380 reales-y equipada con toda la tecnología que el siglo XXI exige. Por ejemplo, la ya obligada inyección electrónica, control de tracción, ABS, etc. Todo ello proporcionando 97 caballos a 6.500 revoluciones y, mucho más importante para una moto así, un par máximo de 121 Nm a 3.000 revoluciones.


Y así llegamos a esta MGX-21, apellidada con mucho acierto con el espectacular nombre de Fortaleza Volante.



Moto Guzzi MGX 21: Todo tecnología y diseño

Si algo ha caracterizado a la industria italiana de la moto en los últimos años, ha sido aplicar la última tecnología y electrónica como ninguna otra el mundo. Así, esta MGX-21 incorpora detalles tecnológicos y estéticos que son difíciles de asimilar si no estás muy acostumbrado a ver las mejores customizaciones del mundo. Empecemos.


De momento, como verás en las fotos, es una moto totalmente impresionante en cualquier circunstancia. Incluso con su imperante color negro hace girar las cabezas allá de por donde ruedes… y eso es especialmente remarcable en un segmento en el que una de las mayores bases de desarrollo es que la moto llame la atención. Como decía un amigo mío, “las custom han de dar sus mejores prestaciones aparcadas en el bulevar”.


Toda la MGX es negra, pero además hace de ello una de sus principales armas porque gran parte de la carrocería de la moto está compuesta de placas de fibra de carbono. Sí, has escuchado bien, ese material que hasta hace nada estaba casi reservado a preparaciones puramente deportivas, aquí campa a sus anchas. Podemos ver las placas laterales del depósito, el guardabarros delantero, las maletas traseras o las espectaculares coberturas laterales de las llantas. El espíritu deportivo de Guzzi desde luego queda bien claro por muy súper custom que sea, y recordemos que en ese segmento el impacto estético es fundamental. Por eso, tanto color negro queda rematado con detalles en rojo como las tapas del motor o las pinzas de freno Brembo. Precioso.


Y centrándonos en tecnología puramente electrónica actual, por medio de las piñas laterales podemos navegar y poner a punto tanto el control de tracción como el ABS o las curvas de potencia, que se regulan directamente desde el botón de arranque. Herencia directa de la tecnología Aprilia, otra de las marcas propiedad de Piaggio. Eso sí, eché de menos detalles menos tecnológicos pero más prácticos, como puños o asientos calefactables con los que disfrutar de un poquito de calor en estos gélidos días de invierno.


Eso sí, una cosa ha de quedar claro antes de comenzar esta prueba: como buena mega custom , esta MGX-21 pesa mucho, pero mucho, mucho. A pesar de la abundancia de fibra de carbono y florituras tecnológicas, la moto alcanza sin despeinarse los 341 kilos en orden de marcha. Es decir, sin piloto, pasajero o equipaje.


Así las cosas, desayuné fuerte y me propuse ir a probar la Fortaleza Volante.





Moto Guzzi MGX 21: La Fortaleza Volante bajo la tormenta

Personalmente, esta es una moto en que tenía centrada mi atención desde que pude ver en vivo las unidades pre serie por primera vez hace un año. Su diseño es tan atractivo y ciertos detalles de terminación tan impresionantes, que estaba deseando que llegase la primera unidad de pruebas para poder rodar sobre ella. Y así fue.


Y la primera sensación fue de pesadez. Me extrañaba que una moto con la misma base que otras hermanas suyas como la Audace o la preciosa ElDorado tuviera un comportamiento tan diferente… ¡hasta que descubrí el motivo! Todo el frontal delantero, que además incorpora el equipo de música que pesa cerca de 20 kilos, debe haber obligado a poner muelles mucho más resistentes en la horquilla. Pero además, en este caso, la unidad recién llegada tenía el reglaje de la amortiguación trasera al mínimo. Bueno, básicamente es que la moto iba muy dura de adelante y blandísima de atrás, pero tenía fácil solución. Con el pomo que puedes encontrar a tu derecha puedes endurecer el muelle trasero rápidamente y sin ningún problema. Tras 8 “clicks” prácticamente parecía otra moto, y de hecho con una amortiguación muy firme y efectiva para una súper custom de este tamaño.


El objetivo de Moto Guzzi al crear esta MGX-21 ha sido crear una custom súper rutera estilo Bagger (las que más se venden en el segmento a nivel mundial en este momento) con toda la tecnología y el estilo de qué son capaces. Y realmente lo han conseguido con una ergonomía fantásticamente cómoda como te esperas de una moto de este tamaño (aunque algunos desearían mandos adelantados), pero además con un comportamiento dinámico por encima de sus rivales directas. Eso sí, las maletas integradas tienen el diseño clásico del segmento, largas y más bien estrechas, lo que produce el típico hándicap de estos modelos: su capacidad es muy reducida y, por ejemplo, no cabe ni por casualidad un casco integral. Bueno, y uno abierto tampoco.


Con casi 350 kilos de peso no te esperas que te ofrezca ninguna confianza en ningún tipo de curvas, ni que los frenos aguanten sin agotarse el castigo de un puerto revirado. Pues en este caso las cosas cambian, porque en curvas medias o rápidas se porta realmente bien, y además con la ventaja de no rozar las estriberas a la más mínima inclinación, algo que sí ocurre en la mayoría de sus rivales. Ojo, que no digo que no rocen, pero necesitas bastante más inclinación para lograrlo… Y esa quizá sea una situación en la que no disfrutas esta espectacular MGX 21.


El motor tiene una fantástica respuesta desde abajo en cualquiera de sus tres curvas de potencia, y además es muy clasificable incluso a bajas revoluciones a pesar de su descomunal cilindrada unitaria. Además, sus consumos apenas sobrepasaron los 6 l, algo admirable teniendo en cuenta la masa que está empujando y su aerodinámica.


Por otro lado, los buenos frenos con latiguillos metálicos de serie aguantan casi sin inmutarse el castigo de frenar tanto peso continuamente. Su tacto y mordiente son realmente correctos para una Bagger rutera, pero lo más importante es que se mantienen a pesar de un uso muy intensiva. Además, como te imaginarás, el control de tracción, el ABS y demás gadgets electrónicos funcionan a la perfección. En los días que pudimos probarla, una ola de frío, viento, hielo y todo lo que te puedas imaginar invadió nuestras carreteras habituales, y ver como el piloto del control de tracción se ilumina constantemente mientras la MGX avanza sin inmutarse es un plus de confianza qué pocas veces hemos disfrutado en motos tan gigantes como esta.


Pero todo tiene un pero, y en este caso tuvimos que sufrir la presión de un fortísimo viento lateral para el que está moto es especialmente sensible. No solamente tiene una gran superficie lateral para ser "empujada" por el aire, sino que las llantas casi lenticulares no le permiten pasar y notas como si te empujaran directamente desde abajo. Lo más cercano que recuerdo a este respecto son las primeras Harley V Rod del año 2000 que, efectivamente, también tenías llantas lenticulares aunque en aquel caso de acero.





Moto Guzzi MGX 21: Conclusión

La Moto Guzzi MGX-21 es una de las custom más impresionantes y con mayor carga tecnológica que puedas encontrar, y además su comportamiento dinámico es admirable siempre que sepas en lo que estás montando. Desde luego, no es una moto rutera convencional, sino que tiene muchos más kilos de peso y un estilo americano que puede o no encajar en el perfil del moto turista europeo. Eso depende de cada cual.


De todas maneras, tanto como motorista aficionado como periodista profesional, no puedo dejar de admirar el excelente trabajo hecho por los chicos de Moto Guzzi desarrollando una moto tan preciosa e impresionante con la que siempre desearías pasar un día más y hacerte una nueva ruta.





DESTACABLE

Diseño impactante y elegante.

Tecnología.

Comodidad


MEJORABLE

Demasiado peso.

Aerodinámica lateral.

Maletas con poca capacidad


VALORACIONES

·Respuesta motor: 8

·Cambio: 7

·Comportamiento en carretera: 8

·Paso curva: 7

·Confort: 9

·Frenos: 8

·Posición conducción: 8

·Equipamiento: 8´5

. Prestaciones: 7´5

. Consumos: 8

·Nota media: 7´9


FICHA TÉCNICA

Motor: V2 a 90° cilindros laterales. Refrigeración por aire

Potencia: 96,6 CV. 6.500 rpm

Alimentación: inyección electrónica.

Chasis: doble cuna de acero con Silent Blocks para el motor.

Precio: 26.592 €





Compartir en Facebook Compartir en Delicius